Contenido

08 de septiembre 2015

6 tips para gestionar las retenciones impositivas

Si tus clientes actúan como agentes de retención es probable que te encuentres con descuentos en tus cobranzas, que corresponden a impuestos adelantados al fisco. Cómo gestionarlos para minimizar su impacto en tus finanzas.
$.-

El sistema de retenciones impositivas Las retenciones de impuestos afectan el flujo de fondos aunque tienen en teoría un efecto económico neutro.opera para asegurar al fisco la recaudación de impuestos, a través de organizaciones que actúan como agentes de retención, tomando parte de los pagos que deben realizar a sus proveedores a cuenta de impuestos como IVA, Ganancias o Ingresos Brutos. Esto implica para muchas pymes que en el momento de realizar las cobranzas reciban menos de lo que está indicado en la factura y que el dinero esté complementado por un comprobante de retención.

Si bien el efecto sobre los resultados del negocio en teoría es neutro, ya que se trata solo de un adelanto de los impuestos que corresponde pagar según el tipo de inscripción del negocio, suele ser un tema de cierta complejidad financiera para el día a día de las pymes. Algunas claves para minimizar su impacto:

  • Consultar al cliente al comenzar la relación. Si tus clientes son empresas grandes o instituciones públicas es probable que funcionen como agentes de retención y estén obligados a descontarte anticipos de impuestos. Hablá con el área de administración para entender cuáles son los montos y los impuestos involucrados y así saber con anticipación cuánto de lo facturado efectivamente vas a cobrar. Si la relación comercial se extiende en el tiempo, tené en cuenta que pude haber modificaciones ante cambios en la normativa o facturación acumulada.
  • Considerar las retenciones en el flujo de fondos. Al preparar un flujo de fondos para el negocio es vital registrar los montos ciertos por cobrar, que van a diferir de lo facturado en caso de existir retenciones. Pero tené en cuenta que también van a bajar los totales de impuestos por pagar en las liquidaciones mensuales o anuales de impuestos.
  • Acordar las formas de facturación y pago. En el caso de liquidaciones mensuales de impuestos, como IVA o Ingresos Brutos, la diferencia temporal entre la facturación y el pago puede tener un alto impacto financiero en tu pyme. Buscá coordinar con el cliente para que ambos puedan realizarse dentro del mismo mes, aun si esto implica postergar la facturación o recibir cheques diferidos.
  • Guardar y registrar los comprobantes. Los clientes deben entregarte comprobantes por las retenciones que te realicen. Asegurate al recibirlos de que los montos coincidan –la suma de lo cobrado y las retenciones debe ser igual al monto total facturado–, y luego archivalos ya que sirven para descontar en tus liquidaciones de impuestos. Algunas agencias de recaudación te permiten verificar online que el dinero ha sido pagado al fisco en nombre de tu negocio.
  • Aplicar todas las retenciones en el momento del pago de impuestos. Cuando realices tus liquidaciones impositivas podrás descontar de los montos a pagar todas las retenciones del período. Si sos ordenado y operás en regla se trata solamente de anticipos de impuestos y en el momento de las liquidaciones estarías recuperando lo pagado.
  • Consultar con un contador. Si te quedan dudas o necesitás analizar con más detalle la situación de tu negocio en relación con la inscripción en impuestos o las retenciones impositivas, pedí ayuda a un especialista. Tené en cuenta que la planificación fiscal puede ayudar a mejorar el flujo de dinero de tu negocio.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres