Contenido

18 de marzo 2016

10 claves para tener un comercio seguro

Tu negocio debe ser un lugar seguro para tus clientes, empleados y para vos. Tené en cuenta estos puntos a la hora de montar tu local u oficina.
$.-

Hay un refrán que dice "más Evitá imprevistos convirtiendo a tu comercio en un lugar seguro. vale prevenir que curar". Y, en materia de seguridad, hay muchas situaciones desagradables que podés evitar dedicándote un tiempo a pensar en cómo prevenirlas. Si tenés un local a la calle, un showroom, o una oficina estas claves te guiarán para hacer de ese espacio un lugar más seguro:

  1. Dejá los teléfonos de emergencia a la vista. Los números de emergencia deben estar visibles para que todos tus empleados los tengan presente.
  2. Entrená a tu personal para actuar ante una emergencia. Tus empleados deben saber qué hacer si un cliente se descompone, si ve movimientos sospechosos o si ocurre un accidente en el comercio.
  3. Instalá una alarma. Si querés tener un negocio seguro, contar con un buen equipo de alarma te puede ayudar. Con sensores, cámaras y otras medidas similares, tu negocio se vuelve menos vulnerable a un robo.
  4. Instalá luces para la noche. Cuanto más iluminado sea tu comercio, habrá menos posibilidades que ingresen delincuentes sin llamar la atención. Considerá luces automáticas por la noche así cuando cae el sol se encienden solas.
  5. Contá con un botiquín médico a la vista. Es importante que tengas un botiquín médico, pero también debe estar a la vista y, si tenés empleados, todos deben saber dónde encontrarlo y qué contiene. Uno de los errores más comunes es que sólo el responsable del local sabe dónde está.
  6. Verificá que los matafuegos no estén vencidos. Tener matafuegos es un requisito para la habilitación de un local, pero es importante que sepas que tienen vida útil. No olvides revisarlos cada tanto tiempo.
  7. Instalá una caja de seguridad, pero vaciala frecuentemente. Tener una caja de seguridad te permite que no haya mucho dinero disponible en la caja registradora, que es de fácil alcance para todos los que ingresan. Pero recordá no dejar ahí dinero por mucho tiempo, cambiar la combinación periódicamente y no compartirla con muchas personas.
  8. No vayas al banco siempre en el mismo día y horario. Más allá de la actividad que realices, seguramente tengas que ir a hacer trámites al banco. Evitá tener una rutina periódica para depositar dinero, transferir o realizar cualquier otra gestión similar.
  9. Contá con un seguro. Tu negocio necesita estar asegurado así, en caso de un incidente, podés contar con un respaldo económico. Hay coberturas de incendio, de robo, responsabilidad civil, pero también podés proteger los valores en caja fuerte, cristales y contar con servicios de asistencia en casos de emergencia.
  10. Cuidá tu información. Si tenés una computadora con la información contable de tu comercio, datos de clientes o información de stock y materiales, debés tener protegido el sistema con una contraseña. A su vez, realizá una copia frecuente de esos archivos o importá la información a alguna nube, así en caso de robo o desperfecto de la computadora no perderás el historial.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres