Contenido

11 de mayo 2015

Mariana Huerta: la conquista del mercado sin gluten

Ofrecer alimentos libres de gluten es un nicho lleno de oportunidades. Mariana Huerta Comidas enfrenta desde La Pampa el desafío de desarrollar un mercado con mucho por profesionalizar.
$.-

Para Mariana Huerta El aspecto legal de la inscripción de productos ha sido especialmente difícil. En La Pampa, aún no contamos con laboratorios libres de gluten; somos pioneros y nos enfrentamos a aquellos que lo hacen en forma particular sin ningún control.la oportunidad pidió turno en su consultorio. Siendo nutricionista, a menudo enfrentaba la situación de explicarle a un paciente celíaco que ya no podría comer harinas con gluten. "Al momento de dar los lineamientos nutricionales, había pocas opciones fuera de los fideos de arroz y discos de arroz y esto conllevaba a un desgaste emocional. 'Nunca más podré comer pastas, pizzas, cosas ricas' era una frase casi diaria. Esto me motivó a incursionar en la alimentación libre de gluten", explica Mariana.

Desde La Pampa, comenzó a investigar sobre el tema y a buscar alternativas para ofrecer a sus pacientes. Su idea inicial era elaborar viandas diarias, pero debió replantear el proyecto cuando supo que estaba embarazada de mellizas. Tenía otra nena y sabía que no iba a ser fácil combinar maternidad, emprendimiento y consultorio. Entonces, pidió ayuda a sus padres. Ambos ya estaban jubilados, pero tenían mucha experiencia en comercio.

"Así que en 2012 empezamos con la elaboración de alimentos libres de gluten para ver cómo funcionaban. Realizamos pruebas de recetas y harinas alternativas y tiramos muchas de las preparaciones hasta conseguir la que nos gustara a todos, que quedara lo más parecido al producto tradicional con trigo, pero sin TACC", recuerda sobre los comienzos del proyecto.

Hoy ofrecen productos congelados libres de gluten y ahora sí está ampliando la línea para incluir viandas saludables. Pero, al tratarse de un nicho bastante nuevo en el país, aún hay mucho por profesionalizar. Debió desarrollar proveedores que trajeran insumos especiales y entender las regulaciones a seguir para este tipo de alimentos. Mientras tanto, la demanda crece: el público es cada vez más amplio. No sólo se trata de personas con necesidades alimentarias especiales sino que más gente elige consumir productos sin gluten dado que son harinas más livianas y que no inflaman.

Mariana reconoce que el inicio fue bastante desorganizado. Estaba desorientada, con muchas ganas pero poco capital. Su paso por la competencia de planes de negocio NAVES fue clave para profesionalizar el emprendimiento. El año pasado participó y quedó entre los finalistas, lo que le permitió entrar en contacto con un ecosistema emprendedor más amplio y heterogéneo de lo que se imaginaba. "NAVES me dejó esas ganas de más, de querer seguir aprendiendo, de querer conocer más gente. Además, conocí gente que ahora son amigos, personas con quienes seguimos en contacto e inclusive queremos asociarnos para cosas nuevas".

Aires de cambio

Actualmente, están cambiando la marca de la empresa que originalmente se llamaba Della Huerta a Mariana Huerta Comidas porque el nombre inicial ya estaba registrado. "Si pudiera regresar en el tiempo y modificar cosas, creo que me asesoría en cuestiones de marca, logos y folletería. Son cosas muy importantes y que relegué por falta de plata. Y, en realidad, después terminó saliendo más caro. Además, hoy en día, los productos entran por los ojos", comenta Mariana sobre la necesidad de definir los lineamientos de marketing desde el inicio de un proyecto.

Este no ha sido el único obstáculo que debieron enfrentar para hacer crecer la empresa. "El aspecto legal de la inscripción de productos ha sido especialmente difícil. En La Pampa, aún no contamos con laboratorios libres de gluten; somos pioneros y nos enfrentamos a aquellos que lo hacen en forma particular sin ningún control. Además noté mucho desconocimiento sobre el tema en quienes yo pensaba que iban a asesorarme. Pero de a poco hemos logrado inscribir 20 productos. Y ahora estamos resolviendo otra dificultad que es la logística de congelados, ya que tenemos pocos transportes a baja escala que puedan repartir nuestros productos. Aún hoy tengo muchos obstáculos para poder enviar nuestros productos refrigerados a distintos puntos del país", concluye.

En 3 preguntas:

  • ¿Qué le dirías a alguien que está pensando en emprender? Todos tenemos ideas de negocios, pero pocas veces tenemos la posibilidad de concretarlos; ya sea por falta de información, por incertidumbre o miedos, o por falta de apoyo familiar o de entidades gubernamentales. Todos deberían al menos una vez intentar llevar adelante su idea. Si bien es un camino bastante duro, actualmente tenemos la posibilidad de nutrirnos de otras experiencias de gente emprendedora o de participar de capacitaciones y seminarios que nos van guiando.
  • ¿Qué es lo mejor de trabajar en el sector de alimentos? ¿Y lo más difícil? Lo mejor es que siempre hay demanda. Hay mucho por hacer y son ilimitadas las opciones. En mi caso, lo peor es que debemos maximizar los controles para realmente ofrecer alimentos libres de gluten. Aún hay mucha desinformación y el costo de los análisis es muy elevado. Hay que tener en cuenta que estamos manipulando alimentos, que para mucha gente son el medicamento diario.
  • ¿Cómo armaron su red de proveedores? Ha sido difícil armar ya que no hay demasiada demanda de productos como harinas o premezclas aptas en grandes volúmenes, pero de a poco fuimos armando una pequeña red. Nos manejamos con gente de Córdoba y Buenos Aires. Me ha ayudado mucho la buena disposición de algunos proveedores que ante mi consulta han comenzado a traer féculas y harinas o lácteos aptos. Además, vieron que hay un creciente público que está demandando.


Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres