Contenido

15 de abril 2015

5 claves para armar un plan de RSE

Las iniciativas de Responsabilidad Social Empresaria no están reservadas para las grandes corporaciones. Cómo desarrollar un plan de RSE desde una pyme o un emprendimiento.
$.-

El concepto de sustentabilidad tiene El control y el mantenimiento de finanzas saludables, la búsqueda de mejora continua, la consideración del empleado y el diálogo continuo y fluido con los distintos públicos de la empresa son la forma primordial del desarrollo sosteniblesu origen en la biología. Se refiere al equilibrio de una especie con los recursos de su entorno. De la misma manera, las empresas tienen que pensar en cómo mantenerse vivas en el largo plazo. Y ese entorno o contexto varía según la industria y la zona geográfica en que se opera. Entender el entorno es clave para la rentabilidad. Y la sustentabilidad no es otra cosa que dialogar con ese entorno.

A la hora de llevar a la práctica una actividad en forma sustentable, hay varias diferencias entre un emprendimiento que recién nace y una pyme con una actividad ya consolidada. Los nuevos emprendimientos tienen la posibilidad de optar por una doble (o triple) misión y definición de objetivos, en donde los resultados financieros sean tan importantes como los sociales y/o medioambientales. Acá entraría el grupo de las empresas sociales o Empresas B. En este caso, la pata social o medioambiental del negocio puede estar relacionada al producto, al equipo de trabajo o a los procesos.

Las pymes, por su parte, tienen una realidad distinta y, en muchos casos, más compleja. Si están operando hace ya varios años, cuentan con una cultura organizacional y una misión específica que no siempre será fácil de cambiar. Esto no quiere decir que no puedan volverse Empresas B, pero en la mayoría de esos casos (y específicamente en la Argentina) la Responsabilidad Social pasará por otro lado.

Sin embargo, cualquiera sea el caso, el control y el mantenimiento de finanzas saludables, la búsqueda de mejora continua, la consideración del empleado y el diálogo continuo y fluido con los distintos públicos de la empresa son la forma primordial del desarrollo sostenible. Recién logrando estos aspectos tiene sentido pensar en dar un paso más en este camino.

Una vez asegurados estos puntos, un plan de RSE tiene que contemplar los siguientes puntos para ser realista:

  • El autoconocimiento: saber dónde está uno parado, cómo está la industria, cómo estoy en comparación con la competencia y cuáles son los temas en los que me aprieta el zapato. Quién soy y hacia dónde quiero ir.
  • El conocimiento del entorno: quién es mi entorno, quiénes son mis públicos de interés. Qué dicen de mi, qué esperan de mi.
  • El desarrollo de un cuadro de prioridades: para entender en qué asuntos mi empresa puede impactar más y qué temas son relevantes para mi entorno se puede desarrollar una matriz que le asigne prioridades a los distintos asuntos.
  • Diagnóstico y Plan de Acción: con esta matriz, se pueden hacer dos cosas. Por un lado, es conveniente hacer un diagnóstico para saber dónde estamos parados en cada uno de los temas que surgieron del análisis anterior. Por otro lado, el desarrollo de un Plan de Acción destinando los recursos según la priorización.
  • Monitoreo y evaluación: Acá no se trata únicamente de evaluar cómo va el Plan de Acción, sino también de continuar con los diálogos con el contexto para ver si se modifica o no nuestra Matriz de trabajo.

El desarrollo sustentable es hoy el único camino posible de desarrollo. Emprender, comprometerse y ser testimonio de que se puede crear una empresa sana y comprometida es una de las mayores acciones de responsabilidad social que uno puede protagonizar en nuestra sociedad.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres