Contenido

16 de noviembre 2015

Penton Tea: "No hay que desanimarse al emprender"

Soledad Morgan y Guillermina Toscano combinaron su entusiasmo por el negocio propio con el amor por el té para dar vida a Penton Tea & Design. Superados los obstáculos iniciales, apuestan por ganar terreno en el mercado local.
$.-

Las diferencia la calidad y la frescura No siempre el emprendimiento resulta como lo planeamos y hay que ser perseverante y buscar un camino alternativo para darle una solución de sus tés, así como la innovación en cuanto a diseño y soluciones de servicio dentro del canal gastronómico. Soledad Morgan y Guillermina Toscano se conocieron en Londres, mientras hacían un posgrado en finanzas. Se hicieron muy amigas y pronto descubrieron que las unía el entusiasmo por emprender.

Ya de regreso en Buenos Aires, mientras analizaban posibles ideas de negocios , se dieron cuenta de que el té era un elemento que nunca faltaba en sus encuentros. Así que decidieron sumergirse en este mundo de sabores y aromas y transformarlo en un proyecto: Penton Tea & Design.

"Penton es una marca con estilo inglés y creatividad argentina. El nombre surgió de Pentonville Road 200, donde vivíamos en Londres. Cuando volvimos a la Argentina no encontrábamos esos tés tan ricos. Comenzamos a preguntar y a nuestros conocidos les pasaba lo mismo. Luego de analizar informes del sector y hacer una pequeña investigación de mercado, vimos que el té y las infusiones representaban un nicho que daba lugar a nuevas propuestas", cuentan las emprendedoras.

A principios de 2014, lanzaron la marca a través de Facebook, Instagram y Twitter y luego hicieron una campaña de prensa en medios especializados para la temporada de invierno de ese año.

Apoyo emprendedor

Tanto Soledad como Guillermina contaban con experiencia en empresas de alimentos y retail y formaban parte del Centro de Entrepreneurship de la Universidad del CEMA , asesorando y dando talleres a emprendedores. Para conocer más del mercado gourmet, ambas se capacitaron como blenders de té y viajan constantemente a ferias y eventos gastronómicos en el exterior.

El principal desafío que les tocó enfrentar en los inicios fue contar con los recursos para hacer frente a la inversión y sostener el proyecto hasta que generara ingresos suficientes para su autosustentarse. "Gracias a que contábamos con ahorros propios y el apoyo de nuestras familias, pudimos sortearlo. Una vez avanzado el proyecto, participamos de un programa para emprendedores organizado por la Dirección General de Economía Social de la Ciudad y obtuvimos un préstamo a tasa 0% que nos ayudó a darle mayor empuje", cuenta Guillermina.

Armar un plan de negocios las ayudó a organizarse y evaluar las posibles contingencias. "Nos fue muy útil como guía para avanzar en el proceso. Sin embargo, la realidad superó a las estimaciones y tuvimos que estar listas para responder a complicaciones de la propia operatoria... ¡poco salió como lo planeamos! Creo que la clave es analizar muy bien las contingencias, que muchas veces quedan rezagadas en último lugar. En un contexto cambiante como el argentino, se vuelven barreras que hacen que sigas o no en el juego", explica Soledad.

Entre las decisiones estratégicas que más les ayudaron a crecer destacan el hecho de importar directamente té para poder tener un mayor control de stocks y de la calidad del producto. Otra decisión clave fue desarrollar una opción de té en hebras gourmet de producción local para las grandes cadenas de supermercados, casas de té, restaurantes, hoteles y bodegas. Al consumidor final llegan a través de la venta online (http://shop.pentontea.com).

La calidad de los proveedores es un factor clave en la propuesta de Penton. "Fue importante encontrar proveedores que apuesten al crecimiento de la empresa. Preferimos tener proveedores que actúen como socios estratégicos. Como criterio principal, tomamos la calidad y la flexibilidad para trabajar con poco volumen. Buscamos trabajar con buena gente que comparta la forma de hacer negocios".

De la amistad al negocio

Soledad y Guillermina eran muy amigas antes de ser socias y están convencidas de que eso las ayuda en el emprendimiento. "No se generan intereses encontrados cuando uno trabaja con buenas personas y buena fe. Somos personas compatibles, que compartimos valores y queremos lo mejor para nosotras y para la empresa".

"A veces nuestros criterios difieren, pero siempre llegamos a puntos de acuerdo. Si bien la disciplina y la dedicación son importantes, disfrutamos de lo que hacemos y tenemos suma flexibilidad en los tiempos. El día de trabajo se puede cortar cuando cada cosa toma su curso. Nunca dejamos temas importantes colgados pero mientras tengamos planificados cursos de acción, no tenemos tiempos estrictos que cumplir", concluyen.

En 3 preguntas:

  • ¿Qué harían distinto si pudieran volver el tiempo atrás? Repetiríamos la experiencia tal como fue. El haber sorteado todas las barreras fue una aprendizaje que puso a prueba nuestro compromiso con el crecimiento de Penton y nos preparó para mayores desafíos.
  • ¿Qué consejo le darías a un emprendedor que recién empieza? Es muy importante ser flexibles. No siempre el emprendimiento resulta como lo planeamos y hay que ser perseverante y buscar un camino alternativo para darle una solución. ¡Nunca se desanimen!
  • ¿Sueños y desafíos para los próximos años? El desafío es continuar creciendo como compañía, no solo en el rubro gastronómico, y seguir haciendo de Penton una empresa que refleje nuestros valores y espíritu emprendedor. Para los próximos años buscamos consolidarnos como una marca reconocida a nivel nacional y buscar expansión internacional, mediante la exportación de nuestros productos y la apertura de filiales en el exterior.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres