Contenido

14 de octubre 2014

Ondulé: sustentabilidad en el ADN

Querían desarrollar un negocio que resultara amigable con la sociedad y el medio ambiente. Así, crearon Ondulé, desde donde fabrican juguetes con cartón reciclado. Después de mucho esfuerzo, lograron obtener la certificación como empresa B.
$.-

Bajo la consigna de desarrollar un emprendimiento "Sobre 200 puntos, es necesario acreditar 80 para ser Empresa B. La primera vez que completamos el cuestionario llegamos a 47. Esto nos mostró que no éramos tan sociales como pensábamos".que combinara el desarrollo de los niños por medio del juego y el cuidado del ambiente, Matías Portela y Santiago Guzmán fundaron, hace tres años, Ondulé. Este negocio, que hoy cuenta con más de 100 puntos de venta, concentrando el 70% de su facturación en las jugueterías y el 30% en el mercado corporativo y escuelas, surgió a partir de una idea para un trabajo de la Diplomatura en Creación de Empresas de la Universidad de Córdoba.

"No tenía idea del mundo del cartón y de los juguetes, así que me junté con el padre de un amigo que tenía una corrugadora y con un amigo que era dueño de una cadena de jugueterías para que me contaran los secretos", recuerda Portela. De esta forma y luego de realizar una pequeña investigación sobre la situación de este particular negocio en Europa, comenzó a gestarse la idea de Ondulé. "Si bien no fue el trabajo que presentamos, a mí me quedó como cierto enamoramiento, como mariposas en la panza".

Portela y Guzmán estaban desempleados, pero comenzaron a buscar el financiamiento necesario para su emprendimiento. "Trabajábamos en el garaje de la casa de mi madre. Ahora nos pudimos mudar a una incubadora de empresas de la ciudad de Córdoba, desarrollamos una máquina para troquelar y seguimos creciendo", resume el emprendedor.

Con una línea de juguetes que incluye casas de cartón para pintar, autos, aviones, entre otros, decidieron convertirse en Empresa B, una certificación internacional que potenció el negocio y los procesos de decisión. "Siempre decíamos que Ondulé era una empresa social, pero no había nada que lo avalara".

Un largo camino

Para obtener la certificación, es necesario cumplir una serie de pasos. El primero es completar una evaluación en donde, por medio de una página web, se debe responder un determinado número de preguntas a fin de evaluar el impacto social, ambiental, el trabajo con los empleados.

Estas preguntas iniciales tienen como objetivo el de establecer qué tan importantes son las acciones que se realizan. "La empresa B se diferencia de la RSE dado que este tipo de certificación coloca al impacto social y ambiental en el corebusiness del negocio. Son también llamadas empresas con propósito dado que su esencia es la de resolver un problema social o ambiental", remarca Portela.

Si bien Ondulé fue concebida como una empresa que realiza una contribución a la sociedad, dado que todos sus productos provienen de cartón reciclado, en la primera instancia no llegaron al puntaje mínimo para obtener la certificación. "Sobre 200 puntos, es necesario acreditar 80 para ser Empresa B. La primera vez que completamos el cuestionario llegamos a 47. Esto nos mostró que no éramos tan sociales como pensábamos".

Lejos de desanimarse, decidieron continuar adelante y realizar las mejoras necesarias para alcanzar la certificación. Un consejo que brindan es el de consultar las sugerencias que figuran en la página dado que no sólo se puede entender qué preguntas otorgan mayor puntaje sino que además se indican posibles acciones. "Con esta información, comenzamos a mejorar muchos de nuestros procesos. Nos llevó casi un año llegar a los 80 puntos".

Pero esto recién empezaba. Una vez obtenido el puntaje, los representantes de Empresas B en Chile pautaron una entrevista para verificar la información suministrada en el cuestionario inicial. "Este país es uno de los más desarrollados en esta temática de América latina. Cuando tuvimos estas entrevistas, nos bajaron el puntaje a 74 por diferencias en la interpretación de algunas preguntas", recuerda Portela.

Finalmente, después de un año, con todos los pasos cumplidos -entre ellos avalar que la materia prima fuera reciclada- Ondulé obtuvo la certificación con 84 puntos.

Beneficios

La certificación les abrió las puertas del mercado corporativo. "Muchas empresas realizan lo que llaman compras inclusivas y contratan a proveedores que tengan en su corebusinessun beneficio social o ambiental". También los habilitó para integrar la Guía de Proveedores Sustentables que cada año renueva Banco Galicia.

Pero también les sirvió para mejorar los procesos de Ondulé: "Es bueno tener estas referencias de la actividad, es una buena guía y herramienta. Nos permitió entender qué impacto produce cada una de nuestras decisiones como empresa". Además también los ayudó a delinear las políticas y principios de la empresa y comenzar a constituir la cultura corporativa.

Si bien en la Argentina aún la figura de Empresa B no se encuentra contemplada en la Ley de Sociedades, la certificación ya cuenta con ventajas y beneficios que pueden potenciar las ventas y mejorar los procesos internos. Pero, tal vez, el mayor beneficio es el de tomar conciencia del impacto social y ambiental que produce la actividad para hacer cada vez más sustentable el emprendimiento.

En 3 preguntas

  • ¿Qué es ser un emprendedor social?Por lo general, se piensa que un emprendedor social es el que tiene una fundación o una ONG. En realidad, esto no es lo importante sino que el emprendedor social es aquel que tiene en cuenta el impacto social y ambiental en la toma de decisiones.
  • ¿Cómo comenzaste a emprender?Cuando cursaba Ingeniería Industrial en la UTN de Córdoba, un profesor nos dijo:"El 90% de ustedes va a trabajar en empresas y el 5% va a realizar algún emprendimiento. Siempre tengan presente que la sociedad está invirtiendo en ustedes y deben pensar en cómo devolver esa inversión". Al poco tiempo, asistí a una conferencia sobre emprendedorismo como motor de cambio de la sociedad. Estas cosas me quedaron en la cabeza. En ese momento, trabajaba en una multinacional, renuncié y comencé con un emprendimiento de consultoría en procesos productivos. Pero esto no me llenaba, no me gustaba, así que lo dejé y comencé con Ondulé.
  • ¿Qué consejo le darías a un emprendedor?Que le guste lo que hace, yo no veo otra forma de hacer negocios. Hay gente que entra a un negocio solo por el dinero, pero no les gusta lo que hacen. Un emprendimiento no da plata de un día para el otro, hay que tener paciencia, dedicar muchas horas. Por eso hay que tener ese fuego interior de que a uno le guste lo que hace.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres