Contenido

04 de marzo 2016

Flujo de dinero: ¿económico o financiero?

¿Cuál es la diferencia entre un hecho económico y un hecho financiero? ¿A cuál debés prestar atención para que tu negocio funcione?
$.-

¿Vender o cobrar? ¿Pagar o comprar? Separar hechos económicos y financieros permite entender la doble realidad del negocio En el negocio ocurren en paralelo hechos económicos y hechos financieros que, por un lado, tienen importantes diferencias técnicas que requieren tratamientos contable diversos y, por otro, impactan en el día a día del bolsillo.

En principio, y simplificando, si absolutamente todas las operaciones en la rutina diaria de una empresa se realizaran al contado efectivo, tanto las ganancias, como los gastos coincidirían perfectamente con las entradas o salidas de dinero de la caja. Pero en la vida real esta situación rara vez es completamente cierta; existen operaciones que se extienden en el tiempo, compras y ventas a crédito, pagos parciales, anticipos, liberación de documentos que crean obligaciones o derechos y otro sinfín de supuestos que separan a la entrada o salida de dinero del hecho económico que los ocasiona.

Así, en toda empresa coexisten dos formas de ver la realidad y analizar el flujo de dinero:

  • Visión económica. Tiene en cuenta cuándo se determina el hecho capaz de generar ganancias y costos en el negocio (compras, ventas, salarios de empleados, entre otros) sin importar en qué momento se realiza el movimiento de dinero. Desde esta perspectiva, por ejemplo, una empresa considera clave la concreción de sus ventas, aun cuando estas sean a plazo o puedan generarse más tarde problemas en las cobranzas.
  • Visión financiera. Considera cuándo ocurre efectivamente un pago, una cobranza o cualquier otro movimiento real de dinero. Desde esta perspectiva, que suele ser la que se utiliza para preparar un flujo de fondos, los momentos clave son el ingreso y egreso de dinero, independientemente de la razón por la que se generan.

Estas dos visiones dan lugar a distintas herramientas y funciones internas en la empresa, así como a dos criterios básicos de la contabilidad: devengado y percibido.

En el día a día es imprescindible que puedas analizar tu negocio desde ambas perspectivas: generar hechos económicos que aseguren resultados positivos, a la vez que garantizar la disponibilidad de recursos y la vital circulación de dinero.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres