Contenido

27 de julio 2015

"Arrancamos con una valija de herramientas"

En General Automation, crecieron hasta convertirse en referentes en maquinaria y asistencia técnica industrial. Reconocidos con el premio Mentores 2014, sueñan con una robótica 100% hecha en la Argentina.
$.-

"No teníamos ningún capital más que La pasión y la autocrítica son fundamentales a la hora de emprendernuestro esfuerzo y nuestro conocimiento. Y cuando digo nada, lo digo literalmente. Sólo contábamos con una valija de herramientas", comienza contando Sergio Magistrali, uno de los socios fundadores de General Automation, empresa dedicada a la fabricación y comercialización de maquinaria industrial. "Para poder hacer realidad nuestro proyecto fueron clave nuestros clientes y la motivación por nuestro trabajo".

La idea de la empresa nació hace más de quince años atrás, cuando sus integrantes abandonaron las compañías que los empleaban para comenzar una actividad independiente. Habían trabajado por separado en el sector de asistencia técnica industrial y se conocían por haber compartido proyectos.

"En los primeros tiempos, realizábamos nuestro trabajo en solitario aunque ya nos conocíamos y teníamos una buena relación. Sin saberlo, habíamos generado un diferencial en lo que a asistencia técnica se refería. Las exigencias profesionales y muchas veces los propios clientes nos llevaron a colaborar unos con otros. Para el 2000, el grupo ya se había afianzado y fue bautizado como IS Group. Algunos integrantes se fueron y otros llegaron. Finalizando 2011, decidimos darle un marco a lo que, desde hacía mucho tiempo, ya era un hecho y así nació formalmente General Automation", explica Magistrali.

Adaptarse para crecer

No armaron un plan de negocios y empezaron ofreciendo soporte técnico desde una habitación disponible en el departamento que alquilaba uno de ellos. Fueron avanzando "a pura intuición", pasando de una empresa de asistencia técnica a representar empresas internacionales en el área técnico-comercial y también generar productos propios.

Hoy trabajan desde sus instalaciones en Garín, provincia de Buenos Aires, y se han convertido en referentes para el sector autopartista y los productores de packaging.

Actualmente, son cinco socios: cuatro activos y uno que participa como asesor externo. "No sé si hay una clave para trabajar juntos. Como en cualquier relación, creo que debe existir confianza y objetivos comunes. En este momento, trabajamos diez personas en la empresa, divididas en cuatro áreas: Administrativa, Comercial, Desarrollo y Asistencia Técnica. Para la toma de decisiones, apuntamos a tener un responsable por área que se encarga de interactuar con las demás", destaca Magistrali.

Al ser técnicos, la actividad del grupo no se limita a la gestión comercial, sino que ofrecen soluciones integrales: ellos mismos hacen el montaje y la puesta en marcha de las maquinarias. También se encargan de la capacitación, tanto al personal del área productiva como al personal del área de mantenimiento.

En cuanto a la formación de los propios integrantes de General Automation, la mayoría cuenta con la base de las viejas escuelas técnicas ENET. Luego, fueron perfeccionándose localmente en la carrera de Automatización y Robótica. También reciben capacitaciones en el exterior.​ ​Normalmente, viajan una vez por año a capacitarse en nuevos productos y prestaciones. Y las ferias del sector también han sido una buena manera de conocer nuevas ideas, generar relaciones comerciales y darse a conocer en el mercado autopartista y de packaging.

Desde ya, en estos años de crecimiento también debieron enfrentar obstáculos. "Dadas nuestras raíces netamente técnicas, las principales dificultades que tenemos son el tema financiero y la relación entre los ingresos y los egresos. Pero la flexibilidad de nuestra empresa nos permitió subsistir en épocas de crisis. Hemos ido adaptándonos en función de las necesidades que veíamos en el mercado".

El esfuerzo, sin duda, dio frutos. El año pasado, por ejemplo, fueron reconocidos con el premio Mentores, otorgado por MateriaBiz, Banco Galicia, la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Microsoft y CN23. El objetivo del certamen es reconocer el potencial de crecimiento sostenible de pequeños y medianos emprendimientos. "El premio Mentores vino en un momento justo. Estábamos, sin saberlo, entendiendo cuáles eran nuestras ventajas competitivas. Fue una época en la que estábamos analizando puertas adentro quiénes somos y para qué estamos", concluye Magistrali.

En 3 preguntas

  • ¿Sueños y desafíos para los próximos años? Nuestro sueño es poder generar el primer robot industrial hecho en la Argentina en su totalidad y ayudar a fomentar la idea de pertenencia a las nuevas generaciones de técnicos poder transmitir lo lindo de este trabajo.
  • ¿Cómo capacitan a su equipo, dado el alto nivel de conocimiento que requieren sus proyectos? ​La esencia de nuestra empresa es transmitir conocimientos. Realizamos desde siempre una especie de ateneo, o reuniones informales, desde el punto de vista técnico y también comercial. Transmitimos experiencias y tomamos comentarios. Eso se da prácticamente sin planearlo, diariamente, en una rueda de café, por ejemplo. Con nuestros empleados, estamos incursionando en un sistema de pasantías, trabajando con escuelas técnicas de la zona y tratando de motivar a los futuros técnicos.​
  • ¿Qué consejo le darían a un emprendedor que recién empieza en el área industrial? Pasión y autocritica. Son fundamentales. Y no olvidar el tema financiero. Si pudiera volver el tiempo atrás, generaríamos un plan de negocios para cada área, de modo de tener más claro nuestros diferenciales. Y, sobre todo, poder medir los resultados para poder realizar una mejor gestión.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres