El segundo paso: hacer crecer un negocio encaminado

El segundo paso: hacer crecer un negocio encaminado
Superada la etapa inicial y luego de cierta estabilidad, todo emprendimiento debe preguntarse cómo seguir creciendo.
$.-

Cuando uno conoce el pulso de su negocio, siente que hay un momento en que hay que crecer, relanzar, salir de la zona de confort. Toda startup tiene un proceso de incremento que depende de factores como los recursos personales y financieros. Luego, ese emprendimiento entra en una etapa de "piloto automático" hasta que se presentan situaciones de crecimiento. En ese momento, cada uno se plantea si elegir seguir esta oportunidad, quedarse donde está o buscar nuevas alternativas.Es necesario lograr, siempre, que el crecimiento sea a favor del negocio y no en contra

Es como iniciar una nueva startup, porque habrá cosas que adaptar y equilibrar y otras que quedarán como estaban. En el momento en que se presenta la oportunidad que genera saltos productivos o financieros, hay que poner un esfuerzo adicional para que todo salga según lo esperado. Para algunos, puede ser pasar de la venta onlinea tener showroom; para otros, participar de súper promociones como los hotsales; para un tercer grupo, abrir una segunda tienda.

En cualquier caso, lo conveniente es hacer un plan para saber si se cuenta con las condiciones de crecimiento. Hay que poner en la balanza lo que se gana y lo que se pierde: si uno siente que se arriesga mucho, tal vez no sea el momento y haya que esperar. Es necesario lograr, siempre, que el crecimiento sea a favor del negocio y no en contra.

¿Existen riesgos? Claro. Los más comunes son no poder cumplir con el salto de crecimiento, no contar con los recursos financieros ni humanos para estar a la altura de la oportunidad, no cumplir con las expectativas de los inversores y los clientes... Aún así, es positivo tener desafíos, aunque den miedo.

A la hora de ampliarse, muchos recurren a inversores y otros lo hacen con sus propias reservas. Ambas modalidades son posibles y efectivas. En el primer caso, el crecimiento se dará más rápido, aunque habrá que ver cómo se reestructura el negocio desde el punto de vista de la "propiedad" y si se mantiene más allá de la inyección financiera. En el segundo, seguirá los tiempos mismos de la empresa, pero el control sigue en manos del emprendedor.

Todo salto genera movimientos internos a los que hay acomodarse, produce ansiedad y demanda más tiempo y un compromiso aún mayor. Lo más importante para llegar a buen puerto es, no obstante, tener la capacidad de disfrutar del proceso.

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres