Contenido

26 de noviembre 2014

"Para emprender, hay que estar enamorado del proyecto"

Emprendedor desde siempre, en 1992 cofundó Zott, empresa global de desarrollos promocionales. La respuesta al cliente, clave de una compañía que ha exportado sus productos a más de 40 países.
$.-

"Cuando empecé, no sabía ni qué era. No conocía La única manera de poder llevar un emprendimiento adelante es estar completamente convencido de lo que hacés. la palabra". Rodolfo Montes de Oca, presidente y cofundador de Zott, empresa global de desarrollos promocionales, hace memoria y recuerda aquellos días en que el término "entrepreneur" aún no calaba en el imaginario de la sociedad. Sí reconocía, no obstante, sus ganas de apostar por una idea. Descubría, quizá sin saberlo entonces, su espíritu emprendedor .

Espíritu que en el año 1992 lo llevó a crear junto a Patricio Miranda, socio y amigo de toda la vida, Zott. Más de dos décadas después, la compañía ha logrado ocupar una posición líder en el mercado mundial de promociones: sus productos, entre juguetes, vasos y luncheras, son requeridos por destacadas firmas internacionales como Disney, McDonald's, Mattel y Coca-Cola y han sido exportados a más de 40 países alrededor del mundo.

¿Qué distingue a Zott, que en 2014 espera facturar entre 66 y 68 millones de pesos, de sus competidores? "La gran diferencia son las cosas obvias que hacemos: nosotros cumplimos con nuestros clientes", asegura Montes de Oca, explicando que la empresa mide su eficiencia según los índices de entrega de pedidos en tiempo y forma, superiores al 99 por ciento. Tal capacidad de respuesta, agrega, es posible gracias a la permanente inversión en tecnología y un proceso de producción completamente integrado "desde la idea hasta el desarrollo".

"Hacemos que las cosas pasen", sintetiza el ejecutivo, también vicepresidente de la Institución Fátima, entidad que ayuda a chicos con limitaciones visuales y auditivas. Clave en este proceso, indica, es la capacidad de transmitir el espíritu emprendedor a los 150 colaboradores que trabajan en la planta de Zott en Garín: "Necesito una organización que sea emprendedora, que intente innovar, que quiera cambiar", dice.

En este sentido, admite que ha sido sumamente valiosa su experiencia en Endeavor, institución que apoya entrepreneurs de alto impacto, como miembro de su directorio, como orador y, por supuesto, como emprendedor. "El gran factor de cambio de Endeavor es poder mostrar que hay maneras de llegar, que es muy difícil, pero que no es imposible", señala, haciendo hincapié en la pasión que le demuestra la gente en cada una de las charlas de las que participa: "Emprender es una actitud frente a la vida", resume.

Maratonista amateur, el hombre encuentra similitudes entre el camino de un emprendedor y una carrera de 42,195 kilómetros. "Empezás. Tenés todas las pilas, tenés toda la energía, está todo bien. Avanzan los kilómetros, te cansás, empiezan los problemas. Llega un momento en que te quedás sin fuerzas, sin piernas y lo único que te lleva adelante son tu garra, tus ganas, tu cerebro, tu instinto de superación. Y cuando crees que no podés más, llegaste. Felicidad", describe, aclarando que ya ha participado en cinco de estas pruebas.

Alcanzar la meta como sinónimo de felicidad. ¿Qué lugar ocupa la felicidad en la vida de este emprendedor? Indudablemente, por encima del éxito. "No laburo para ser exitoso; laburo para ser feliz", concluye.

En 3 preguntas:

  • ¿Cuál es la importancia de instituciones como Endeavor? Lo increíble de instituciones como Endeavor es que te muestran el rol de los emprendedores y cómo formar empresas y crear valor. Ese es el tema: crear valor y crear empleo genuino.
  • ¿Se nace o se hace emprendedor? Las dos cosas: se nace emprendedor y hay que formarse. Uno de los grandes secretos es transmitir el espíritu emprendedor al resto de la organización.
  • ¿Qué consejos le darías a un emprendedor? La única manera de poder llevar un emprendimiento adelante es estar completamente convencido de lo que hacés. Hay que estar enamorado de los proyectos, hay que jugarse por las cosas, hay que ponerle mucha pasión y no hay que tener miedo de pedir ayuda.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres