Contenido

10 de diciembre 2012

“No hay que esperar a tener todo listo”

Motivado por la necesidad personal de buscar el precio más conveniente entre los supermercados para hacer sus compras domésticas, Leonel Sist creó Tu-alacena.com, una plataforma online que permite comparar precios y elegir así dónde comprar.
$.-
Hace tres años, Leonel Sist convirtió una ne“El gran desafío de Tu-alacena fue hacer ver a los supermercados que la comparación de precios es algo que el usuario hace aunque ellos no lo quieran” cesidad personal en una oportunidad de negocio. Cansado de tener que comparar los precios de los supermercados uno por uno para ver dónde le convenía hacer las compras, decidió, junto a su mujer Cecilia Molas, crear un sitio web que hiciera ese trabajo por ellos. Así, desarrollaron Tu-alacena.com, un portal comparador de precios en supermercados. “Hacíamos muchas compras online y vimos, por experiencia en otros rubros, que había muchísimo por hacer para mejorar la relación con los usuarios”, explica Leonel. Tu-alacena además de comparar los precios en tiempo real, permite armar la propia canasta de consumo y ver la evolución de su costo a lo largo de los meses.

Los inicios fueron cuesta arriba, como todo comienzo: “Toda mi vida trabajé en relación de dependencia con lo cual emprender me generaba muchas dudas y me despertaba todos los miedos que te puedas imaginar. Pero, para ese momento, ya habíamos hablado con otros emprendedores que nos advirtieron lo duro que era. Lo analizamos y finalmente tomamos la decisión teniendo en claro que, por unos meses, teníamos que ajustarnos”. Para sumar esfuerzos y armar un equipo interdisciplinario –Leonel es experto en informática y Cecilia, ingeniera biomédica–, se unieron Matías Paget, licenciado en Marketing, y Carolina Molas, especialista en comunicación. En el camino, decidieron pedir ayuda y recurrieron al programa para emprendedores que tiene la Universidad de San Andrés. De la mano de ellos, se presentaron, en 2010, en Buenos Aires Emprende, programa para emprendedores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Este paso resultó una bisagra para ellos. Haber sido uno de los ganadores entre los miles de proyectos les permitió tener acceso a tutorías y significó una inyección de capital importante para hacer crecer el negocio. “Para los emprendedores el primer desafío es darse a conocer y, en nuestro caso, que las empresas te abran las puertas. El gran desafío de Tu-alacena fue hacer ver a los supermercados que la comparación de precios es algo que el usuario hace aunque ellos no lo quieran”, cuenta Leonel. Hoy, los supermercados pagan para publicar sus ofertas y productos en el sitio y ya tienen más de diez mil usuarios activos.

En el camino, la sed de emprender de Leonel no cesó y fundó e-values, una consultora de tecnología, procesos y estrategias de gestión y relacionamiento con clientes. Así, el portal pasó a ser una unidad de negocios de e-values, enfocada a empresas de consumo masivo y supermercados. “Desde el momento cero nos presentamos como "tu-alacena" la unidad de negocios de una consultora de IT; con el paso del tiempo esto fue tomando fuerza y hoy es casi lo que habíamos soñado desde el principio”. Actualmente, e-values brinda servicios en Chile, Brasil y parte de Centroamérica. Entre ambos proyectos, ya llevan facturados 300 mil pesos este año.

Matrimonio y algo más

Muchos emprendedores comienzan solos. Otros buscan socios. Pero muy pocos emprenden con su pareja. Por esa razón es imposible no preguntarles cómo se organizan: “Cada uno tiene su rol en la empresa y tratamos de separar los tiempos para la vida familiar y la laboral, pero la verdad es que en casa surgen charlas sobre cosas para hacer en Tu-alacena. Cuando trabajas en algo que te gusta esas charlas se tornan muy entretenidas y están lejos de sentirlas como de “trabajo”, cuenta Leonel.

A pesar de estar hace tres años en el mundo emprendedor, Leonel no se anima aún a dar un consejo a otros emprendedores. Sin embargo, cree que la clave es pedir ayuda para validar la idea y avanzar mientras se cierran temas en el camino: “No hay que esperar a tener todo listo para darse a conocer. “Si pudiéramos volver el tiempo atrás creo que no pretendería tener todo cerrado para empezar a hablar con las empresas”, sostiene.

Leonel sabe que les queda mucho por recorrer, por aprender y crecer, pero eso lo motiva aún más. Casi como un lema recita la frase de Walt Disney: “Si lo podés soñar, lo podés hacer”. Si bien confiesa que al comienzo no hay mucha claridad, “a medida que las cosas se van dando te vas convenciendo de que estás por el buen camino. Y eso fue lo que nos pasó a nosotros”, concluye.

*****

Claves de la nota:

  • Buscar ayuda y consejo en otros emprendedores puede resultarte útil para conocer de qué se trata emprender.
  • Pedile a alguien con experiencia que analice tu idea y su viabilidad.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Lorena Cristiani · Hace 47 meses

esta muy bueno el emprendimiento ahora falta que podamos hacer las compras con ticket como en EE UU....