Contenido

Benchmarking: 5 pasos para compararse con los mejores

Aplicá esta técnica empresaria para encontrar formas de ser más eficiente e incorporar “buenas prácticas” a tu negocio. Cómo ponerla en marcha sin contratar a un especialista.
$.-

"¿Quién lo hace mejor que yo? ¿De quién puedo aprender?" Esta podría ser la consigna para comenzar de manera simple un proceso de benchmarking, una técnica de mejora que se basa en la comparación de una empresa con el mercado. Al contrastar el desempeño propio con el de otras empresas, es posible hallar referencias y modelos a imitar. ¿Los resultados? Mayor eficiencia y la incorporación de las mejores prácticas.

El benchmarking es una técnica que permite compararse con los mejores y adoptar sus buenas prácticas.

Seguí estos pasos para hacer un benchmarking en tu pyme:

  • Definí sobre qué aspecto vas a enfocarte. El origen de esta técnica está en la comparación de eficiencia que la empresa Xerox hizo en 1979 frente a sus competidores japoneses, preocupada por la diferencia de precios. Alcanzaron resultados notables y la práctica se extendió. Para arrancar en tu pyme, elegí un punto crítico, como la velocidad de respuesta al cliente, la competitividad de tus precios o el desempeño de la empresa en general.
  • Elegí los indicadores que vas a comparar. No sirve hacer una evaluación subjetiva. Identificá números concretos. Por ejemplo, si vas a analizar la satisfacción de clientes en tu hotel podés tomar "cantidad de quejas recibidas" como indicador.
  • Buscá datos de referencia. Investigá cómo funciona ese indicador en empresas destacadas. Te dará una medida de base para comparar tu desempeño. Pueden ser parte del mismo sector industrial, o de otro en el que ese aspecto sea importante. Por ejemplo, una aerolínea acudió al sistema de atención en boxes en la Fórmula 1 para aumentar la velocidad de su servicio técnico cuando sus aviones están en tierra. Incluso, en caso de compararte con una empresa de otro sector, es más fácil que recibas colaboración directa.
  • Copiá las formas de mejorar. Seguramente hay cosas que las otras empresas están haciendo bien, "buenas prácticas" que pueden aplicarse en tu negocio. Buscá la forma de adaptarlas a tus necesidades y desarrollá proyectos de mejora. Por ejemplo, podés descubrir que una de las formas de reducir quejas que tienen algunos grandes hoteles es dejar un formulario  en todas las habitaciones, de forma que cualquier problema se pueda informar (y solucionar) rápidamente, antes de llegar a convertirse en un reclamo. En poco tiempo, podés hacerlo vos también.

Revisá los resultados. Después de implementar los proyectos de mejora, realizá un seguimiento de los indicadores para ver si has logrado lo que te proponías. En la medida en que te sientas cómodo con la aplicación de esta técnica de mejora a partir de la comparación, podrás implementar nuevas y mejores prácticas para impulsar tu negocio.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Miguel Sturla · Hace 45 meses

El benchmark también es muy últil para sacar nuevas y buenas ideas para el negocio. Yo lo utilicé mucho de esta forma, y los pasos son similiares. Primero saber quién o quiénes están haciendo bien las cosas para tomarlos como referentes, y después empezar revisando sus webs o comunicaciones que realizan para ver qué cosas interesantes están ofreciendo o cómo se están comunicando. Y de ahí empezar a plantear qué podés tomar y aplicar a tu negocio.