Contenido

31 de marzo 2015

6 claves para trabajar en pareja

Las relaciones personales y las relaciones laborales tienen, por lo general, lógicas muy distintas. ¿Qué deben tener en cuenta las parejas que trabajan juntas? Algunos consejos para no morir en el intento.

$.-

Una de las preguntas más frecuentes que hacen las personas que trabajan con su pareja es encontrar una manera para evitar "mezclar las cosas". Para eso, tratan de evitar hablar de los problemas del trabajo en el hogar y viceversa; tratan de delimitar espacios físicos separados; tomar roles complementarios; tener tareas y responsabilidades claramente definidas; etc.

Sin embargo, muchas veces se sorprenden porque, a pesar de hacer todo eso, no pueden evitar que surjan conflictos entre ellos. Y eso sucede porque, más allá de las cuestiones operativas para organizar el trabajo, la clave está en la manera en la que logran comunicarse. Para incrementar la calidad de su diálogo y fortalecer una comunicación significativa, es conveniente tomar en cuenta las siguientes claves:

  • Es imposible no comunicar: en muchas ocasiones, los miembros de una pareja entran en conflicto debido a mensajes que creyeron no haber emitido. La imposibilidad de no comunicar no parece un concepto novedoso hoy en día, pero solemos olvidar con mucha frecuencia su importancia cuando preferimos callar en vez de hablar suponiendo que esto generará menos conflictos o cuando suponemos conocer tanto a nuestra pareja que afirmamos que leemos todo en una mirada.
  • La comunicación se hace de a dos: la comunicación no se trata de la capacidad de ser claros al hablar únicamente, sino de encontrar un lenguaje, un código en común que nos permita comprendernos. Para ello, necesitamos metacomunicar, es decir, comunicar sobre cómo comunicamos. Metacomunicar implica no dar por supuestos nuestros mensajes, no conjeturar sobre la comprensión del otro y sobre sus creencias. Muchas veces solo es necesario una pregunta: ¿qué quisiste decir cuando dijiste tal cosa?
  • Nunca y siempre... es un problema: en la comunicación de pareja, ya sea laboral o íntima, es importante evitar el criticismo. Este se caracteriza por el uso de los universales "nunca" y "siempre" y por su particular capacidad de acentuar los aspectos negativos del otro. Por ejemplo: "Nunca puedo contar con vos cuando te necesito", "Siempre te enojás cuando hablamos de dinero".
  • Un gesto dice más que mil palabras: el desprecio es una de las conductas más negativas que puede tener una pareja y lo gestual es muy importante en este caso, ya que la descalificación no sólo es con palabras. Incluso, la presencia recurrente de actitudes de desprecio aumenta la posibilidad de desarrollar enfermedades físicas.
  • Mmm, hacé como quieras: esta frase, que es muy frecuente en la comunicación de pareja, técnicamente se denomina indiferencia. Es una conducta más habitual en los hombres que en las mujeres, si bien puede darse en ellas también. Se expresa a través de la falta de respuesta frente a situaciones de tensión o afecto. Aparece en las discusiones, cuando uno de los miembros de la pareja se desconecta emocionalmente y comienza a responder con frases cortas: "Como quieras...", "Está bien", "Mmm...", desprovistas de un tono emocional acorde a la situación. Esto suele generar en el otro miembro de la pareja sensaciones de bronca, fastidio o desamor, complicando así la discusión.
  • No buscar culpables: como dijimos, la comunicación es un fenómeno interactivo, no puede ser pensado desde una sola perspectiva. Cuando los miembros de una pareja se comunican se generan patrones de comunicación, es decir, se automatizan los mensajes. Estos patrones son inevitables, pero en muchas ocasiones estos patrones se vuelven en contra y producen malestar en la pareja. Para no buscar culpables, es importarse no creer que uno es un efecto de la comunicación sino comprender que también puede ser la causa.

Por ejemplo, hay discusiones en las que ella afirma siempre que sus enojos son porque él siempre calla al llegar a la casa y él, en cambio, afirma que sus silencios son porque ella siempre se enoja cuando salen del ámbito laboral. En realidad, ambos son parte del mismo circuito o patrón comunicacional, al punto que ya no es necesario que ella se enoje para que él calle o que él calle para que ella se enoje ya que sus mensajes se han automatizado.

Entender esto, es el primer paso para poder cortar con los patrones comunicacionales molestos, para construir un espacio en el que puedan trabajar juntos y continuar disfrutando de sus espacios de pareja. Sin embargo, conservar un espacio de ocio diferenciado de los momentos de ocio del otro también resulta clave para parejas que trabajan juntas.

Si bien seguramente tendrán compañeros de trabajo en común y amigos en común, es importante que cada uno conserve sus espacios individuales con su grupo de amigos. Ello ayudará a no saturar la comunicación, ya que la pareja se trata de articular dos individualidades a partir de lazos de afecto, contención, tolerancia, respeto y valoración mutua.

Compartí

5

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres