Negocios de temporada: claves para todo el año

Negocios de temporada: claves para todo el año
Son muchos los emprendimientos con demandas claramente estacionales. Cómo prepararse para gestionar una actividad con temporadas altas y bajas.
$.-

Muchos emprendedores enfrentamos además de los desafíos clásicos de poner en marcha y gestionar un negocio propio, un reto adicional: períodos de alta demanda alternados con temporadas casi sin actividad. Si bien todas las empresas tienen sus altas y bajas, algunos negocios en particular, como los relacionados con el turismo, funcionan con estacionalidad de demanda muy marcada en distintos momentos del año, lo que obliga a abordarlos con algunos criterios especiales.Las temporadas bajas son ideales para desarrollar nuevos productos, capacitarse, armar redes, renovarse y salir activamente a vender para las temporadas altas.

Un repaso de algunas claves para tener en cuenta al gestionar negocios de temporada:

  • Identificar con claridad las temporadas para tu actividad. Tener en claro cómo funcionan las temporadas y cómo se aplican a tu negocio en particular es un aspecto vital para todo emprendedor en este tipo de mercados. Y no es tan sencillo. Por ejemplo, Bariloche, ciudad situada al pie de la Cordillera de los Andes en la Patagonia argentina, recibe por año cerca un millón de turistas. Si bien los atractivos naturales pueden disfrutarse todo el año, la mayoría de los visitantes se concentra en la temporada de nieve (julio-agosto) y la temporada de verano (diciembre-febrero). Así, la demanda general de servicios turísticos ocurre durante esos períodos. Pero en el caso de las caminatas guiadas las temporadas son algo diferentes: el clima invernal suele jugarle en contra (esquiadores y estudiantes en viaje de egresados no suelen ser consumidores de productos culturales), entonces la alta demanda ocurre durante el verano y la estación primaveral se convierte en alta también al venir turistas internacionales que conocen y valoran los walking tours. Los distintos segmentos de mercado, además, evolucionan de forma diferente (ej. turismo extranjero vs. nacional, de pesca deportiva o caza, turismo aventura, ski vs solo nieve, deportes como el golf), a veces influenciados por el valor del dólar y otras por nuevas tendencias en actividades como el turismo gastronómico o de degustación en cervecerías artesanales. Si no conocés los ciclos de tu mercado o estás comenzando una actividad nueva, podés hablar con empresarios o profesionales experimentados para que te expliquen cómo funcionan las temporadas e identificar los segmentos clave.
  • Organizarse durante la temporada baja. Una temporada baja puede significar menos ventas, pero no necesariamente menos trabajo. Los momentos con menos actividad son ideales para desarrollar nuevos productos, capacitarse, armar redes con otros emprendedores, renovar el local y salir activamente a comercializar los productos y servicios para la temporada alta. En mercados desarrollados, las temporadas altas suelen arrancar con niveles altos de reservas o ventas anticipadas, por lo que el trabajo comercial y de preparación previa es esencial. Claro que también las temporadas bajas son el momento de dar vacaciones al equipo de trabajo y tomarse un descanso o realizar viajes para explorar otros mercados.
  • Prepararse para responder en la alta. Los niveles desparejos de actividad pueden hacer algo difícil entrar en ritmo para los momentos de mayores exigencias. Procesos ordenados, equipo de trabajo articulado y con objetivos claros, buena capacitación, niveles de inversión adecuados, son algunos de los recursos que pueden ayudar a mantener la calidad durante la temporada alta y optimizar la rentabilidad. Vale decir, no te empieces a preparar para la temporada alta cuando ésta empezó, porque ya es tarde.
  • Prestar especial atención al flujo de dinero. Manejar el dinero cuando los ingresos se concentran en algunos momentos del año es complejo. Es común gastar de más mientras hay ventas, y descubrir las necesidades de fondos cuando ya no hay operaciones. Para evitar problemas, un emprendedor de temporada debe armar presupuestos y analizar su flujo de fondos cuidadosamente, poniendo especial atención en mantener al mínimo sus costos fijos. Guardar dinero ganado en la alta para pasar la baja debería ser un objetivo.
  • Buscar fuentes de ingresos alternativas. Si los ingresos de las temporadas no resultan suficientes, hay varias opciones para explorar. Entre ellas, ofrecer promociones a residentes que pueden ser clientes todo el año; buscar contratemporadas, como los instructores de esquí que durante el verano local trabajan en Europa o Estados Unidos; combinar el negocio principal con uno contraestacional (un ejemplo clásico son las heladerías que se reinventan como cafés durante el invierno); alternar con otro trabajo o negocio, como los guías de pesca que hacen otras actividades fuera de su temporada.


¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres