Contenido

09 de diciembre 2014

Piraña Snacks, entre la innovación y la comunicación

Con una propuesta de sabores novedosa, Piraña Snacks busca romper con lo establecido en una categoría dominada por las grandes marcas. La comunicación, clave de un ambicioso proyecto con eje en la innovación.
$.-

Entre góndolas sin vida y marcas desapasionadas, “Vemos una oportunidad en la comunicación de ser totalmente libres y la vamos a explotar siendo sinceros”.Pablo y Marcelo Hitters detectaron una oportunidad. Faltaban, a su criterio, productos con "punch" dentro de la oferta local. Sobraban, según su visión, alternativas recicladas que desorientan a los consumidores. Atentos a esta situación, decidieron convertir su frustración en acción y lanzar Piraña Snacks, una marca que no busca ser querida o aceptada, sino que intenta proponer y desafiar.

"Creemos que hay muy poca innovación, pocas marcas y demasiados productos similares; no hay algo que te sorprenda en los supermercados", asegura Pablo, que volvió a la Argentina hace un año y medio después de vivir 13 años en el exterior, donde se desempeñó como consultor para empresas de consumo masivo. Para su hermano Marcelo, que anteriormente participó en la creación de una empresa química fabricante de ingredientes alimenticios, "las marcas no se han renovado pese a que el público argentino sí ha renovado su paladar".

La premisa, entonces, fue romper con lo establecido. ¿En qué categoría? La de snacks, tradicionalmente controlada por grandes jugadores, pero, coinciden los Hitters, con un amplio espacio para la innovación. Así concibieron el producto insignia de Piraña Snacks, un maní tostado, saborizado con sabores reales, intensos y muy bien logrados. ¿Maní con gusto a sal marina ahumada? ¿O sabor thai sweet chili? ¿Quién dice texas barbecue? Todos ellos y más.

Con una inversión inicial de 500 mil pesos, Piraña Snacks trabajó durante todo 2014 para finalmente desembarcar en el mercado en noviembre pasado. Hoy, mientras tercerizan la producción y la distribución, se concentran en canales de kioscos y autoservicios de Capital Federal y Gran Buenos Aires, pero ya hay planes de expansión. El próximo año, con la esperada consolidación de la línea de maní, lanzarán dos productos adicionales y buscarán ampliar las ventas al interior del país y otros mercados como Chile, Uruguay y México.

La propuesta es distinta por donde se la mire. A los novedosos sabores de Piraña se suma su interesante trabajo en materia de comunicación. "Nosotros queríamos una marca agresiva, con presencia, con personalidad, con un grado jocoso y divertido", admite Pablo, ingeniero industrial con un MBA en la escuela de negocios Kellogg, de Chicago. La estrategia, que abarca desde el mensaje hasta el packaging, se hace patente con una audaz interpelación al consumidor: "¿Somos mojarritas o somos pirañas?".

Al respecto, Marcelo, licenciado en Administración de Empresas y con un posgrado en Finanzas, explica que "el concepto de piraña encierra muchos atributos: es un animal aguerrido que no tiene miedo de enfrentarse a un rival más grande". En ese sentido, afirma: "Vemos una oportunidad en la comunicación de ser totalmente libres y la vamos a explotar siendo sinceros".

Con una fuerte apuesta a la innovación y la comunicación, la empresa desafía a los grandes actores del mercado. Lejos de los filtros y la corrección política, Piraña Snacks quiere dejar de ser mojarrita.

En 3 preguntas:

  • ¿Por qué eligieron el maní para lanzar Piraña Snacks? "Queríamos que nuestra propuesta distinta incluya un producto base que la gente está acostumbrada a comer. Llegamos al maní, un producto común en el paladar argentino, pero que hacía 20 o 30 años no había incorporado ninguna innovación", explica Pablo.
  • ¿Cómo se dividen las tareas? "Hasta ahora ha sido trabajo en equipo ciento por ciento. Queremos aprender y hacer de todo. La repartición de tareas va a venir en la siguiente etapa", dice Marcelo.
  • ¿Qué consejos le darían a un emprendedor? "Que una vez que tenga definido lo que quiere hacer, se tire a la pileta. Que no piense demasiado porque ese momento es mejor que dentro de seis meses o un año", sugiere Pablo.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios

Me encanto la idea y les deseo el mayor de los éxitos, juro que cuando me cruce con un paquete de Paraná Snack lo compraré con gusto para probar el maní que seguro revolucionara el mercado!

Milan milano · Hace 21 meses

hola que tal yo soy encargado de 6 maxikioscos y 4 servicompras de ypf el que necesite un asesor comercial de kioscos y estaciones de servicio que me envie un mail milanoart@hotmail.com.ar