Contenido

12 de octubre 2012

8 errores de dinero típicos al arrancar

Al comienzo, todos los negocios son vulnerables. Muchos de los riesgos provienen de malas prácticas en el manejo de los fondos, habituales en un nuevo emprendimiento. Cómo evitar los errores financieros más comunes en el arranque.
$.-
Los primeros tiempos de un emprendimiento son de alta vulnerabilidad. Algunos de los errores típicos que suelen cometerse en esta etapa y que pueden poner en riesgo la supervivencia y el crecimiento del negocio son:
  1. Sobredimensionarse. Es fácil dejarse llevar por el entusiasmo e invertir los escasos recursos con los que se cuenta en oficina, local, empleados y evento de lanzamiento, sin tener un cálculo cierto de la demanda. Así, el negocio puede “quedar grande” y consumir dinero en costos fijos sin que se generen ingresos suficientes.
  2. No considerar el trabajo propio como costo. Aunque un emprendedor esté dispuesto a trabajar durante un tiempo sin cobrar, como forma de inversión, debe considerarse el costo de su tiempo al estimar la rentabilidad del negocio. Como mínimo es necesario contar con recursos para sustituirlo en caso de enfermedad, vacaciones o ausencias, y tener en cuenta cuál es el plazo razonable durante el cual prescindirá de una remuneración.
  3. Arrancar sin recursos. Es cierto que hay formas de empezar un negocio con poco dinero, pero, por lo general, la falta de capital reduce las posibilidades de éxito. Hacé una estimación de la inversión inicial y el capital de trabajo mínimos para salir a buscar fuentes de financiamiento, si no contás con recursos propios. La mala administración es causa de fracaso en las primeras etapas de un emprendimiento. Evitar errores en el financiamiento y manejo del dinero aumenta las posibilidades de progresar.
  4. Suponer que el dinero lo puede todo. No son muchos los casos en que un emprendimiento arranca con financiamiento sólido, pero cuando esto ocurre se corre el riesgo de creer que con inversión todo se logra. Pero el dinero es sólo parte de la fórmula. Gastar más no siempre lleva a mejores resultados, y el derroche es peligroso.
    rn
  5. Confundir ingresos con ganancias. Que comience a ingresar dinero en el negocio no implica que haya ganancias, ya que para eso es necesario cubrir costos e inversión. Realizar estimaciones de rentabilidad sobre ventas, activos e inversión te ayudará a diferenciar ingresos de rentabilidad. Podés solicitar la ayuda de un contador para armar un primer esquema, y luego realizar un seguimiento.
  6. Calcular mal el tiempo de recupero de la inversión. En algún punto un buen negocio genera sus propios recursos y sus socios pueden recuperar la inversión. Pero si no se realiza un buen plan de negocios, que incluya flujos de fondos proyectados y escenarios, es fácil equivocarse. Es necesario hacer siempre alguna mínima estimación del punto de equilibrio y asegurarse de contar con fondos suficientes hasta alcanzarlo.
  7. Subestimar los riesgos de la informalidad. ¿Para qué inscribirse y pagar impuestos? A veces por desconocimiento y otras veces por los pocos recursos con los que cuentan, hay emprendedores que inician sus operaciones de modo informal. Esto puede terminar resultando caro en multas, intereses y otras sanciones, que pueden llevar al cierre del negocio.
  8. No considerar las finanzas personales del emprendedor. Es muy diferente arrancar un negocio cuando se cuenta con otras fuentes de ingresos o patrimonio personal, que cuando ganar dinero a corto plazo es un requisito. Antes de emprender es necesario tener en claro el estado de las finanzas personales de sus socios y tomar las decisiones de negocio con esa información.



Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres