Contenido

30 de noviembre 2015

Panco: "Hay que diversificar los clientes para no depender solo de uno"

Panco Sassano es letrista, un oficio que combina la estética y la funcionalidad. Los desafíos de trabajar en forma independiente, organizar los proyectos, cuidar las finanzas y nunca dejar de aprender.

$.-

Diseñador gráfico, ilustrador y letrista. El miedo a que me faltara trabajo hizo que aceptara todo lo que se me cruzaba. Eso fue un gran error y sufrí las consecuenciasPanco Sassano es el ejemplo de que se puede transformar una actividad apasionante en una carrera. "¿Quién iba a pensar que se podía vivir de dibujar letras? Si bien la lógica no pronosticaba los mejores panoramas, la vocación y las ganas de crecer ayudan más de lo que uno imagina", sostiene Panco.

Comenzó trabajando en un pequeño estudio de Mar del Plata. Luego de un par de años, decidió aventurarse con algo propio y abrió un estudio con excompañeros de la facultad. "Con el tiempo las cosas se encaminaron, el estudio creció y, con él, la talla de los clientes. Siempre busqué seguir perfeccionándome. De esos estudios e investigaciones surgió mi romance con la tipografía y la caligrafía. Así empezó un proyecto paralelo, PANCO. El tiempo hizo que, de a poco, madure esa faceta. Los trabajos terminados comenzaron a viralizarse y me llegaron propuestas para hacer nuevos proyectos. El oficio mismo me mostró que podía trabajar de dibujar letras, en forma independiente. Aunque me dio miedo al principio, me fui ordenando y de ese orden empezó el crecimiento".

Como muchos profesionales independientes Panco trabaja desde varios lugares. Desde Buenos Aires, donde reside actualmente; en algunas oportunidades desde su ciudad de origen, Mar del Plata y, a veces, junto a sus clientes. Siente que la idea de moverse y no atarse a un lugar le permite mantenerse activo.

En cuanto a la organización de sus tiempos , Panco considera que es muy fina la línea que divide el trabajo y el placer. "El ser autónomo da una flexibilidad que quizás otros trabajos no tienen. Pero también uno aprende que mucho ocio luego implica horas extras".

La organización de las finanzas también puede ser un desafío: "Lo primero que hice fue taparme de trabajo. El miedo a que me faltara trabajo hizo que aceptara todo lo que se me cruzaba. Eso fue un gran error y sufrí las consecuencias: no tenía vida. Después aprendí a ponerle un precio a mi hora de trabajo, y esto me ayudó no solo a presupuestar mejor, sino también a entender que una hora perdida es plata que no entra. De esta manera, pude optimizar mis actividades, además de organizar mejor la lista de tareas y el flujo de trabajo".

Para planificar sus proyectos ahora clasifica los clientes y los proyectos en cuanto a tiempos y rentabilidades. Hay proyectos largos y proyectos cortos, así como trabajos más rentables que otros. "Siempre tienen que estar los peces chicos, que quizás no sean los más interesantes, pero son los que pagan las cuentas. Esto te permite poder hacer la diferencia con los peces grandes que, si bien son más escasos, también están. Siempre es bueno diversificar los clientes para no depender solo de uno. Esto hace que, frente a la ausencia, haya alternativas".

Hoy tiene distintos perfiles de clientes. Están los particulares que lo contactan directamente para una gran diversidad de proyectos. También están las agencias y estudios, con propuestas para primeras marcas. El alcance de esos trabajos es muy grande aunque también son los que menos libertades ofrecen. "Es bueno trabajar en ambos tipos de proyectos, lograr un buen equilibrio y nutrirse de ambos. Creo que mi diferencial es tener la capacidad visualizar el proyecto y ajustarme a las necesidades de cada cliente, como una horma para cada zapato".

En cuanto a la manera de darse a conocer, Panco afirma que las redes sociales ayudan mucho para su presencia como marca. Además, en el caso de trabajos manuales como el de Panco, las redes reflejan etapas muy ricas en cuanto a bocetos, ajustes y procesos que en el trabajo final no se ven y que son muy interesantes y atractivas. Los portales de diseño también resultan buenos para posicionarse y mostrar la calidad del trabajo realizado, y así atraer nuevos clientes. Pero Panco cree firmemente que el boca en boca también funciona. "La mejor estrategia es la satisfacción del cliente y el trabajo realmente funcional. Un trabajo bien hecho y un cliente contento es la mejor publicidad que uno puede tener", concluye.

En 3 preguntas:

  • ¿Qué es lo mejor de trabajar independiente? ¿Y lo peor? La libertad de poder seleccionar los proyectos en los cuales involucrarse y poder elegir aquellos que mayor satisfacción o mayor aprendizaje dejarán. Lo peor es trabajar solo. A veces es bueno tener la mirada fresca de un colega, un compañero. El trabajo en equipo puede llevar los proyectos a otra escala. De allí que, cada vez que tengo oportunidad, busco asociarme temporalmente con colegas para afrontar algún proyecto concreto.
  • ¿Cuáles crees que fueron las decisiones estratégicas que más te ayudaron a crecer? Moverme y siempre querer seguir mejorando, como también ser fiel a mis sueños. Un claro ejemplo fue dejar mi estudio en Mar del Plata y venir a Buenos Aires. Los riesgos y los sacrificios fueron muchos, pero lo vivido y aprendido en este tiempo hacen que continuar aprendiendo sea la mejor inversión.
  • ¿Qué consejo le darías a un emprendedor que recién empieza en el área? Paciencia y perseverancia. Como todo oficio se aprende haciendo y es la práctica la que forma al maestro. Esto lo aplico para mí también. Aún me falta mucha práctica y experiencia para asimilar las cosas que sigo aprendiendo.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres