Contenido

06 de julio 2015

EnOrden: cada cosa en su lugar

EnOrden: cada cosa en su lugar
EnOrden: cada cosa en su lugar
Agustina Tavella se asoció con su compañero de oficina, Emilio Labal, para apostar por una solución innovadora para guardar zapatos. Hoy, la empresa se consolida en el país y ya están presentes en Chile, Uruguay y México.
$.-

Eran compañeros de trabajo, pero decidieron La clave para hacer nuestro proyecto realidad fue nuestra confianza tanto en la idea como en nosotros como equipo de trabajo.abrirse por su cuenta. Agustina Tavella es licenciada en Administración y Emilio Labal, ingeniero industrial. Juntos desarrollaron una solución práctica y simple al problema cotidiano del guardado del calzado y así fundaron EnOrden en 2008, con un modelo innovador de caja de zapatos como producto estrella. Hoy también ofrecen muebles de guardado para completar la línea.

Para comenzar, armaron un plan de negocios, hicieron un análisis de mercado y, viendo que no había nada similar, registraron el diseño de sus cajas, la marca y empezaron a trabajar. "Fuimos bastante prolijos para empezar. Primero, armamos un prototipo con cartón y varias pruebas. Nos acercamos a la Cámara del Envase y nos recomendaron un diseñador para que nos asesore. Estudiamos varias opciones y así nació la caja organizadora de zapatos 2.0. Por supuesto, con los años y el feedback de nuestros usuarios fuimos optimizando el modelo hasta llegar a la caja actual", cuentan los emprendedores.

Enfrentaron varios desafíos para la puesta en marcha. Desde animarse a dejar la seguridad de sus trabajos, conseguir los fondos para la primera producción de cajas, hasta darse a conocery generar confianza. "Lo más importante fue explicar cómo era el producto y por qué le estábamos pidiendo a la gente que compre nuestras cajas, desechando las que vienen gratis con los zapatos. La clave para hacer nuestro proyecto realidad fue nuestra confianza tanto en la idea como en nosotros como equipo de trabajo", comenta Agustina.

El proceso de patentamiento fue largo pero, a su vez, simple. Se acercaron al Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI), presentaron la marca y los ayudaron a armar la presentación para el Modelo de Utilidad. "Esperamos a que estuviera todo presentado para empezar a vender. Al principio nos daba un poco de miedo la copia. Después con el tiempo uno va entendiendo que EnOrden es mucho más que una caja de zapatos, y nos ocupamos de ser mejores e innovar continuamente".

Otro gran desafío fue gestionar la red de proveedores. "Sigue siendo una tarea complicada y, como en toda relación interpersonal, hay que estar pendientes", destaca Agustina. "Con el tiempo, generamos confianza entre ambas partes. Siempre hemos aprendido algo de nuestros proveedores y algunos fueron cumpliendo ciclos, dando lugar a nuevos contactos. Hay que aprender cuándo ponerse firme, cuándo escuchar y hasta dónde ceder. Tratamos de evitar el tironeo porque, al menos, a nosotros nos desgasta mucho".

Del mundo virtual al real

EnOrden hoy comercializa sus productos tanto por el canal online como en locales a la calle. Inicialmente, empezaron con la venta por Internet y notaron dos consultas que se repetían muy seguido: cómo era realmente el producto y de qué material estaba hecho. "Romper el preconcepto del cartón fue un desafío que aún seguimos enfrentando. Mucha gente cree que no es lo suficientemente resistente, pero nosotros demostramos a lo largo de estos siete años que el cartón es el material adecuado para nuestras cajas. Todas estas cosas suelen ser muy difíciles para explicar a través de imágenes, por eso nos esforzamos mucho para poder dar el paso de abrir un local a la calle".

En cuanto a los beneficios de contar con un negocio a la calle, destacan la posibilidad de lograr un contacto más personalizado con el cliente y un feedback instantáneo. "Creemos que es muy importante ver la cara del cliente frente al producto, cuando lo toca por primera vez. Ahí, en un solo gesto, uno puede ver qué está haciendo bien y dónde hay que ajustar algo. También nos ayudó para conocer los distintos perfiles de cliente. Llega gente con ideas y motivos para ordenar de lo más amplios. Todo eso se pierde cuando vendés online. En nuestro caso, el local fue un paso necesario y valió la pena el esfuerzo".

Expandiendo horizontes

Desde fines de 2014, comenzaron a desarrollar franquicias en distintas provincias. Así, en menos de cuatro meses, inauguraron tres nuevos puntos de venta en Rosario, Bahía Blanca y Castelar, provincia de Buenos Aires. Planifican seguir creciendo de a poco con nuevos puntos de venta en el interior, con el desafío de mantener la política de atención al cliente actual.

Pero el crecimiento no se limita a la Argentina. En 2013, viajaron a Chile y Uruguay para conocer el mercado y entender cómo convenía instalarse ahí. Registraron marca y producto, y comenzaron a vender online. Hoy exportan las cajas y cuentan con un showroom en Las Condes, Santiago de Chile, y un punto de venta en Montevideo, Uruguay. En México venden a través de representantes y ya están arrancando en Perú.

En 3 preguntas

  • ¿Qué harían distinto si pudieran volver el tiempo atrás?Con el diario del lunes, es más simple y, sobre todo, parece muy claro. Creo que la mayor parte de las decisiones que tomamos fueron acertadas en su contexto. Quizás hubiera sido interesante darle más importancia desde el comienzo a la publicidad. Hacer más foco en una mejor y más clara exposición hubiera marcado una diferencia.
  • ¿Qué acciones de marketing llevan a cabo?Trabajamos bastante sobre redes sociales y buscadores, básicamente Facebook y Google. A su vez, tenemos un equipo de prensa que se encarga de todo lo que es offline. Tratamos que los usuarios sean protagonistas y generar contenido a través de eso. Nuestro objetivo es salir de lo convencional y marcar una diferencia en la medida que sea posible.
  • ¿Qué consejo le darías a un emprendedor que recién empieza a vender online?Que sea claro y honesto. Que no exagere en las propiedades que tiene el producto y que si él está seguro de lo que hace, responda con esa misma seguridad. El consumidor lo valora. En cuanto al sitio, recomendaría que sea simple, claro y que tenga en cuenta el target al que apunta. Muchas veces, con el afán de hacer sitios con la última tecnología, dejamos afuera a gente que aún no domina del todo el tema. Internamente, el sitio debe ser dinámico y tener la capacidad de adaptar el contenido continuamente.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres