Contenido

17 de diciembre 2012

Mujeres al frente: tres casos de éxito

Buenos Negocios te acerca la historia de tres emprendedoras que compartieron su testimonio en la conferencia anual del International Women´s Forum, una organización internacional que fomenta el liderazgo de las mujeres.
$.-
Inés Caruso es la tercera generación de su familia“Como emprendedor no bajas los brazos nunca; no te das por vencido”, dice Sally Buberman de Wormhole It en presidir Rossi & Caruso, la empresa que creó su abuelo en 1868 y que ella se encargó de modernizar. .Inés Bertón acaba de cumplir 40 años y se encuentra en pleno crecimiento de Tealosophy, emprendimiento personal que la llevó a preparar tés para los reyes de España y la cantante Shakira, entre muchos otros clientes destacados. Sally Buberman es una joven apasionada que descubrió una oportunidad y la transformó en una empresa exitosa, Wormhole It. Te contamos tres historias diferentes de mujeres que se animaron a crear su propio camino.

Inés Caruso de Rossi&Caruso


Inés Caruso habla con voz suave y segura, tamizada por su trayectoria y experiencia. Dice no sentirse una “emprendedora” dado que el fundador fue su abuelo. Sin embargo, Rossi & Caruso tuvo muchas refundaciones a lo largo de los años y ella fue responsable de timonear varias de ellas. A los 21 años se incorporó a la empresa: “Empecé marcando mercadería. Pasé por todas las áreas de la compañía. Ahí me fui enamorando de lo que hacía, del trabajo artesanal. Si no se pone el amor y la pasión en lo que uno hace no se puede seguir tantos años en la empresa”, cuenta. Y sabe de lo que habla. Desde muy joven su padre le delegó responsabilidades y tuvo que enfrentar todos los vaivenes económicos del país de los últimos 30 años. La clave, asegura, es mantener la cabeza abierta, estar a la vanguardia y trabajar en equipo: “El conocimiento, cuando se comparte, crece”. Entre las últimas reinvenciones de la marca se encuentra una nueva unidad de negocio de calzado y los regalos empresariales.

Inés Bertón de Tealosophy


La historia de Inés Bertón sorprende. Cuando era adolescente sufría de terribles dolores de cabeza. Después de muchos estudios médicos, descubrieron que tenía “olfato absoluto”, una condición poco usual que ella decidió capitalizar. Así, decidió estudiar perfumería en París, pero la física y la química no eran lo suyo y decidió partir hacia Nueva York a trabajar en el mundo del arte. Una serie de hechos fortuitos la llevaron a trabajar en una casa de té: “Ganaba 4, 50 dólares la hora. Comía arroz todos los días pero tuve coraje para seguir adelante. Sentía que era lo que tenía que hacer”. Allí aprendió el té como un lenguaje y tuvo la posibilidad de realizar sus primeros viajes a Oriente para profundizar el conocimiento. En plena crisis 2001 de la Argentina, decidió regresar y abrió su primer local en la Galería Alvear. “Sigue tu olfato”, decía el cartel que conducía a Tealosophy. A partir de allí el crecimiento y el reconocimiento no tardaron en llegar.

Hoy prepara “blends” (combinaciones de tés) exclusivos para hoteles y restaurantes de todo el mundo, además de personalidades destacadas como el Dalai Lama, entre muchos otros. Para Inés, el secreto es rodearse siempre de gente que sepa más que uno: “El equipo hace a las compañías”.

Wormhole por Sally Buberman


Si Inés Bertón es serenidad y mística, Sally Buberman es una joven enérgica que habla prácticamente a la velocidad de la luz. Hoy dirige, junto con sus socios, Wormhole IT, una empresa que presta servicio de telecomunicaciones y educación a distancia vía online. Todo comenzó cuando, trabajando en una empresa de energía, tuvo que buscar un segundo trabajo para poder ayudar a su familia. En ese momento, surgió la oportunidad de dar clases vía web a chicos de diferentes partes del mundo: “Era un chat muy básico. No sabía quién estaba del otro lado, pero cuando empecé a recibir agradecimientos de los padres me di cuenta de que había un nicho”. Ahí comenzó “el juego”, como ella describe. “Todo empezó como un hobby hasta que surgió la posibilidad de presentarnos a un concurso de planes de negocio. Yo no sabía ni qué era ni cómo hacerlo”. Por eso, se fue rodeando de gente dispuesta a ayudarla y convertir este pasatiempo en una empresa exitosa. Con el tiempo, se presentaron en varios concursos locales e internacionales con el fin de escuchar voces externas que validaran la idea. “La única forma de saber si se está en el camino correcto es escuchar al otro”, afirma. “En Wormhole el que define el producto es el cliente. Le preguntamos qué le sirve y qué no y a partir de allí construimos”. Sally y su equipo no estuvieron ni estarán exentos de obstáculos: desde el primer día se autofinanciaron; establecieron un sueldo y lo demás siempre se utilizó para crecer. Cuando habían conseguido inversores extranjeros, la crisis internacional 2008-2009 les aguó los planes. Pero de la adversidad siempre hicieron un desafío: “Como emprendedor no bajas los brazos nunca; no te das por vencido”. Así, acudieron a amigos y conocidos y superaron la barrera. Para Sally la clave para lograr el crecimiento es enfocarse: “No hay que querer hacer mil cosas a la vez. Hay que estar enfocado para minimizar el margen de error. Ponerse una meta y avanzar”.

*****

Claves de la nota:

  • La intuición, la capacidad de hacer muchas tareas a la vez y de trabajar en equipo, entre muchos otros, son valores que hoy el mercado demanda y las mujeres tenemos mucho para dar en esta materia.
  • Hay muchas instituciones que fomentan el liderazgo femenino y apoyan sus empresas. Formar parte de ellas puede ayudarte a desarrollar tu camino.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres

2 comentarios
graciela Duca · Hace 45 meses

Hay una emprendedora en Bs.As Bimba Vintage denle una miradita, pronto desde su tiendita mágica que es lo más a la tienda del Faena. Seguí su proceso.

Graciela, muchas gracias por tu comentario. Vamos a revisar el caso que nos recomendaste! Saludos.