Contenido

15 de abril 2015

7 formas de motivar a tu equipo sin dinero

¿Es posible mantener un equipo de trabajo motivado cuando los recursos económicos son escasos? ¡Claro que sí!
$.-

La motivación de tu equipo es una variable La motivación es esencialmente subjetiva, cada persona se motiva por factores distintos. Es un trabajo del líder encontrar la herramienta más adecuada.estratégica para el crecimiento de tu negocio. Es un error pensar en el dinero como único factor, sobre todo cuando es el recurso más escaso para muchas pymes.

Pero aun si tuvieras el dinero para premios e incentivos económicos, en la actualidad ya no es suficiente para garantizar empleados contentos, comprometidos y productivos. ¿Cómo podés lograr mayor compromiso motivando efectivamente a tu personal?

La motivación es esencialmente subjetiva, cada persona será motivada por factores totalmente distintos, de acuerdo a su situación laboral y personal: algunas se sentirán atraídas por el dinero, otras por el reconocimiento o por horarios más flexibles, otros quizá por la posibilidad de aprender o ser creativos.

Algunas cuestiones para tener en cuenta y mantener alta la motivación de tu equipo aun cuando los recursos económicos son limitados:

  • Liderar con el ejemplo. Todo equipo de trabajo requiere de un buen líder para sentirse motivado. El líder no es sólo el "jefe". El líder debe mostrar el camino con el ejemplo, estimulando e inspirando al grupo para que lo siga: si quiere personas positivas, debe ser positivo; si quiere que actúen con profesionalismo, debe actuar profesionalmente; si pretende que todos lleguen a horario, ¡Él también debe hacerlo!
  • Fomentar la participación. Tus empleados se sentirán parte de una tarea, un proyecto, o de la empresa, si sus aportes e ideas son escuchadas y tenidas en cuenta. Fomentá la participación de tu equipo; si es posible, fijá objetivos en conjunto con ellos, y consultalos acerca de cómo consideran la mejor forma de alcanzarlos. ¡Involucralos y darán lo mejor de sí!
  • Retroalimentar los éxitos (y los fracasos). La ausencia de retroalimentación lleva al desinterés de tu equipo. De "¿Lo estaré haciendo bien? ¿Por qué no me informa nada?", a "ni siquiera me tiene en cuenta", hay un simple paso. Todos esperan algún feedback positivo por su trabajo, y hacerlo es simple y genera beneficios. Si los comentarios son negativos deben plantearse cuidadosamente, como un aporte constructivo para mejorar.
  • Cultivar la confianza. Siempre es mejor brindar información y ser sincero, decí la verdad, incluso cuando las cosas no van bien. Esto genera confianza. Si optás por ocultar, tarde o temprano se sabrá y perderás la credibilidad y el respeto de tu equipo. La comunicación es la fuente principal de la confianza.
  • Evitar la desmoralización. A nadie le gusta sentir que hizo algo malo y que lo señalan con el dedo. No hay mayor fuente de desmotivación que ser blanco de críticas y símbolo de lo negativo. ¿Alguien se equivocó? Hay que aprender de los errores y pedirle a los involucrados que aporten soluciones al problema.
  • Recompensar el esfuerzo y los logros. Aunque sea con pequeños detalles, un simple reconocimiento de que están transitando el camino correcto para alcanzar los objetivos, es un gran empujón para tu equipo. ¿Una cena? ¿Un día de spa? ¿Algún presente corporativo? Subdividí los objetivos en pequeñas metas y premia los hitos que se van alcanzando.
  • Organizar encuentros de distensión. Generá actividades durante el año que impliquen un espacio de recreación para todo tu equipo de trabajo. Estos momentos suelen generar camaradería y confianza dentro del grupo, volviéndolo más unido: festejos de fin de año, fiestas de cumpleaños, día de campo, cenas ante una ocasión especial, brindis por alguna meta cumplida.

Compartí

5

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres