Contenido

06 de abril 2015

Moconá Lodge: "El turismo es un negocio de experiencias"

Siguiendo con el legado familiar en Misiones, se asociaron para posicionar los Saltos del Moconá como un nuevo destino eco-friendly en el medio de la selva. Claves para emprender sin conocer el mercado y superar la estacionalidad.

$.-

El espíritu de Moconá Lodge nace de una Es difícil lograr un buen equilibrio entre el estar presente, dirigir y orquestar todo lo que sucede en el emprendimiento y también saber delegaravieja amistad entre dos vascos pioneros en Misiones. En los años 50, Juan Alberto Harriet y León Laharrague, socios en proyectos agropecuarios en la Argentina, invirtieron juntos en tierras misioneras sobre el río Uruguay. En 2012, sus nietos decidieron unir esfuerzos y emprender con un desarrollo turístico en la zona de los Saltos del Moconá.

"Entendemos el turismo como un negocio de experiencias. Es un sector muy complejo y altamente sensible. Buscamos brindar a nuestros huéspedes experiencias de selva, que deben estar a la altura de las expectativas de un mercado cada vez más exigente. Y sabemos que cada huésped que queda conforme con lo vivido en Moconá Lodge es, a su vez, un agente de promoción muy valioso", cuenta Isabel Laharrague, una de las protagonistas de esta aventura.

Llegar a tener el complejo operativo sin dudas se trató de un arduo trabajo. El concepto del Lodge fue el resultado de un estudio de mercado con profesionales del sector. Luego debieron avanzar con la construcción, el ajuste de los servicios y el desarrollo de la oferta de actividades. "Desde el punto de vista técnico, el turismo es un negocio que exige estar a la vanguardia tecnológica en materia de comunicación y de accesibilidad. Además, posee una marcada estacionalidad, por lo que hay que saber aprovechar las temporadas y construir una estructura comercial sólida que permita mantener niveles de ocupación que justifiquen la operatividad durante todo el año", cuenta Carlos Scarnichia, gerente general del Lodge y esposo de Isabel.

Uno de los mayores desafíos que debieron enfrentar es el estar situados en el medio de la selva. Lograr llegar con los materiales, la energía eléctrica, el agua y el personal capacitado a un lugar tan virgen de manera sustentable trajo muchísimas complicaciones. Por ejemplo, debieron hacer una conexión mediante tres antenas de entre 40 y 50 metros de altura para poder llevar Internet, ofrecer la posibilidad del pago con tarjeta de crédito y mantener el sistema de reservas actualizado. También se instaló un sistema de baterías para que cuando se apaga el generador se pueda seguir teniendo iluminación en las habitaciones, así como telefonía para el room service.

"Más allá de este tipo de dificultades, le dimos mucha importancia al desafío de garantizar que todo fuera sustentable. Obtuvimos la certificación internacional de Rainforest Alliance, lo que significó un gran orgullo para nosotros, así como también un nivel muy alto de exigencia en cuanto a cumplimientos ambientales durante toda la puesta en marcha y operación. Estamos convencido de que, a pesar del retraso de los tiempos y las complicaciones, esta era la manera correcta de desarrollar un emprendimiento de calidad que proteja su entorno natural", comenta orgullosa Isabel.

En 3 preguntas:

  • ¿Cuáles son las mayores dificultades en la gestión? Es difícil lograr un buen equilibrio entre el estar presente, dirigir y orquestar todo lo que sucede en el emprendimiento y también saber delegar y confiar en otros para alcanzar un buen resultado, compartiendo esfuerzos y metas logradas. Esto es fundamental, especialmente cuando uno no vive en la zona y no puede estar físicamente presente en el día a día.
  • ¿Qué consejo le darían a un emprendedor en turismo para minimizar los fracasos? Si no están empapados del mercado de turismo, es mejor que cuenten con una consultora especializada en hotelería para lanzarse respetando los canales. El personal es otro factor fundamental para poder tener éxito en el proyecto. Tiene que estar capacitado, motivado y con actitud de servicio. También hay que estar atentos al feedback de los turistas. Nosotros, por ejemplo, damos mucha importancia a los comentarios de nuestros huéspedes porque nos ayudan a mejorar. Después del check-out los contactamos para escuchar sus comentarios y sugerencias.
  • ¿Qué es lo que más les gratifica de su trabajo? Cada huésped que se despide de Moconá Lodge con una sonrisa y feliz de haber vivido una experiencia de selva inolvidable. También nos gratifica que la gente de la zona nos vea como una empresa de valores sólidos y con gran compromiso con la comunidad y el medio ambiente. Para nosotros, es muy importante garantizar que nuestros servicios cumplan con estrictos estándares de calidad y que respondan a criterios ambientales y socio-culturales que permiten desarrollar la actividad turística de forma sustentable.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
marcos dos santos · Hace 18 meses

si muy buen lugar para mas información les recomiendo esta web: lossaltosdelmocona.com/ donde encontraran artículos sobre el tema