Contenido

14 de octubre 2015

HappyBags: "Siempre busco ir por más"

Con un fuerte perfil de emprendedora, Eleonora Cerutti encontró la forma de desarrollar un negocio sin restar tiempo a su familia y creó HappyBags, una línea de fundas de diseño para valijas.
$.-

Jazmín y Guadalupe, de 2 y 5 años, esperan Cuando tenés un emprendimiento, no tenés horarios: sos tu jefa y sos tu empleada.a que sus papás terminen de hacer el check-in en el aeropuerto antes de embarcar. Sus valijas, protegidas por unas fundas estampadas con diseños cancheros, llaman la atención de chicos y grandes en Ezeiza. Y a ellas les encantan porque las hizo su mamá.

Eleonora Cerutti, licenciada en Comercialización, creó HappyBags, una línea de fundas de diseño para valijas, con la idea desarrollar un emprendimiento en el que se complementaran su creatividad e inquietud profesional con el amor por su familia.

"Siempre busco emprender, ir por más", cuenta Eleonora, quien antes de lanzarse con HappyBags había iniciado otros emprendimientos. Cuando nació Guadalupe, su primera hija, hizo un parate y se dedicó, más que nada, "a ser mamá"; cuando nació Jazmín, la segunda, ya no aguantó y se armó un equipo de 12 vendedoras para comercializar unos productos suizos. Pensaba y pensaba cómo podía emprender sin restarle tiempo a su familia, hasta que finalmente nació HappyBags.

En los aeropuertos, muchas personas encintan sus valijas para protegerlas o les cuelgan cintas para diferenciarlas del resto, pero esas soluciones pueden significar un alto costo, en el primer caso, y no facilitar la identificación inmediata, en el segundo. Entonces, fue luego de un viaje que Eleonora reconoció la oportunidad: lanzar fundas de diseño que facilitaran una alta identificación y, a la vez, protegiera a las valijas de la manipulación en los aeropuertos y del desgaste de tenerlas guardadas.

Para eso, investigó los mercados internacionales y le sumó su impronta a productos similares que ya existían. Enseguida se compró una máquina de coser overlock, una máquina especial para géneros que se estiran, y empezó a diseñar las fundas en su clase de costura. "Me la compré y no sabía ni prenderla", recuerda.

Probó diferentes géneros, varios tipos de cierre, consultó distintos talleres de producción y compró los derechos de imágenes para estampar. Así, se lanzó al mercado y hoy, en una etapa inicial y con muy buena recepción, su objetivo es posicionar el producto.

La primera etapa del emprendimiento, cuenta Eleonora, es muy difícil, entre otras cosas, porque es cuando se definen muchas cuestiones sobre el producto, se eligen proveedores y se evalúa mucho es costo de oportunidades. Es un momento de mucha prueba y error en el que se va "aceitando" el negocio. Pero de los errores también pueden surgir grandes oportunidades.

Eleonora casi se muere cuando uno de los primeros talleres con los que trabajaba le cortó mal más de 30 fundas. "Con esas fundas mal cortadas me puse a hacer calzas para mis hijas y todo el mundo empezó a pedirme". Por una mala experiencia, Eleonora descubrió una nueva unidad de negocios para HappyBags: HappyBags Kids, calzas para las nenas en composé con las valijas de las mamás.

Los productos se comercializan a través de internet desde su página web y en diferentes grupos cerrados de Facebook, como "Santa Bárbara de casa en casa" o "Lo Quiero", de barrios cerrados. "En esos grupos tengo enseguida repercusión porque constantemente, en cada colección, incorporo un diseño nuevo", explica. También vende de forma mayorista al interior del país y proyecta comercializar HappyBags en empresas y colegios.

A veces, recibe a sus clientas para mostrarle las fundas protectoras que expone en tres tamaños en el living de su casa como showroom. Sus hijas siempre la ayudan: "Ellas se quieren meter en la producción y, cuando viene alguien, también quieren ayudar".

Pero ser mamá y emprendedora también tiene sus retos. La creadora de HappyBags cuenta que el gran desafío es no perder el eje. "Cuando tenés un emprendimiento, no tenés horarios, sos tu jefa y sos tu empleada; y a la vez tenés que seguir focalizando en donde no querés descuidar", cuenta Eleonora y precisa: "Mi prioridad es mi familia y poder ser, a la vez, emprendedora, pero con un orden, con un corte, con un inicio y un fin, como cualquier trabajo".

Ella encontró la forma de emprender y de ser mamá y esposa: "Lo más lindo de esto es que es muy compartido. Me voy al taller y me llevo a Jazmín, me voy a coser y me la llevo a Guada, y mi marido es quien me acompaña y aporta sus conocimientos comerciales. Es muy compatible con mi familia. Un lindo proyecto familiar".

En 3 preguntas

  • ¿Armaste un plan de negocios? Sí, lo proyecté. Pensé más o menos cuánto iba a invertir, no quería invertir demasiado, y dije hasta acá invierto y la verdad es que estoy súper contenta con los resultados. A corto plazo, mi plan era manejarme por Facebook y todas las redes sociales, estar en ferias en colegios, en donde hay mucha gente y donde hay mucho incentivo. Mi idea es desarrollar esto en merchandising y convenciones, para los empresariales y colegios, ese es el objetivo que tengo para el 2016.
  • En esta etapa inicial, ¿qué dificultades tuviste? Dificultades en cuestiones de producción. Encontrar gente comprometida. Yo pongo todo de mí y cuando tercerizás no hay tanto compromiso, y me pasa en la producción, porque yo la confección la mando a desarrollar.
  • ¿Qué consejo darías a otros emprendedores? Es difícil dar un consejo porque todavía me falta tanto por aprender... Creo que, de todas las veces que emprendí, es la vez que más involucrada estoy y donde más me planteo cosas. No sé si es por la edad, por la etapa de la vida o qué, pero, por ejemplo, muchas veces me plantean tener un socio y a mí me da bastante miedo. Entonces, si tuviera que dar un consejo, sería que sola es muy difícil, que hay que buscarse un socio, pero que tenés que conocerlo muy bien como para poder complementarte.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres