Contenido

14 de octubre 2015

Cómo ser mamá y estar al frente de tu empresa

7 claves para transitar la decisión de formar una familia y desarrollar un negocio propio.
$.-

Sos mujer, madre, esposa, amiga, hija, Es vital para ambos proyectos poder planificar no solo los recursos económicos sino también los emocionales que estarán en juego.hermana y además empresaria. Un conjunto de roles que requieren de muchas destrezas y características personales para llevarlos adelante, pero que tienen satisfacciones personales inigualables. Aquí algunos puntos clave para ayudarte en este camino:

  • Pensá, elegí, decidí y planificá: si bien cada caso será particular, lo ideal es poder tener un espacio para pensar antes de elegir y comprometerse a transitar este camino de formar una familia y una empresa. Es vital para ambos proyectos poder planificar no solo los recursos económicos sino también los emocionales que estarán en juego. Hacerte preguntas como: ¿estoy dispuesta a afrontar altas presiones, resignar mi tiempo, reacomodar mis prioridades en función de un otro, surfear entre constantes cambios de escenarios, responder a demandas constantes de los que me rodearán? ¿Es mi sueño o el de otro? ¿Tengo ganas?
  • Organizá una agenda diaria con orden de prioridades: planificar las 24 horas los 365 días del año suena tedioso, pero es tu salvavidas ante tantas tareas y ocupaciones. Visualizá cada hora y dale lo mejor de vos a tu persona, tu familia y tu negocio.
  • Creá tiempo para vos: el motor de toda esta elección sos vos. Si te enfermás por no respetar tu cuerpo y tu mente, todo será en vano. Buscá espacios o actividades que te relajen: yoga, meditación, sentarte a leer tu libro favorito, caminar al aire libre, hacer un deporte, lo que te guste será revitalizador.
  • Armá redes de contención: tu pareja, familiares, amigos, colegios, niñeras, personal doméstico, comunidades de mamás empresarias, otras mamás, hay mucha gente que puede estar ahí cuando lo necesites para ayudarte. Lo importante de estas relaciones es que dejes bien en claro para qué, cómo, por cuánto tiempo y cuándo estarás incluyéndolos en tu necesidad.
  • Desarrollá tu rol en la empresa por etapas: quizás, al principio, tengas muchas tareas a tu cargo, pero a medida que el proyecto crezca irás conformando tu equipo y adquiriendo las competencias necesarias para liderarlo y delegar, a veces sola, otras con capacitación o contratando profesionales. Esto hará que tu rol vaya rotando hasta lograr el que necesitás. No tenés que ser perfecta, solo desarrollar al máximo tu potencial.
  • Formá un equipo de trabajo sólido, eficaz y eficiente: te regalará tu tesoro más preciado: "tiempo". Ya sean familiares, amigos o empleados ajenos a la familia, en todos los casos trabajan para tu empresa con un rol por cumplir. Para la salud tanto del negocio como la tuya, dejá para "el asado del domingo" lo que no pertenece al negocio, transmití claramente los valores y las directivas de tu empresa, comunícate con ellos, desarrollalos, capacitalos y lograrás un equipo motivado con brillantes resultados.
  • Enfrentá la culpa: repasá cada vez que la sientas la decisión de vida por la que optaste. Siempre hay tiempo de corregir, pero decidir bajo la culpa sin pensar no trae buenos frutos. Ante todo, hay que comprender que la cantidad no hace a la calidad. Dale a tu familia y a tu empresa lo mejor de vos, con compromiso y responsabilidad. Si es necesario, buscá profesionales que te ayuden en ambos proyectos a repensar las estrategias iniciales, los caminos y acciones tomadas y a volver a barajar para seguir con tu deseo.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres