Contenido

03 de febrero 2016

Administrar en 4 pasos

¿Pensando en ponerte al frente de un nuevo negocio y sin experiencia en administración de empresas? Revisá los 4 pasos básicos para gestionar.

$.-

Si estás pensando en emprender o estás Planificar, organizar, dirigir y controlar son los 4 pasos fundamentales para asegurar el funcionamiento de un emprendimiento. dando los primeros pasos al frente de un negocio, es fundamental que tengas en claro qué debés hacer para que tu negocio funcione. En la base de las técnicas y herramientas para gestionar empresas hay 4 funciones que no podés dejar de conocer y practicar en profundidad.

Las 4 funciones administrativas básicas o pasos que debés dar para gestionar un negocio son:

Paso 1 - Planificar: anticipar el futuro para marcar el rumbo.

Se trata de hacer una lectura del contexto, es decir, de aquello que ocurre por fuera de tu negocio, así como de tus recursos y posibilidades, de forma de poder encontrar un camino propio. Este proceso de toma de decisiones anticipadas implica definir objetivos y metas (¿Qué se quiere lograr?), fijar estrategias (¿Cómo se puede hacer para alcanzarlos?), y trazar planes para integrar y coordinar las actividades (¿De qué forma se debe trabajar para alcanzarlos?).

Paso 2 - Organizar: prever y asegurar los recursos necesarios.

Con un rumbo claro, resulta necesario crear las condiciones para que se pueda trabajar en la dirección elegida. Hace falta determinar qué tareas hay que hacer, quién las debe llevar adelante, con qué presupuestos se cuenta, cómo se reparten las responsabilidades y quiénes tomarán las decisiones.

Paso 3 - Dirigir: llevar al equipo por el camino trazado

¡Manos a la obra! Es el momento de ejecutar las tareas planificadas de acuerdo con la organización prevista. En la mayoría de los negocios, este paso implica la coordinación de un equipo de personas, por lo que resulta esencial prestar atención a aspectos relacionados con la motivación, para alcanzar los mejores resultados.

Paso 4 - Controlar: evaluar resultados y corregir el rumbo si es necesario.

Los pasos anteriores deberían llevar a que los objetivos del negocio se cumplan. Éste es el momento de verificar si esto ocurrió, comparando el desempeño real con lo planificado. Si se encuentran diferencias, es necesario analizarlas y decidir si hace falta realizar ajustes o correcciones. Si los objetivos se han cumplido, es el momento de reiniciar el proceso, planificando nuevos objetivos a alcanzar.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres