Contenido

26 de enero 2015

Pensar rápido, pensar despacio en la pyme

El premio Nobel Daniel Kahneman da en su libro "Pensar rápido, pensar despacio" claves para entender cómo tomamos decisiones. Aplicaciones a tu negocio.
$.-

En su libro "Pensar rápido, pensar despacio" El sistema 1 de nuestro cerebro permite tomar decisiones rápidas e intuitivas, mientras que el sistema 2 permite enfocarse y analizar lógicamente la información, aunque es más lento y cansador.((2011) el premio Nobel de Economía en 2002 Daniel Kahneman analiza los resultados de años de investigaciones en psicología y comportamiento, para entender cómo percibimos la realidad y tomamos decisiones sobre ella.

De una manera simple, explica que en nuestros cerebros funcionan en paralelo dos sistemas operativos:

  • El sistema 1 es rápido, instintivo, automático y repetitivo; se basa en impresiones, asociaciones, emociones y experiencias previas. No opera a nivel consciente; tomamos decisiones "casi sin darnos cuenta". En pocos segundos, este sistema hace cálculos sencillos, reconoce caras y voces, entiende textos simples, acompaña un comentario con una expresión en el rostro o nos permite manejar "sin pensar". Pero también en esos pocos segundos, siguiendo patrones muchas veces sin fundamentos sólidos —e incluso influenciados por datos claramente irrelevantes—, definimos si una persona "nos cae bien", elegimos un producto o arribamos a conclusiones sobre una situación.
  • El sistema 2 es lento, más lógico y racional; requiere esfuerzo, energía y concentración, ya que realiza conscientemente el procesamiento ordenado de la información. Es el sistema que usamos para enfocarnos en una tarea complicada, revisar la validez de un argumento, recordar un número de teléfono o aprender a manejar. No sólo exige mayores niveles de atención que pueden desgastarnos, sino que por estar enfocados puede descartar la percepción de datos importantes y más intuitivos.
En la mayoría de los casos cada sistema opera sin conflictos en situaciones diversas, pero existen momentos en que la coexistencia de ambos puede generar fallas o elecciones equivocadas. Algunas recomendaciones para incorporar en la toma de decisiones del negocio:

  • Agotamiento. En situaciones de cansancio o estrés físico y mental, está probado que es más fácil equivocarse y desviarse de los propios objetivos. Asegurate de estar tranquilo para pensar u decidir acerca de temas importantes.
  • Conclusiones apresuradas. Dejar guiar al sistema 1 en situaciones de cierta complejidad puede conducir a conclusiones rápidas, pero erróneas: elegir un empleado por su aspecto, tener preconceptos infundados sobre cierto tipo de cliente, hace un negocio puramente por intuición.
  • Creatividad. El sistema 1 es capaz de realizar asociaciones y generar ideas diversas rápidamente. Entrená la intuición y la creatividad dando trabajo a tu sistema 1, por ejemplo con técnicas de creatividad como el brainstorming.
  • Temor a las pérdidas. Damos en nuestras apreciaciones más valor a lo que tenemos que a lo que podemos obtener. El famoso "más vale pájaro en mano..." puede llevar a un exceso de prudencia.
  • El efecto de la suerte. Cuando un negocio funciona tendemos a sobrevalorar el rol de sus líderes para lograr este resultado, cuando, en gran parte, es seguramente consecuencia de casualidades y variables alineadas aleatoriamente. Basarse en estadística y datos ciertos ayuda a evitar en parte este sesgo.
  • El efecto halo. Que una persona sea agradable o buena en un campo no implica que vaya a serlo en otro. Cuidado con basarse en pistas equivocadas para juzgar a las personas o las empresas.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres