Contenido

El doble desafío de la mujer emprendedora

Lanzarse a la aventura de emprender encierra desafíos para cualquier persona. Pero para muchas mujeres puede significar romper barreras adicionales, asociadas con estereotipos y presiones sociales. Anita Roddick, fundadora de la cadena de cosméticos The Body Shop, fue una pionera.
$.-
Cuando su marido decidió irse a recorrer “He sido parte de un movimiento de pequeños negocios diferente, que cree que hay que poner de nuevo el idealismo en la agenda” Anita Roddick, fundadora de The Body Shop.Sudamérica a caballo y la dejó al frente de la economía familiar, Anita Roddick, decidió abrir un negocio de cosméticos naturales en su ciudad al sur de Inglaterra. Después de bocetar su proyecto se acercó a pedir un crédito al banco, con sus dos hijos pequeños bajo el brazo. Su experiencia fue decepcionante. En un nuevo intento, se calzó un trajecito, dejó a sus hijos en casa y logró el apoyo económico necesario para que su emprendimiento comenzara a crecer.

Corría 1976, y con The Body Shop, Roddick inauguraba un espacio que la llevaría a convertirse en modelo de emprendedora para muchas mujeres en el mundo.

¿Su visión? Un negocio que no mintiera (“Hay en el mundo 3000 millones de mujeres que no se parecen a una supermodelo y sólo 8 que sí”), no hiciera pruebas de productos sobre animales, y tuviera un fuerte compromiso social (“He sido parte de un movimiento de pequeños negocios diferente, que cree que hay que poner de nuevo el idealismo en la agenda”).

Intuitivamente fue expandiendo año a año su novedosa perfumería a través de franquicias, sin publicidad tradicional, y ampliando sus líneas de cremas, champús, jabones y maquillajes  elaborados a base de  ingredientes naturales, priorizando la calidad y el precio justo por sobre el packaging y la imagen.

Treinta años más tarde, cuando vendió su negocio a la multinacional L'Oréal por un valor cercano a los 1000 millones de euros, su cadena tenía más de 2000 puestos de venta en todo el mundo y era la base para iniciativas de “comercio justo”, campañas contra la violencia doméstica y otras iniciativas para promover la ética en los negocios.

Cuando murió, en 2007, dejó gran parte de su patrimonio para programas sociales. Dejó también un ejemplo de lo que una mujer sin una formación particular puede hacer al frente de un negocio, cuando combina esfuerzo, creatividad y valores personales.

Este modelo de empresaria ética, apasionada por lo que hace y dispuesta a enfrentar desafíos cada vez mayores, abrió las puertas a muchas mujeres. De acuerdo con la investigación mundial que realiza anualmente Global Entrepreneurship Monitor crecen en el mundo las mujeres creadoras de emprendimientos. Pero como Roddick en su primer encuentro con el “mundo empresario”, a los desafíos habituales del negocio propio, las emprendedoras suman otros. Por ejemplo, suelen tener una mayor presión por balancear la vida privada con la laboral.

En la Argentina, Marta Harff fue en los años 90 referente de las mujeres emprendedoras locales, con una propuesta de negocio similar a la de Anita Roddick. Luego surgieron otras empresarias como Verónica Zuberbuhler, Patricia Fraccione (ver “Para un emprendedor no existe el fracaso” ) o Narda Lepes (ver “Recetas (de negocios) de Narda Lepes"), y hay cada vez más jóvenes emprendedoras que ven en el negocio propio una posibilidad de combinar pasión y actividad laboral. (ver “Jazmín de Buenos Aires”).

Sin embargo, en la selección que la ONG Endeavor realiza sobre emprendedores con alto potencial, solo 6 de los 104 elegidos en la última década son mujeres: Ines Berton (creadora de Tealosophy), Jessica Trosman (diseñadora de modas con marca propia , Trinidad Vergara (de Vergara &Riba editoras), Susana Balbo (de las bodegas Dominio del Plata ) , Laura Gall (fundadora de la agencia de viajes Lihue Expeditions) y Anne Marie Richard (al frente de Grupo S&N).

Estos datos marcan la dificultad que aún existe para que la mujer no solo participe en el mercado laboral sino que ocupe cargos de liderazgo, logrando así una mayor impronta femenina en los negocios.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres