Contenido

04 de mayo 2015

Tau Delta: el sabor de emprender

Tau Delta: el sabor de emprender
Pionera en el segmento gourmet, lleva en su ADN el gen del crecimiento. Con una planta construida con estándares internacionales, apuesta por el siguiente paso: exportar y llevar su sabor al resto del mundo.
$.-

Santiago De Diego ingresó con el primer Escuchar siempre es una de las principales herramientas para no equivocar el rumbo de crecimiento. Escuchar a las personas que trabajan con uno, dentro de la empresa, en el equipo, y escuchar afuera, a los clientes.pedido de aderezos Tau Delta a una fiambrería del barrio porteño de Belgrano R. Recuerda que le pagaron con un billete de 100 pesos. "Estaba tan feliz que con el mismo dinero compré una botella de champagne y brindé con el dueño", cuenta.

Fue hace unos años, después de recorrer un largo camino como productor de arándanos en la provincia de Tucumán y luego experimentar con las frutas y verduras deshidratadas; con ellas creó líneas de productos gourmet hasta llegar a las sales, especias y aderezos. Corría el año 2007 y la categoría gourmet para este segmento era una promesa todavía sin definición, sin coordenadas, sin presencia en la Argentina.

Hoy, con los aderezos como insignia, Tau Delta despliega una oferta de 30 productos entre crocantes para ensaladas y carnes, salsas dulces, blends de especias, sales marinas y coffee syrups. Comparte cómodamente la góndola con varias empresas, para las que también produce, consciente de haber sido pionera.

Como gerente general, De Diego reconoce que en los comienzos aquello que resultó ser uno de los obstáculos más grandes y difíciles de atravesar fue lo que, tiempo después, se convirtió en la llave del crecimiento: la planta.

"Habilitar y certificar una planta que produce alimentos es un proceso complejo y largo, pero sortear esa barrera de entrada me permitió poder presentar los productos en las grandes cadenas y competir con los jugadores más importantes del sector", asegura.

Ubicada en Pilar, con más de 1200 m2, la planta modelo fue diseñada y construida según estándares internacionales de calidad y seguridad alimentaria. Aquí se pueden elaborar unas 400 toneladas mensuales y envasar más de medio millón unidades en 9 presentaciones diferentes, lo que hace posible producir sin sobresaltos para otras marcas también. "Elaboramos productos para terceros casi desde el comienzo. A nosotros, nos permitió crecer en escala de producción, tecnificar nuestra planta y volver mucho más productivos todos nuestros procesos. Hay empresas con las que competimos en la góndola, pero que a su vez les elaboramos sus productos, es una sociedad que funciona para todos, para las dos empresas, y para los clientes", afirma De Diego.

Así, la tecnología para dotar a los recursos de un nuevo y mayor valor se unió a la creación de variedades nuevas, con combinaciones de productos que no existían en el mercado, y el resultado no se hizo esperar: innovación. "La innovación es una premisa fundamental de la compañía; también está presente en el diseño de las etiquetas y en nuestro envase exclusivo", indica el emprendedor.

El envase con el que los aderezos se presentan es único, se pensó en una matriz exclusiva, un diseño creado especialmente para Tau Delta. "Invertimos unos 25.000 dólares, no es sólo inversión sino que cuando mandamos a pedir envases no pueden ser pocos, el piso es alto justamente por ser una matriz exclusiva; hay que ser competitivos en las compras, hay que ser eficientes."

Eficiencia es una de las palabras que más emplea Santiago De Diego. Probablemente, haya sido el desvelo por alcanzarla lo que hizo que Tau Delta creciera consolidadamente y pasara de cuatro personas en sus inicios a 40 en la actualidad. Por eso, es momento de proyectar. "Tenemos dos desafíos: destinar parte de la energía de la empresa al área de Food Solutions y exportar", adelantó.

"Yo uso un montón; sería más práctico contar con la salsa en envases mucho más grandes"; "A mí me conviene comprar la misma cantidad de producto presentado en envases más pequeños, dosificados". Las demandas comenzaron a hacerse sentir y es momento de crear soluciones para dar respuestas. "Escuchar siempre es una de las principales herramientas para no equivocar el rumbo de crecimiento. Escuchar a las personas que trabajan con uno, dentro de la empresa, en el equipo, y escuchar afuera, a los clientes", subraya. Food Solutions está sostenida en estas nuevas necesidades, pero donde Santiago parece palpitar una final del Mundial es cuando piensa en la exportación. Como licenciado en Comercio Exterior reconoce el valor de llevar un producto argentino a la mesa de otro país. Comprometido con ese sueño siente que está cerca. "Se necesita volumen y estamos en condiciones. Tenemos también algunos contactos en la región y en Estados Unidos. La idea es exportar en conjunto: mix de especias, dulces, salsas...". Y aquí es donde el hilo de la historia pareciera dar un círculo y encontrarse con el comienzo. Con Santiago De Diego exportador; no de arándonos, sí de productos gourmet.

En 3 preguntas:

  • ¿Qué elementos decidieron que serían los que definirían a Tau Delta?Los elementos giran alrededor de tres conceptos fundamentales, que nos indican el rumbo a seguir: la calidad, la innovación y el sabor.
  • ¿Hubo estrategia de crecimiento o fue el crecimiento el que los obligó a crear una estrategia?Un poco de ambas, para las pymes a veces es difícil decir "no" a grandes clientes y estos, muchas veces, nos obligan a modificar un poco el rumbo. Pero es fundamental tener claro el norte y revisar a menudo si no nos estamos corriendo del camino.
  • ¿Debieron renunciar a alguna idea en el camino de crecimiento?Sí, logramos desarrollar algunos productos muy gourmet, pero que no pudieron funcionar en un mercado tan chico como el argentino. Fue fundamental entender al mercado que queríamos atender. Cuando las grandes empresas hacen cosas de chicas o las chicas de grandes los planes suelen fracasar para ambas.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres