Contenido

30 de septiembre 2015

¿Plan de negocios vs. Lean Startup?

Mientras que uno propone un análisis exhaustivo antes de salir al mercado, el otro postula "testear y corregir sobre la marcha". Cada uno tiene sus defensores y detractores, sin embargo son herramientas complementarias.
$.-

Hoy en día se está utilizando la metodología Testear es tan importante como planificar y pensar estratégicamente los pasos para implementar un negocio próspero.Lean Startup para emprender un negocio. Esta metodología fue desarrollada por Eric Ries en 2008 con el objeto de acelerar el lanzamiento del producto para testear su aceptación por parte de los clientes y hacer todas las mejoras necesarias "sobre la marcha" hasta lograr el producto final.

El emprendedor en etapa de startup puede aprovechar esta metodología para lanzarse al mercado, lo antes posible (con la filosofía "equivocate rápido, medí, mejorá"), desarrollando lo que se llama un Producto Mínimo Viable (PMV). Este le permite hacer un testeo para luego mejorarlo (un ejemplo de ello son las versiones beta de los softwares). No podemos saber a ciencia cierta si nuestra idea será aceptada hasta que salimos al mercado y la testeamos. Si funciona, si es aceptada en la muestra, recién ahí comienza la planificación.

Con el surgimiento de esta herramienta, aparecieron opiniones críticas con respecto a la utilidad de elaborar un plan de negocios, debido a que solo se basan en "supuestos e hipótesis".

Armar una guerra entre ambas metodologías (queriendo o sin querer) implica seguir con la idiosincrasia del "librito de recetas bajo el brazo". Cada uno utiliza lo que considera más conveniente. En mi caso, voy variando la metodología, combinando, creando, según las características del emprendedor o del equipo emprendedor con el que trabajo.

Lean Startup es excelente para testear si el emprendedor puede o no ingresar al mercado con un producto o servicio. Qué mejor que investigar el mercado, reunir información concreta, precisa y verdadera. En lugar de supuestos, se analizan datos reales y se corrige hasta obtener el producto final.

Hasta este punto todo parece funcionar muy bien, pero, también es importante confeccionar un plan en el cual se estudien y aborden otros puntos muy importantes: estructura interna (equipo de trabajo, estructura jurídica e impositiva, procesos), planes de producción y marketing, planificación económica y financiera, y, sobre todo, los pasos para la implementación. De hecho, Eric Ries dice claramente que, una vez que la prueba dice que el producto funciona, lo más conveniente es armar un plan de negocios, porque ya se cuenta con información real más que con predicciones.

Visto así ambas metodologías son complementarias. El tema es que cómo salir a testear, con qué PMV. Es importante analizar cada caso y establecer qué es más conveniente. Eso sí, el esfuerzo y el trabajo no se pueden eludir. Parece que el Lean Startup llegó para facilitar las cosas, dejando como conclusión que evaluar todo lo que pide el plan de negocios no tiene sentido. No es así: el testeo es importante tanto como planificar y pensar estratégicamente los pasos para implementar un negocio próspero.

Compartí

2

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres