Contenido

20 de febrero 2015

Evitá estos errores a la hora de tercerizar

Internet abre un mundo de posibilidades. Entre ellas, contratar profesionales independientes en cualquier parte del mundo para llevar adelante determinados proyectos. Antes de encarar la búsqueda, un listado con los errores más frecuentes.
$.-

Al ser una tendencia Antes de comenzar el proyecto es fundamental que fijes una instancia para repasar las pautas de trabajo y hacer una buena bajada de información.relativamente nueva, siempre es útil repasar algunos conceptos en el momento de contratar y manejar un profesional a distancia. Fundamentalmente, hay que evitar caer en algunos errores básicos, y que en general están relacionados al gerenciamiento del proyecto y a fallas en la comunicación. Veamos cuáles son los más frecuentes:

  • Ser poco claro en la descripción del proyecto: al publicar el proyecto en una plataforma de trabajo remoto, los ejecutivos no suelen tomarse el tiempo necesario para especificar exactamente qué tipo de tareas debe realizar el profesional, perfil que se busca, habilidades y conocimientos requeridos, alcance del proyecto, plazos de entrega, materiales por entregar y cualquier otro tipo de información necesaria para la concreción del proyecto en tiempo y forma. Esto no hace más que dar lugar a malentendidos y se termina retrasando el inicio o el desarrollo del proyecto, por falta de información.
  • Apresurarse en tomar una decisión: al contratar de forma remota, estás contratando a un profesional con quien nunca antes trabajaste, sin siquiera verlo. Por eso, es clave realizar un análisis general de los candidatos, uno más detallado de los perfiles que más te llamaron la atención y, paso siguiente, tomarte un tiempo para evaluar las propuestas recibidas y qué es lo que cada uno promete.
  • No definir expectativas y pautas de trabajo: antes de comenzar el proyecto es fundamental que fijes una instancia para repasar las pautas de trabajo y hacer una buena bajada de información, con el objetivo de alinear expectativas y contar con una base sólida para evaluar desempeño. En este punto, será clave que le especifiques a tu colaborador cuáles son los objetivos ad-hoc para ese proyecto en particular y qué tareas esperás que realice. Determiná además qué material deberá entregar, y en qué plazos (más allá de que lo hayas mencionado en la descripción del proyecto, esta instancia pasa a ser mucho más formal, y resulta indispensable volver a pautarlo para evitar frustraciones o malos tragos a futuro). Es esencial que tu colaborador entienda cuál es su aporte concreto al proyecto. Ponele a su disposición todos los materiales o informaciones que precise e incluso, de ser necesario, ofrecele entrenamiento. Antes de dar por finalizada la charla, pedile su feedback para asegurarte de que tu mensaje llegó con claridad y de que entendió todo lo necesario para la correcta ejecución de la tarea.
  • Falta de comunicación: establecer una comunicación clara con el profesional resulta importantísimo, no sólo para asegurar una buena relación entre ambos, sino también para conseguir un resultado de calidad. Procurá generar un vínculo positivo desde el inicio de la relación. Orientalo, proporcionale la información que necesite, fomentá el diálogo y ganate su confianza. Si también hay otros integrantes de tu equipo que van a participar del proyecto, es importante que coordinen la interacción con el grupo y cómo se dará el flujo de información. Por supuesto, lo ideal es que mantengan esta comunicación fluida y constante durante todas las etapas del proyecto.
  • No considerar las diferencias culturales: al trabajar con equipos virtuales, o al contratar un colaborador independiente, es clave tener en cuenta las diferencias culturales que pudieran existir, sobre todo en lo referente a forma de trabajo (por ejemplo, en la toma de decisiones, puntualidad, mayor o menor grado de autonomía, dinamismo vs. pasividad, etc.) y horarios laborales. Otros desafíos que podrían surgir son idioma, estilo de comunicación, problemas vinculados a la tecnología (dificultades en la conexión, incompatibilidad de redes, tráfico de red, etc.). Lo importante aquí es no sólo reconocer las diferencias culturales entre los miembros del equipo, sino también valorar la multiplicidad de valores y culturas, flexibilizarse y aceptarlas.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres