Tus planes

3 modelos para tomar decisiones en tiempos difíciles

3 modelos para tomar decisiones en tiempos difíciles
Los momentos de incertidumbre logran perturbar nuestra comodidad, pero también pueden ser una oportunidad para comenzar a gestionar de una manera diferente nuestro negocio.
$.-

Todo cambio en un país modifica el escenario empresarial y comercial; tanto los aspectos financieros y económicos como los estructurales y estratégicos. Si bien es cierto que el hábitat pyme está acostumbrado a navegar tanto en aguas calmas como con olas de más de 10 metros en un mismo periodo y que, por lo general, se las ingenia para llegar a destino, toda crisis necesita de un plan de acción para conducir con éxito el barco en aguas turbulentas.

El Modelo Set 360 permite definir un mapa que los ayudará a transitar el clima de tensión e incertidumbre que hoy se presenta:

MODELO P.E.F.

  • ¿Cómo pensar mis números y finanzas?: el poder de “liquidez” será vital para la empresa. Quedarte sin ella podría llevarte a más de una complicación. Es trascendental el control, análisis, y monitoreo permanente de los flujos de caja. Estén atentos a la venta realizada con tarjeta de crédito. Esto puede traer complicaciones por la fecha de acreditación.
  • Cuentas a Cobrar y Pagar: analizar y ajustar los plazos de estas cuentas es la cuestión. En cuanto a las cuentas a cobrar, la decisión central pasa por analizar caso por caso y decidir cuándo es posible dar financiamiento y cuando no. La negociación en estos tiempos toma un valor preponderante. Los miedos son cruzados: el proveedor a no cobrar y el de la empresa a quedarse sin caja. Es momento de conversar para que todos los componentes del circuito puedan continuar en el ruedo.
  • Gastos de capital: normalmente lo llamamos stock. Este será un momento para evaluar y analizar detenidamente el tema. Analizar y clasificar los productos en cuanto a su venta y rentabilidad. Esto ayudará ser eficientes, fijar y asignar los números correctos (algunas veces más justo de lo normal) compra, asignación y disponibilidad para seguir operando.
  • Inversiones: cuando hay disponibilidades y vientos a favor es fácil decidir con optimismo los planes y modelos de inversión. En tiempos de cambio hay que revisar todos los planes y analizar las tasas. De esta manera podremos separar los proyectos que requieren de un análisis mucho más exigente de aquellos que serán posibles por el contexto positivo. Los joint venture, asociaciones o alianzas pueden ser estratégicas para no sobrecargarnos con todo el riesgo, tanto en producción como para la apertura a nuevos mercados.
  • Reestructuración: cuando se analizan activos no estratégicos o de distintas unidades de negocio, ante la necesidad de liquidez, se necesita sangre caliente pero mente fría. Pasa a ser este un ejercicio del cual se puede salir fortalecido, tomando decisiones que antes, si bien sabíamos que eran necesarias tomar, siempre encontramos excusas para no tomarlas.

Aplicando las herramientas y el criterio necesario podemos sorprender tanto a clientes actuales como potenciales y diferenciarnos de la competencia.

MODELO P.V.

Aquí lo que buscamos es pensar de manera estratégica: analizar, evaluar y decidir es la cuestión:

  • Pensar en “Pareto”. Centrarse en el 20% de los productos que generan el 80% de las ventas. Las posibilidades de sumar productos a la cartera ya existente se debe analizar a partir de: rentabilidad, rotación y flexibilidad de pago.
  • Según en el mercado que nos encontremos, podemos reincorporar los precios “imanes” o “ganchos”. Hoy no es lo mismo que un producto tenga $500 en su etiqueta que $499,99.
  • Los gastos en publicidad y marketing deben estar bien enfocados. Hoy existen muchas alternativas de bajo costo. Pero si no definimos la propuesta de valor y el segmento objetivo toda inversión será un gasto.
  • Sería obvio prever que la demanda general de productos va a disminuir, pero esto no implica que no tengamos oportunidades de crecimiento. El secreto pasa por hacer bien el trabajo de búsqueda de segmentos de oportunidad. Además, en las crisis se depura el mercado y muchos de los que en mercados en expansión se animan a ser agresivos y solo competir por precios no pueden hacerlo en situaciones como esta y se ven obligados a bajarse del barco.

MODELO RACI

  • La inversión en capacitación para hacer frente al futuro o reducir la plantilla podrá ser la incertidumbre latente en el día a día pyme. Sugerimos tres propuestas que pueden servir si la decisión de bajar la dotación está tomada:
  • Invitar a una salida voluntaria prolija de la empresa, pagando una indemnización acorde.
  • Afrontar los costos de una capacitación para insertar al empleado en alguna empresa externa.
  • Una combinación de los dos. Capacitarlo para que sea proveedor de nuestra pyme. Dado que la conoce y sabe que puede ofrecernos. Más allá de esto, comunicar y estar al lado de la gente sin dobleces será importante.
  • Equipo y liderazgo: cómo liderar y motivar al equipo muchas veces genera confusión. Esta es una buena oportunidad para comenzar. Si bien la tentación del líder será sentarse permanentemente frente a la calculadora, la planilla de Excel o el propio sistema numérico, no hay que olvidarse de la gente.
  • Liderar con buena comunicación bajando a tierra y peleándola codo a codo con nuestros empleados. Ser prolijo y ordenado. Duro con el problema, blando con las personas. Hoy es momento de sacar el referente a la cancha.

Las tormentas y momentos de incertidumbre logran perturbar nuestra comodidad. Aunque ¿quién sabe si esa comodidad es realmente sana o lo mejor para nuestra empresa? Hoy podemos estar frente a la oportunidad de comenzar a gestionar de una manera diferente. Aplicando las herramientas y el criterio necesario podemos sorprender tanto a clientes actuales, como potenciales, y más interesante aún, diferenciarnos de la competencia.

¿El rumbo? Repensar la empresa a corto plazo sin perder de vista el futuro.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres