Contenido

02 de septiembre 2015

La Boutique del Álbum: de hobby a negocio

Agustina Lago está al frente de La Boutique del Álbum desde 2010, un homenaje al viejo álbum de fotos impresas. Los comienzos, el crecimiento y cómo es emprender y ser mamá al mismo tiempo.
$.-

Paso a paso y despacio. Esa es la El secreto es fijarse un objetivo anual para tener una dirección clara.estrategia de la Boutique del Álbum, que busca materializar recuerdos en piezas personalizadas. “Sentíamos que estaban desapareciendo las fotos impresas. Con la era digital, la gente imprime cada vez menos. Por eso proponemos volver a los viejos álbumes artesanales. Me encanta saber que ayudo a mis clientes a guardar sus momentos más importantes,” comenta Agustina Lago, que está impulsando el proyecto desde 2010.

La idea nació cuando estaba por casarse. No podía encontrar un álbum que le gustara. A su compañera de trabajo le pasaba lo mismo. Así que decidieron hacerlo ellas mismas. De un día para el otro empezaron a averiguar proveedores y telas, mientras seguían trabajando en un banco. Se asociaron y comenzaron la producción. La respuesta de la gente demostró que había una necesidad en el mercado y lo que era un hobby se convirtió en un emprendimiento.

“Al principio lo que más nos costó fue la mano de obra porque todos nuestros álbumes son hechos a mano. Tuvimos que probar ocho proveedores hasta dar con el indicado. Es lo más importante para nuestro producto”, explica Agustina. “Ahora lo más difícil es conseguir lindas telas y cumplir con los tiempos. Al ser un producto tan artesanal, es un desafío llegar con los plazos”.

En estos años, se fue profesionalizando el negocio. Para Agustina, el secreto es fijarse un objetivo anual para tener una dirección clara. “ Fue todo de a poco. Lo primero fue la página web. Después el showroom. Nos mudamos varias veces hasta encontrar el indicado. El año pasado, lanzamos la venta online con distintas formas de pago y este año nuestro objetivo es la venta al por mayor y empresarial”, agrega mientras aclara que a lo largo de los años fueron agregando nuevos productos: hoy ofrecen cuadernos, agendas, libro de firmas y regalos empresariales con aplicación de logo.

En cuanto a los clientes, tienen varios segmentos identificados. Los casamientos son su fuerte, por lo que establecieron convenios con varios fotógrafos y con casas de regalos que venden online o con locales. Los novios se acercan con sus pedidos y el producto se adapta a la cantidad de fotos que tengan, la tela que elijan para las tapas y las personalizaciones que quieran sumar. También reciben pedidos para nacimientos de bebés y para comuniones.

Las redes sociales sociales tienen un lugar central en su plan de comunicaciones. En un principio, Facebook era el medio más utilizado y últimamente usan cada vez más Instagram. Además, para Agustina, Pinterest es una fuente de inspiración para nuevos diseños y productos. También tienen una lista muy amplia de contactos a los que les envían e-mails.

Momento de decisiones

En 2013, después de tres años de trabajar junto a su socia, llegó el momento de tomar caminos separados. “Todo se dio de una manera súper natural. El banco en el trabajábamos cerró y yo me quedé embarazada y quise seguir full time con los álbumes. Mi socia siguió trabajando con los jefes del banco. Había tanto que hacer que era imposible seguir con todo. Seguimos teniendo una muy buena relación. Fue amiga primero y después socia. Y ahora seguimos como amigas”, cuenta Agustina.

“Creo que me sirvió un montón empezar de a dos, porque te animás más a hacer cosas, a tomar decisiones, a no tener tanto miedo de invertir. Una de las cosas que más extraño de mi socia es poder analizar distintos productos y no tener miedo a lanzarlo. Ahora que estoy sola pienso tres veces antes de cada inversión. Cae toda la responsabilidad en vos y, muchas veces, te vendría bien la opinión de otra persona”.

Mamá y emprendedora

Agustina tiene dos hijos chiquitos, por lo que valora muchísimo poder organizar sus tiempos. ¿Su estrategia para separar las responsabilidades? Ser organizada, detectar qué es prioritario y qué puede esperar y darle toda su atención a lo que esté haciendo en ese momento, ya sean sus hijos o el trabajo.

“Cuando estoy con los chicos, estoy al 100%. Y lo mismo con el trabajo, así no fallo en ninguna de las dos cosas. Ahora llegué a un buen equilibrio. Estoy un montón con mis hijos y tengo tiempo también para trabajar en algo que me gusta y hacer uso de la carrera que estudié. Creo que es clave la organización, porque de lo contrario no estás ni con tus hijos ni full time en el trabajo. Los primeros años me costó más pero ahora, que los dos ya van al jardín de infantes, tengo mi tiempo y ya no necesito trabajar a las 12 de la noche, cuando todos se duermen”.

En 3 preguntas

  • ¿Se puede crecer sin perder lo artesanal? Creo que sí. Nuestro objetivo es el mismo desde el comienzo: mantener la calidad y seguir vendiendo la cantidad que apuntamos, sin perder nuestro sello. Estamos creciendo en el segmento de los regalos empresariales. Al ser agendas o cuadernos, no es tan personalizado. Pero, por suerte, no perdemos la beta artesanal en los productos que vendemos al por menor.
  • ¿Qué consejo le darías a un emprendedor que recién empieza? Ir despacio. Que tengan claro cuál es su objetivo, que se especialicen en un producto al principio y que de a poco vayan sumando otros.
  • ¿Cuáles creen que fueron las decisiones estratégicas que más les ayudaron? Crecer de a poco, y tener muy claro para dónde estás orientado para no marearse.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres