Contenido

11 de octubre 2012

Delivery de tarjetas personales

Bepoket print es la apuesta de dos jóvenes emprendedoras que vieron en el diseño y en la tecnología un nicho para explotar su negocio. Con solo un año en el mercado, esperan terminar el 2012 con una facturación de 600 mil pesos.
$.-
"La primera impresión es la que cuenta", dice una famosa frase popular. Con esta idea en la cabeza y partiendo de una necesidad personal, las emprendedoras Gabriela Skorka y Bárbara Rojkes crearon Bepoket print, una plataforma web que permite crear tarjetas personales con diseños originales e imprimir poca cantidad, a un precio accesible."Tenés que tener mucha confianza en el producto y gustarte mucho lo que hacés para levantarte todos los días, llevarlo adelante y no bajar los brazos ante las dificultades". El proyecto comenzó a gestarse en 2009 cuando trabajaban en un emprendimiento anterior –diseñaban carteras de cuero– que no logró despegar. Sin embargo, en la necesidad de contar con piezas gráficas para presentarse y dar a conocer lo que hacían, encontraron la oportunidad para su siguiente negocio. Fanáticas del diseño y de la tecnología, decidieron cambiar el rumbo y apostar por una idea innovadora. "Seguíamos con ganas de hacer algo propio, de manejar nuestros tiempos. Nos motivó a seguir adelante el desafío de tener una idea propia, materializarla y llevarla a cabo. Además, queríamos aportar algo al mundo del diseño", cuentan.

Para no cometer errores anteriores y para encarar el emprendimiento de manera más profesional, hicieron los deberes previos. Así, estudiaron el mercado y la competencia. "Nos dimos cuenta de que había lugar para lo que queríamos hacer. Los profesionales necesitan tarjetas de presentación y las opciones que existen te exigen grandes tiradas y no todos necesitan tanta cantidad ni tienen presupuesto para hacerlo", explican. En este análisis, descubrieron que nadie ofrecía algo similar. Con el bosque despejado, empezaron a desarrollar lo que tenían en mente y a buscar, a través de alianzas, los proveedores que precisaban. "Por ser emprendedor, nadie te da bola. Hay que tocar muchas puertas, sonreír mucho para que quieran trabajar con vos. Fue difícil encontrar la gente indicada", aseguran.

Meterse en el ecosistema emprendedor las ayudó mucho en diferentes aspectos: "Para nosotras fue fundamental y representó un giro de 180°. Fue increíble empezar a formar parte de este mundo. Nos dimos cuenta cuán importante es estar abierto a nuevas oportunidades y a seguir aprendiendo". Esto les posibilitó hacer networking y conocer gente en quien tercerizar ciertas tareas como la programación, la parte comercial y, en el inicio, la impresión. En 2010, participaron del programa Buenos Aires Emprende, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en donde resultaron ganadoras. Esto les permitió acceder a un subsidio y a tutoría durante un año. "Para nosotras la parte empresarial era la más complicada por eso buscamos soporte en este aspecto", reconocen.

Desde el comienzo soñaron en grande pero aconsejan ir paso a paso. Por eso, en esta oportunidad, Gabriela y Bárbara trabajaron mucho el plan de negocios de la mano de su tutor para no improvisar sobre la marcha. "Para participar de competencias tenés que presentar un plan del negocio y financiero que te ayuda a ir estructurando la empresa. Es mucho esfuerzo pero pasas de tener una idea a tener algo más formal, profesional", explican. Y agregan: "Cuando obtenés un subsidio te obligan a invertir en tu proyecto pero, sin dudas, es una manera de aprender a superarte". Ganadoras también de Capital Semilla 2011, de Sepyme, miran para atrás y recuerdan cómo esos momentos las marcaron a fuego: "Antes de presentarte sentís que es una agonía y cuando ganas, una felicidad total".

Amigas, socias y emprendedoras

Gabriela y Bárbara son amigas desde el colegio secundario y siempre compartieron la pasión por el diseño. Gabriela estudió Diseño Gráfico en la UBA y Bárbara, de Indumentaria. Aseguran que se llevan "genial" y que el secreto del éxito de la relación amigas-socias está en que se complementan a la perfección. "Somos como un matrimonio", dicen en entre risas. "Las dos tiramos para el mismo lado y ahí está la clave".

En el momento de evaluar los pros y los contras de emprender, destacan lo maravilloso que es tener una idea propia pero también lo difícil que es jugarse por un proyecto cuando todavía no es redituable. "Invertís tiempo y dinero en algo que creés que va a funcionar pero no tenés la certeza. Y siempre surgen cosas que te tiran para abajo. Tenés que tener mucha confianza en el producto y gustarte mucho lo que hacés para levantarte todos los días, llevarlo adelante y no bajar los brazos ante las dificultades", se sinceran.

Ser emprendedor para ellas es apostar por un modo de vida, es una elección. "Hay que tener paciencia para creer en lo que hacés y no salir corriendo a buscar un trabajo", sostienen. Además, es un desafío que no tiene horario de oficina; es 24 horas, los siete días de la semana: "A veces, nos despertamos en el medio de la noche a escribir algo que se nos ocurrió para no olvidarnos. Trabajamos extra full time". Por todo esto, destacan la importancia de tener un entorno que apoye y contenga, tanto la familia como otros emprendedores.

En línea

Bepoket print estuvo online en diciembre de 2011 y proyectan terminar su primer año de vida con una facturación de 600 mil pesos. Gabriela y Bárbara pasaron de trabajar en su casa a tener un espacio en Nuñez, con una imprenta propia. "Fue un salto clave de crecimiento. Nos permite ofrecer mejores precios y controlar la calidad de la producción", comentan.

Entre las ventajas competitivas del servicio destacan la simplicidad de la plataforma que, en pocos pasos, permite diseñar una tarjeta, pagarla online y recibirla en tu domicilio. Además de ser algo novedoso, la clave está en la calidad del producto y en la buena atención al cliente.

Con solo un año en el mercado, Bepoket print apuesta al crecimiento. Hoy la galería de imágenes disponibles fue desarrollada por las emprendedoras pero la idea es ir incorporando diseñadores para ampliar la oferta y que se convierta en un portal de diseño.

En el fracaso ellas supieron encontrar el éxito. Gabriela y Bárbara están decididas, así, a ir por mucho más. Ahora ya nada las detiene.

***************************************************************

Claves de la nota:

  • Relacionarse con otros emprendedores. Participar de encuentros y competencias de negocio del ecosistema emprendedor.
  • No improvisar. El plan de negocios es clave.
  • No se trata de un hobby. Tiene que ser un negocio redituable.

Sitios relacionados:


Bepoket print
Programa Buenos Aires Emprende
Sepyme

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres