Contenido

21 de marzo 2016

QA: "La competencia puede ser tu mejor socio"

Con trabajo y con un horizonte claro, aunque haya que cambiar el rumbo planeado para conseguirlo, Fermín Laborde convirtió a QA en más que una marca de alpargatas: creó un estilo de vida.
$.-

"Me metí en Internet y pensé: si Es sano tener un horizonte más o menos claro pero, para llegar, uno traza un camino y cuando lo está caminando se da cuenta de que tiene que doblar cincuenta veces. yo no puedo encontrar alpargatas en Capital evidentemente hay mucha más gente en mi misma situación". Fermín Laborde llevaba dos años en la ciudad y se volvía loco buscando alpargatas. Quería la comodidad y el confort del campo. "Conseguí un proveedor que vendía un mínimo de 30 pares y le pedí los 300 pesos que necesitaba a un amigo para empezar a emprender".

Así nació el proyecto QA, una de las marcas de alpargatas de mayor tendencia en Buenos Aires que, actualmente, extendió su mercado y exporta a España, Francia, Suiza, Dubai, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

"Un día me llamó una amiga y me dijo que un chico compraba las mismas alpargatas que yo y que también las vendía". Fermín está convencido de que, a veces, te ponen delante a alguien que hace lo mismo que vos y automáticamente pensás que es tu competencia cuando, en realidad, es tu mejor socio: "Le pregunté a quién y por cuánto compraba las alpargatas. Más tarde lo volví a llamar y le dije a quién y por cuánto las compraba yo". Así fue como consiguió su primer socio. "Nos dimos cuenta de que le comprábamos al mismo distribuidor y que saldríamos ganando si empezamos a comprar a medias".

Un día recibió una llamada de un fabricante que necesitaba comprar un stock extra de 10.000 pares. "Quien me contactó pensó que yo era fabricante. Nunca le dije que no y así fue como concreté una reunión". Allí, Fermín logró dar "vuelta la tortilla" y consiguió que esta persona le hiciera muestras con el logo de QA en el talón de sus alpargatas y, además, le ofreciera una propuesta de fabricación.

La primera fábrica de QA nació en 2012. La gente que le producía hacía algún tiempo no quiso apostar por la innovación y llegó el momento en que la relación dejó de funcionar: "Llamé a quien había sido mi mejor socio, que vivía en Entre Ríos en ese momento y tenía una pequeña fábrica propia y le pedí que me hiciera una muestra de sus alpargatas". Compraron una máquina de bordar, alquilaron un local y armaron la fábrica a medias. Producía 100% para QA así que, después de dos años, decidió venderle su parte a su socio y montar su propia fábrica en San Miguel.

QA cuenta actualmente con una producción de unos 4.000 pares por mes. "Fue en ese momento, cuando abrimos la fábrica, que empezamos a desarrollarnos totalmente como marca". La marca empezó a dar identidad: "Veíamos que la gente no encontraba sólo un estilo de ropa sino también un estilo de vida. Decidimos ponernos junto a la gente que ama lo que hace".

Fermín tiene el desafío personal de demostrarle a la gente que para dirigir una empresa "no hace falta usar traje y corbata". Tampoco ser mala onda ni prepotente, dice, solo tener en cuenta que todos somos diferentes. "Mi sueño es que QA siga creciendo para poder contratar a un gran número de personas y para seguir aprendiendo de todas ellas. No hay plata que pague eso".

En 3 preguntas:

  • ¿Cómo establecés tu público objetivo? El público objetivo de QA empezó siendo un público estrecho: alguien como yo que venía del campo y no encontraba alpargatas. Terminó siendo todo aquel que ama lo que hace. No importa que seas pintor, futbolista o que trabajes en un banco. Podés amar lo que hacés independientemente de lo que sea. Si vos te basás en un slogan tan amplio, tu público pasa a ser todo el mundo.
  • La historia de QA se caracteriza por dejar fluir el proyecto. ¿Es sinónimo de falta de planificación? Una cosa es la planificación y otra cosa es la preocupación porque las cosas tengan que pasar como uno las planificó. Tiene que haber un equilibrio. Es sano tener un horizonte más o menos claro pero, normalmente, para llegar uno traza un camino y cuando lo está caminando se da cuenta de que tiene que doblar cincuenta veces. Un viento que puede soplar a favor o en contra. Podés estar todo el día quejándote o podés empezar a pensar cómo vas a hacer para seguir adelante. Es una cuestión de actitud. Y QA decide seguir aunque tenga el viento en contra.
  • ¿Cómo se acerca QA a la Responsabilidad Social? Hace dos años ayudamos a una fundación argentina que se llama A Mozambique y que va todos los años allá. Concretamente, a Mazembe, a una comunidad donde se hacen aulas para niños que no tienen acceso a la escuela. Apadrinamos un aula por año. Creo que en A Mozambique y QA trabajamos bajo un mismo concepto.

Temas

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres