Contenido

01 de marzo 2016

4 filtros para validar una idea de negocio

Si bien no existen fórmulas que aseguren el éxito de un emprendimiento, analizar un proyecto a través de la siguiente matriz puede reducir el margen de error.
$.-

Una de las habilidades más destacadas Pasar las ideas por este filtro no es una garantía absoluta de éxito, pero sirve para conocer los puntos que condicionarán el destino del proyecto de un emprendedor es la capacidad para tomar riesgos en pos de una idea y saber que existe la posibilidad de fracasar. El hecho de poder defenderla, sin saber si podrán o no alcanzarse los objetivos propuestos, es una de las tareas más difíciles.

Sin embargo, no todas las ideas triunfan ni se convierten en negocios exitosos. Definir qué necesidad satisface esa idea ya le da una oportunidad de supervivencia.

Pero ese es tan solo el primer paso. Para conocer la posibilidades concretas de una idea, puede resultar útil tamizarla por la matriz de análisis desarrollada por Emprear. Esta se enfoca en cuatro aspectos: el mercado, el negocio, las operaciones y la estrategia. Pasar las ideas por este filtro no es una garantía absoluta de éxito, pero sirve para conocer los puntos que condicionarán el destino del proyecto.

  • Mercado: luego del análisis correspondiente sobre competidores, clientes, perspectiva, alcance, etc., una pregunta clave por responder es: ¿existe una ventana de oportunidad para la idea y que en lo posible permanezca abierta a mediano plazo? Es vital diferenciar entre aquellas "ventanas" que pueden durar cuatro años (el tiempo ideal para el desarrollo de un emprendimiento) de aquellas que ya están en su término medio o que están próximas a cerrarse por la incursión de algún competidor.
  • Negocio: es habitual que los emprendedores, especialmente aquellos del rubro tecnológico, tiendan a concentrar energía en los desarrollos, al punto que, por momentos descuidan que lo más importante es el modelo de ingresos. Es casi imposible validar una idea si no está bien claro cómo, por cuánto, dónde y a quién se le va a vender el producto o servicio. Mientras más claro sea ese recorrido, y especialmente si se le puede aportar alguna estimación, más atractivo será el proyecto para eventuales socios, colaboradores, clientes o inversores de riesgo.
  • Operaciones: una instancia clave es contar con un equipo de management cuyos integrantes tengan experiencia, capacidades y talentos complementarios, que conozcan perfectamente el negocio donde se está incursionando y que cubran las funciones operativas más requeridas: administrativas, financieras, procesos productivos, legales y regulatorios, comerciales y de marketing, de desarrollo tecnológico. Todo dentro de una cultura de trabajo que tienda al desarrollo personal y profesional de sus miembros. En definitiva, que sea un equipo inteligente. Es muy difícil lograr todo el "pack" y es habitual que una buena idea no esté en el mejor equipo.
  • Estrategia: consiste en demostrar que el proyecto tiene un concepto innovador en relación con actuales o potenciales competidores, que se cuenta con el know-how y que no se tercerizan los aspectos críticos de ese know-how para implementarlo.

Estos eslabones, que forman parte del proceso de validación de ideas, son aún tema de debate en los diversos ecosistemas emprendedores. Qué aspectos de la idea analizar, cómo entender su origen y, en caso de iniciar el proyecto, cuánto tiempo de tolerancia se estima hasta ver resultados son preguntas omnipresentes entre los emprendedores, especialmente porque las respuestas no son para nada estandarizadas y cada caso es único.

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres