Contenido

Un mentor para la odisea de emprender

Las habilidades de un emprendedor se potencian bajo la guía de un consejero experimentado y con ganas de ayudar. Qué buscar en un mentor para, con su apoyo, lograr mejores negocios.
$.-
Mentor era, en "La Odisea" de Homero, el La figura del mentor, una persona experimentada y con vocación de enseñar, es clave para acompañar e impulsar a los emprendedores. nombre de un personaje que aconsejaba sabiamente a uno de los protagonistas. Su nombre llegó a nuestros días para denominar a una figura clave para un emprendedor: un asesor experimentado que comparte su conocimiento con alguien, generalmente más joven o con menos formación.

Muchos emprendedores se apoyan en la figura de "gente sabia" para impulsar su negocio y crecer personal y laboralmente. En oportunidades, esos mentores se convierten en piezas cruciales del proyecto. Así le sucedió, por ejemplo, a Federico Coya, dueño de Fénix Café. Como parte de una nueva etapa de expansión, armó un plan de negocios para incorporar socios capitalistas, y se asesoró con un contador reconocido en su ciudad. “El contador me aconsejaba en este proceso, y empezaron a aparecer inversores", explica Coya, "Pero finalmente, el mismo asesor terminó siendo mi socio”.

Algunas de las características que deberías buscar en un mentor, para que te acompañe y te impulse a hacer mejores negocios:

  • Compromiso con vos o tu proyecto. Independientemente de si la relación con un mentor es profesional o personal, debe haber un interés genuino por parte del mentor en tu proyecto (por afinidad, experiencia, contactos, etc.), o bien en tu persona (porque te aprecia y valora tu potencial). Un familiar, profesor, ex-empleador o empresario conocido pueden estar interesados en asumir este rol. A veces media un pago en forma de honorarios o un pequeño porcentaje societario, pero en otros casos se trata de un vínculo sin contrapartida económica.
  • Experiencia específica. Es esencial que un mentor pueda transmitirte sus años de práctica, si es posible, en el sector de actividad de tu emprendimiento o en alguno cercano. De esta forma, su conocimiento podrá acelerar tu aprendizaje. 
  • Ganas y vocación para comunicar. Necesitás a tu lado a alguien que tenga entusiasmo y capacidad para transmitir la sabiduría que ha adquirido; alguien que disfrute, sin intereses ocultos, el proceso de acompañamiento que implica el rol. Así, estará mejor dispuesto a dedicarte tiempo y atención, y podrás estar seguro de que te ayudará a crecer.
  • Contactos útiles. Una de las funciones que suele cumplir un mentor es la de presentarte personas de interés para tu proyecto o “abrir puertas” en mercados o sectores de actividad. Inversores, socios, proveedores, clientes, son algunos de los públicos a los que puede ayudarte a llegar.
  • Buena relación personal. En la esencia de la relación entre mentor y discípulo está la  confianza y la relación personal. Pero no es imprescindible que se conozcan previamente; algunas personas pueden sentirse honradas de que las elijas. Buscá candidatos que te resulten interesantes y con los que puedas establecer un buen vínculo. ¡Claro que para que funcione, el mentor tendrá que pensar lo mismo sobre vos! Si encontrás la persona indicada, tendrás un amigo calificado para poner a prueba tus ideas, sacarte de un apuro, recomendarte qué hacer y ayudarte a pensar con claridad tu emprendimiento.


Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Leonardo Carlos Mamani · Hace 47 meses

Esta hermoso