Contenido

12 de agosto 2015

9 ventajas del monotributo

Facturar formalmente y tener la mayoría de los impuestos cubiertos en un pago único mensual y previsible es una necesidad de los nuevos emprendedores que, en muchos casos puede realizarse a través de este régimen simplificado.
$.-

Si estás por iniciar un emprendimiento, Para la mayoría de los nuevos emprendedores el monotributo es una forma de cumplir con gran parte de los requisitos legales e impositivos a relativo bajo costo. tené en cuenta las siguientes ventajas del monotributo o régimen simplificado como forma de inscripción legal e impositiva:

  • Simple. El pago es un monto fijo mensual, lo que permite al emprendedor "olvidarse" de la complejidad de liquidación y pagos variables de otros impuestos. Puede cancelarse online, por débito automático, en banco y otros puntos de pago.
  • Anticipable. Al tratarse de un monto previsible y fijo es sencillo entender su impacto en la rentabilidad del negocio, incorporarlo al flujo de fondos, y separar mensualmente el dinero para pagarlo.
  • Rápido. El tiempo desde el momento de inscripción hasta la posibilidad de facturar es relativamente breve, por lo que no es necesario darte de alta durante la planificación del emprendimiento, sino hasta que efectivamente comenzás a realizar operaciones comerciales
  • Accesible. Si bien en algunos casos puede no ser la mejor opción (empresas de compra-venta, por ejemplo), para la mayoría de los nuevos emprendedores es una forma de cumplir con gran parte de los requisitos legales e impositivos a relativo bajo costo. La categoría más baja en la actualidad (agosto 2015) implica un pago mensual de $519.
  • Gradual. Las categorías contemplan variables como superficie, tipo de actividad y cantidad de empleados para establecer los montos a pagar así que, por lo general, un emprendedor que arranca puede inscribirse en una categoría relativamente baja e ir ascendiendo a medida que el negocio crece.
  • Fácil de administrar. El monotributo no requiere declaraciones mensuales de IVA, ni la declaración anual de ganancias, por lo que es relativamente fácil de administrar, incluso sin la ayuda de un contador.
  • Aporta para la jubilación. Siendo monotributista no es necesario pagar aporte de autónomos (como en el caso de ser parte de una sociedad registrada), ya que el componente previsional del pago mensual cubre un aporte al sistema de retiro.
  • Ofrece cobertura médica. La parte previsional destinada al sistema de salud permite acceder a la cobertura básica de una obra social o derivar los aportes a una prepaga. Con un aporte adicional puede incluirse a hijos, cónyuges y otros familiares a cargo en la cobertura.
  • Permite trabajos extra a bajo costo. Si estás jubilado, tenés un trabajo en relación de dependencia u otra situación por la que ya tengas cobertura previsional y de salud, podés pagar sólo el componente impositivo del monotributo, que arranca en $39 (agosto de 2015) y estar en condiciones de facturar por una actividad part-time o complementaria.

Podés buscar más información sobre esta forma de registrarte en el sitio web de la AFIP, o bien consultar con un contador.


Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres