Contenido

22 de septiembre 2014

"Las dificultades y los cambios de rumbo siempre van a existir"

Para Jorge Finkielsztajn emprender fue una necesidad. Combinando sus conocimientos como arquitecto y su pasión por el diseño, creó Tensocable. Cómo fue adaptándose la empresa y superando los obstáculos que se presentaron en el camino.
$.-

Cuando Jorge Finkielsztajn sintió que era el momento Los pilares de un emprendedor son múltiples y diversos, pero hay uno imprescindible: la pasión. de emprender pensó inmediatamente en su padre Isidoro, tornero. En la adolescencia, lo ayudaba en el taller, donde también estaba presente su abuelo. Ese saber, que venía desde lejos en los años, se internalizó en Jorge y con él tuvo "una vuelta de tuerca": le sumó nueva tecnología y diseño.

Pero esa chispa, esa idea, esa búsqueda por emprender llegó a través de una situación no deseada. Jorge, de profesión arquitecto, había perdido su trabajo a raíz de una de las crisis económicas que registró la Argentina.

"En la búsqueda de lo que iría a ser luego mi ocupación sabía que lo único que no iba a resignar era estar vinculado con el diseño, por el que siento pasión. El estudio de la carrera y el ejercicio de ella hasta ese momento me habían provisto de contactos que, en principio, fueron los destinatarios de los primeros desarrollos", subraya.

El taller de su padre, la raíz; y el diseño, las alas. Con ello nació, en 1997, la empresa Tensocable, destinada a ofrecer productos de catálogo y desarrollos especiales que otorguen identidad a los espacios corporativos y comerciales: soportes de gráfica, de señalética, percheros, separadores de ambiente, estanterías y revisteros, entre otros. Todos tienen un valor que trasciende su función concreta y ese valor está dado por el diseño que interactúa con el entorno y convierte a los espacios en piezas especiales.

"Los primeros desarrollos se podrían parangonar a un juego de Lego, en nuestro caso con elementos de composición para arquitectos –grafica Jorge-. Ese primer estadio de la empresa se relacionaba más con un modelo de negocio del lujo y la dificultad que fuimos abordando con el tiempo fue la de trasladar los valores de diseño, innovación y calidad a productos de una mayor masividad que hoy son distribuidos a través de diferentes retails."

En ese proceso de evolución, se forjó el otro pilar que, junto con el diseño innovador, sostiene a Tensocable: la comunicación con el cliente para poder comprender sus necesidades reales y brindarle soluciones creativas.

Pero el obstáculo más fuerte no tardó en llegar y fue la falta de visión comercial, contraponiéndola con una visión devenida del diseño. "El proceso de trasformación que implicó el superar esa dicotomía nos dejó claramente una fortaleza que nos permite ligar ambos términos armónicamente", reconoce el fundador.

De aquella inversión inicial de 5000 pesos, transcurrieron 17 años. "Fueron múltiples las estrategias comerciales que fuimos implementando, según lo que iba sucediendo de manera interna y también externa a la empresa, pero el grado de profesionalismo que fuimos adquiriendo con el tiempo se relaciona en gran parte con Endeavor", aseguró. Fue por sugerencia de esta organización dedicada a promover y desarrollar la cultura emprendedora que Jorge encaró nuevamente estudios, esta vez en la Escuela de Negocios de la Universidad Austral (IAE), para adquirir habilidades de gestión y dirección en negocios, algo que había abordado hasta ese entonces de manera intuitiva.

Convencido de que el impacto más importante que registra un negocio está en el crecimiento personal del emprendedor, Jorge asegura que "en Tensocable, el autoconocimiento y el conocimiento del mercado" fueron los desafíos mayores.

En tres preguntas

  • ¿Cuáles fueron tus fuentes de inspiración? Durante la carrera, me acerqué mucho a lo que se denominaba arquitectura high-tec en la cual se hace un uso intensivo de las tecnologías metálicas con acento en los detalles, esto me generaba un vínculo fuerte con lo aprendido en el taller de tornería.
  • ¿Cuáles son los "tensores" que, a tu juicio, sostienen a un emprendedor? Seguro los pilares de un emprendedor son múltiples y diversos pero hay uno imprescindible, la pasión. Las dificultades y los cambios de rumbo siempre van a existir en un emprendimiento, pero es la pasión por lo que se está haciendo el combustible para afrontarlos y superarlos.
  • ¿Hubo algo que los convirtió en emprendedores? Supongo que el emprender puede ser visto como una actitud, y si bien se puede estimular esa actitud creo que es inherente a la persona y no adquirida. Con el desarrollo del emprendimiento, y a través de confrontar la propia experiencia con la de otros emprendedores, se va creciendo.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Emilia Pontaroli · Hace 25 meses

Muy interesante la historia de Tensocable....de cada emprendimiento se puede aprender muchísimo! Gracias por acercarnos esta experiencia de forma tan clara!