Contenido

Organigrama: quién hace qué

Una herramienta clásica para organizar roles y jerarquías, el organigrama puede brindar cierto orden a una estructura en crecimiento.
$.-
El organigrama es una herramienta clásica Los recursos humanos deben estar alineados hacia el logro de los objetivos de la pyme. El organigrama es una herramienta formal para reflejar esta disposición estratégica. para mostrar ciertos aspectos formales respecto de la organización de las personas en una empresa. ¿Quién hace qué?  ¿De qué forma se agrupan las tareas?  ¿De quién depende un empleado? 

Algunas claves para revisar o crear el organigrama de tu pyme:
  • Primero, la estrategia. No hay una manera única de organizar una empresa. Los recursos se ordenan para hacer más eficiente  el cumplimiento de los objetivos, por lo que antes de armar un organigrama asegurate de tener en claro hacia dónde se dirige el emprendimiento.
  • Dividir e integrar a la vez. Organizar el trabajo implica dividir las tareas y responsabilidades, asignándolas a diversas personas, a la vez que establecer mecanismos de coordinación y acción conjunta.
  • Cuidado con el exceso de rigidez. La idea detrás de la definición de un organigrama es que las personas conozcan el alcance de sus tareas, para evitar incertidumbre y superposiciones, pero puede ser también fuente de “compartimentos estancos” y falta de responsabilidad por el negocio en su conjunto. (ver "Modelos de gestión: ni burocracia ni descontrol")
  • Mirar y adaptar modelos. El organigrama típico organiza a las personas por funciones, con el gerente general a la cabeza y las áreas de producción, ventas y administración debajo. Otros modelos agrupan a las personas por cliente, sucursal, turno u otro propósito específico. Los organigramas más sofisticados arman matrices o círculos temporarios de trabajo. Algunas empresas directamente desestiman el uso de esta herramienta, considerándolo fuera de época. Explorá en organizaciones referentes y asesorate para encontrar el modelo que se adecue a tu empresa.
  • Buscar la equidad. El armado del organigrama es la oportunidad para revisar jerarquías, nombres de puestos y remuneraciones, buscando que sean equitativas tanto dentro de las áreas, como  entre ellas.
  • A cada etapa su herramienta. El organigrama debe ser una herramienta viva, es decir, que se revisa y modifica con regularidad. Incluso, al comienzo de un emprendimiento con poco personal, puede ser mejor evitarlo y organizarse por ajuste mutuo.
  • Comunicar y comunicarse. Si se va a utilizar un organigrama es recomendable que todos en la organización lo conozcan. A la vez, es necesario evitar que sea el único instrumento para dar forma a la estructura organizacional; la comunicación informal, las reuniones, y el trabajo en equipo son tan importantes como los puestos definidos en el organigrama.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres