Contenido

Tarjetas personales: 5 errores al elegirlas

Qué tener en cuenta para evitar los errores más comunes al diseñar y encargar tarjetas personales.
$.-
En algún momento fueron clave para presentarseLas tarjetas personales no son imprescindibles como antes, gracias a las redes sociales, pero siguen en uso y deben ser planificadas como cualquier otra pieza de comunicación. y archivar los datos de los contactos laborales.

En la actualidad, las búsquedas de información online, reforzadas por la presencia en redes sociales profesionales como Linkedin, han sustituido gran parte de la función original de las tarjetas personales. Sin embargo, siguen vigentes y son una herramienta más de marketing a la que hay que prestar atención para evitar los errores más comunes.

  • Error #1. Mandar a imprimir de urgencia. Mañana hay una reunión o feria comercial, o la presentación de la empresa y alguien recuerda que faltan tarjetas. Se decide imprimir, sin planificar ni verificar demasiado. ¡Es urgente! Así aparecen tarjetas en la que falta el teléfono, el nombre del nuevo empleado está equivocado o a la dirección web le sobra una letra. Además de errores de contenido, cuando se trabaja contra reloj, se suele descuidar el diseño. Puede aparecer un logotipo viejo o de baja resolución, o colores diferentes a los del resto del material de presentación. Esto transmite una imagen desprolija y desarticulada.
  • Error #2. Saltear a un diseñador. Más allá de la urgencia, la idea de que la tarjeta de presentación es algo simple puede llevar a diseños amateur. El trabajo profesional es necesario para que la pieza transmita seriedad, sea legible y comunique con claridad, tanto la información de contacto como el posicionamiento de la empresa. Las tarjetas deben ser diseñadas en conjunto con el resto de las piezas de comunicación institucional, incluyendo carpetas, folletos, sitio web y otros elementos.
  • Error #3. No tener en cuenta los costos de producción. Las opciones van desde un simple rectángulo de cartulina de 9 por 5 cm, impreso en negro de un solo lado, hasta verdaderas piezas publicitarias con fotos, logos en relieve, fondos de colores, impresión a doble faz, troqueles, plegados y plastificados, entre otros recursos. ¿La diferencia? El costo puede multiplicarse por diez, y no necesariamente su impacto. Encontrá un balance entre creatividad y dinero.
  • Error #4. No considerar los costos de reimpresión. Más allá de los costos iniciales de diseño e impresión, es imprescindible tener en cuenta qué ocurrirá cuando se necesite reimprimir, por lo general una cantidad baja. Con los cambios de personas, cargos, oficina, teléfono, direcciones de mail y otros datos es posible, si no se anticipa esta situación, que muchas tarjetas terminen en la basura. Una manera de sortear este problema podría ser teniendo un diseño de base con el logo o imagen de la empresa, impreso en grandes cantidades, para que luego puedan sobreimprimirse los nombres o datos específicos.  
  • Error #5. Seguir teniendo tarjetas por arrastre de hace años. Considerá los usos actuales que podés dar a las tarjetas personales, que ya no son los mismos que hace una década. Decidí quiénes dentro del equipo es necesario que las posean y a quiénes van a entregarlas, para no imprimir de más. Evaluá incluso si es necesario tener tarjetas para el desarrollo de tu actividad. La información digital está sustituyendo en gran parte los usos tradicionales de presentación y relacionamiento, y ya no son el símbolo de status que un profesional o empresario debía tener sí o sí.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

1 comentarios
Stampa Print · Hace 17 meses

Aun en un mundo digital la tarjeta de visita sigue siendo el medio más difundido y profesional para establecer un primer contacto con clientes o profesionales. Además de ser muy cómoda y funcional, si se realiza apropiadamente, permite fijar en la mente de los demás una imagen positiva de nosotros y de nuestra actividad. Un saludo, Antonia www.stampaprint.net/es/