Contenido

19 de mayo 2015

Desventajas del "Atendido por sus dueños"

Ser el propietario y estar al frente de la relación con los clientes no siempre transmite la mejor imagen y resulta la mejor decisión para un emprendimiento. Te contamos las razones.
$.-

"Atendido por sus dueños" figura en carteles No siempre la atención directa de los dueños es un factor de éxito para el negocio. Analizá tu caso antes de destacarlo en tu comunicación. y sitios web publicitarios de muchos pequeños negocios porque suele generar ventajas competitivas. Pero cuidado. No siempre es positivo o un aspecto a resaltar.

Éstas son algunas de las razones por las que ser el dueño y atender a los clientes puede no ser la mejor opción para tu negocio:

  • Dificultades para crecer. Si los dueños están permanentemente involucrados en la atención a clientes es probable que dejen de lado otras actividades del negocio, esenciales para sobrevivir y crecer. Incluso suele ocurrir que, a la larga, bajen la calidad de atención por las preocupaciones que se generan en las áreas desatendidas (finanzas, marketing, recursos humanos, impuestos, entre otras).
  • Falta de escala o seriedad. En algunos negocios lo pequeño, casero y directo puede ser una ventaja (por ejemplo, para casas de comida o peluquerías de barrio). Pero para actividades que requieren cierta envergadura, como constructoras, agencias de inversiones o centros médicos, la atención de los dueños puede dar una imagen poco profesional.
  • Abrumar a clientes. El entusiasmo y visión global del emprendedor pueden resultar una carga para algunos clientes, que no quieren más que una simple relación comercial. Muchos clientes prefieren la atención estándar de un empleado, antes que escuchar los planes de crecimiento o las preocupaciones del empresario.
  • Exceso de foco en el dinero. Algunos dueños de negocio ponen demasiado foco en el dinero y ven a cada cliente como una fuente de ingresos, sin prestar suficiente atención a sus necesidades. Aun si la atención se mantiene dentro de estándares y protocolos, es posible que se transmita una impresión cortoplacista que haga sentir incómodo al cliente.
  • ¡No todos los dueños atienden mejor! Tener una buena idea de negocio, poner en marcha un emprendimiento o ser propietario de los activos necesarios para la operación no te da experiencia ni habilidades para relacionarse con los clientes. Por otro lado, y en especial en el caso de las empresas familiares, la incorporación de parientes puede poner en situación de dueño a personas no preparadas o interesadas realmente en el negocio.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres