Contenido

15 de junio 2015

Pierina Cotillón: "Hay que trabajar duro para hacer el sueño realidad"

Pierina Cotillón: Hay que trabajar duro para hacer el sueño realidad
Desde Pergamino, Mariano Vrancih y Roxana Fram cuentan cómo se animaron a emprender en un contexto desfavorable y la importancia de formar equipos con valores.
$.-

Corría el año 2002, época difícil para laFormen equipos: solos van a encontrar su techo muy pronto, Argentina, y quedarse con los brazos cruzados no era una opción viable. En ese contexto, Mariano Vrancih y Roxana Fram decidieron fundar Doña Pierina Cotillón con la idea de generar un negocio rentable y duradero. "Necesitábamos comenzar un proyecto con futuro, pero que nos diera ingresos rápidamente", explican.

Los inicios del emprendimiento ubicado en Pergamino no fueron sencillos. Mientras Roxana se encargaba de montar el negocio, Mariano acumulaba horas en una multinacional para respaldar económicamente el cotillón y así poder comprar mercadería. "No fue fácil, pero estábamos seguros de que debíamos seguir apostando todo por Doña Pierina", asegura Roxana.

Después de tres años de venta minorista, pudieron dar el gran salto: el carnaval carioca, los disfraces y las caretas se mudaron a un local comercial de 220 metros con oficinas y dependencias. La mentalidad emprendedora los impulsó a diseñar su página web. ¿Con un objetivo en particular? Sí, a través del portal comenzaron a hacer envíos a todo el país, lo que representó un aumento en su facturación anual. "Fue una inversión fuerte en infraestructura y mercadería", explica Roxana. Y, luego, aclara: "Todo fue realizado sin financiamiento externo".

Una suerte de desafío, absolutamente grato, se les presentó cuando la demanda comenzó a superarlos. "Entendimos que nos encontrábamos frente a una oportunidad única de avanzar y consolidarnos en el mercado como líderes en la zona. Fue en ese momento que buscamos ayuda profesional externa".

Potenciar el equipo de trabajo

El personal, los clientes y los proveedores son, para ellos, los bastiones de este crecimiento. Los emprendedores sostienen que el secreto de su éxito radica en la calidad de sus productos: "Siempre pusimos nuestras fuerzas en diferenciarnos en el servicio, teniendo una atención al público con horario extendido, contando con el mayor stock posible y, por sobre todo las cosas, innovando en todo lo que estuviera a nuestro alcance".

Tanto Mariano como Roxana acostumbran atender a los clientes junto con el personal. Es su manera de inculcar los valores de Doña Pierina en sus empleados. "Se trata de enseñar y de acompañarlos pero, también, de aprender y potenciar sus aptitudes".

Con la experiencia como fundamento, tienen un consejo para aquellos emprendedores que buscan jugarse su suerte: "Les decimos que sueñen, pero que trabajen duro para hacer ese sueño realidad. Que den pasos firmes y constantes, que no se dejen estar. Fundamentalmente, que innoven, busquen y aprendan". Y, a modo de cierre, aseguran: "Formen equipos: solos van a encontrar su techo muy pronto. Mantengan sus valores y, ante todo, no tengan miedo".

En 3 preguntas

  • ¿En qué situación se encontraban cuando decidieron hacer el programa Del Emprendimiento a la pyme?Era el momento de avanzar y entendíamos que solos no podíamos. Teníamos que dar un paso importante hacia delante. El programa nos permitió ordenar las ideas y volcarlas a un papel. Nos enseñó a planificar y a tener una manera prolija y ordenada de proyectar el futuro alentador que nostros veíamos.
  • ¿Qué proyectos tienen a futuro?Actualmente, estamos desarrollando una nueva página web para compra online. Es un trabajo a conciencia y minucioso. Estamos generando todo el material: desde fotografías y descripciones de productos hasta la posibilidad de comprar de forma mayorista o minorista. Esto va a estar conectado con nuestro sistema de stock. Es un proyecto ambicioso en el que apostamos fuertemente.
  • ¿Qué es lo que más les gratifica de su trabajo?Lo que más nos gratifica es hacer lo que nos gusta. Disfrutamos del trabajo, de proyectar ideas y de buscar desafíos. El mundo del cotillón es infinito. Siempre hay cosas nuevas por aprender, proveedores que ofrecen cosas que ni nos imaginábamos que existían. ¡Está bueno poder crecer siempre y no tener techo!

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres