Contenido

05 de abril 2016

Inutilísimas: "Mi debilidad es mi punto fuerte"

Desde su blog gastronómico, Tefi Russo encontró una voz para acercarse a los amantes de la cocina casera. El camino recorrido y cómo transformar un hobby en una profesión.
$.-
"Ni bloguera ni chef. Diría cocinera Mi mejor marketing es ser auténtica. Eso es clave en las redes sociales, que son el único medio de comunicación que utilizo y la razón de ser de Inutilísimas. , amiga virtual y caradura", se define Tefi Russo, la cara detrás de Inutilísimas, un blog de cocina que desde su lanzamiento en 2012 cautiva adeptos día a día. Tiene más de 222 mil seguidores en Facebook y 128 mil en Instagram. Y los números siguen creciendo.

Se casó muy joven y vivió en España, Suiza y Rusia. De regreso en Buenos Aires, separada y con una hija, tuvo que redefinirse y encontró su vocación en la cocina. Desde entonces, a través de su blog, comparte secretos de cocina sin olvidar el humor ni la estética, ingredientes que gustan muchísimo a su creciente audiencia. Defensora a ultranza de lo casero, Tefi encontró un balance interesante en la propuesta de su blog. Para la gente, es algo tan sencillo como compartir platos que te convenzan a cocinar. Para las marcas, desarrollo de contenido, recetas, fotos y videos con un sello característico.

Los comienzos
Antes de Inutilísimas, Tefi no tenía experiencia laboral en el mundo gastronómico. Pero destaca que cocina desde muy chiquita y que creció en una casa en la que saber cocinar era muy importante. "Todavía no sé por qué no elegí estudiar la carrera de chef. Hoy entiendo como son las vueltas de la vida: tenía que ser así. No me arrepiento y, de hecho, mi ignorancia en muchos temas de la gastronomía me hacen ser quien soy".

"Quería entrar en el mundo de la gastronomía de alguna manera. Pero con cuidado porque siento que lo que uno ama a veces se contamina un poco cuando se vuelve una profesión. No sabía bien por dónde ir. Todos me terminaban convenciendo de que no me esclavizara con un restaurant. Todavía no me sentía capacitada para hacer un libro de recetas. Clases... aún tenía que tomar yo para poder enseñar. Me quedaban pocas opciones...", cuenta Tefi sobre el momento en el que comenzó con el blog. Ya hacía tiempo que venía archivando recetas pero lo hacía a la antigua, escribiéndolas en cuadernos. El formato del blog le dio la libertad de entrar en la gastronomía desde su casa y ver qué pasaba con su audiencia.

Al principio se sentía "una completa caradura" por estar enseñando a cocinar cuando ella no lo sabía del todo. Comenzó a preguntarse qué podía dar a la gente. De a poco todo se fue encaminando y entendió que su debilidad era su punto fuerte porque la diferenciaba de los grandes chefs y la acercaba a la gente. "Terminé siendo una persona común y corriente que cocina. Alguien que te alienta a que cocines como puedas. Una cocinera caradura que no conoce a la perfección todos los términos gastronómicos. Puedo asegurar que en tres años acerqué a muchas personas a un lugar de la casa que tenían en el olvido y eso me hace feliz".

Con Inutilísimas, Tefi logró consolidar un espacio de interés para el público y para las marcas. Esto le abrió oportunidades con las que jamás había soñado. De hecho, ya filmó con ESPN Women y El Gourmet y está trabajando en su primer libro.

Cómo monetizar un blog
A lo largo de estos tres años de Inutilísimas, hubo un momento en el que empezó a ver los frutos económicos de tanto trabajo. "Los contenidos que circulan por la web no son la manera de obtener ingresos. Pero generan interés y acercan a la gente. A partir de ahí, empiezan a prestar atención las marcas y después llegan las propuestas laborales y la forma de monetizarlo", explica.

Confiesa que no es muy consciente de cómo fue profesionalizando su hobby y explica que fue muy rápido y, a la vez, un proceso que se dio paso a paso: "De manera paulatina llegaron los primeros canjes. Del canje, pasamos al interés de una marca chica. De una marca chica, a una grande. Y luego llegaron más marcas importantes y también proyectos e ideas que se fueron llevando a cabo de a poco. Pude aprender y disfrutar muchísimo en el proceso".

En esa transición reconoce que le cuestan mucho dos cosas: poder con las crecientes responsabilidades y materializar todo su esfuerzo sin contaminarlo. "A veces me siento realmente colapsada. No es fácil encontrar el equilibrio de lograr conservar Inutilísimas lo más casero, cercano y auténtico posible. Por cuidarlo tanto, hay etapas en las que incluso pierdo más que lo que gano. Pero pienso en mi proyecto a largo plazo. No lo quiero explotar comercialmente a tal punto que canse o que se vuelva poco creíble, sin esencia. Prefiero ir de a poco con cosas que me gustan y con marcas con las que me siento identificada".

Las redes sociales cambiaron las reglas del juego y se han consolidado como un espacio interesante de publicidad. De hecho, muchas marcas la contactan para hacer publicidades de productos. "Tengo que confesar que no es lo que más me divierte, pero también hay que vivir y pagar cuentas. Igualmente, no agarro cualquier cosa. Mi familia a veces no puede creer lo selectiva que soy. Pero confío mucho en mi instinto y en seguir cuidando lo que logré y no venderme a cualquiera. Soy muy cabeza dura y muy orgullosa como para dejarme endulzar el oído tan fácilmente".

Y aclara que también podría incluir publicidad en su blog y en las redes, pero que decidió mantenerlos lo más limpios posible de marcas. "A la gente no le gusta cuando terminás teniendo un banner en la frente. Por más tentador que sea, es la manera de perder lo que lograste. Es muy fácil conseguir seguidores, pero también es muy fácil perderlos. Trato de buscar la justa medida para poder trabajar y a la vez poder cuidar a los que me siguen", cuenta Tefi sobre el delicado equilibrio necesario para ser exitoso en las redes sociales.

En 3 preguntas:
  • ¿Cuáles crees que fueron las decisiones que más te ayudaron a crecer? Defender mi proyecto; escuchar y aprender del que sabe; y pedir consejos, por supuesto. Pero también entender que las marcas no crearon tu proyecto, no lo soñaron y no lo van a cuidar como vos. Es un negocio más y esa es la diferencia más grande. Algunos vinieron con ambiciosas estrategias de cómo hacer que Inutilísimas sea una máquina de facturar pero ese no es mi camino. Quiero conservar la esencia. Esa es la diferencia entre pensar en algo instantáneo o a largo plazo. Nunca me voy a olvidar de un experto en redes sociales que me propuso una estrategia paga para Facebook. Con todas sus estadísticas me aseguraba que a los 15 mil seguidores me estancaba. Decía que estaba estudiado. Rechacé lo que me ofrecía y le dije que prefería hacerlo a mi manera, de a poco y sin pagar. Hoy tengo 222 mil seguidores solo en Facebook y estoy feliz de haber confiado en mi instinto.
  • ¿Qué te diferencia de otros blogs de cocina?No me gusta mirar mucho para los costados. Prefiero sentirme segura y satisfecha con lo que hago yo. Sé que es auténtico. Sé la dedicación que le pongo y sobre todo sé que no robo material. Por supuesto que me inspiro en millones de cosas pero hoy en las redes hay reglas para todos los gustos. Y, como parte de ese mundo, manejo las propias. Estoy contenta y tranquila de saber que cada receta que recomiendo, aunque no sea completamente mía, pasa por mi cocina siempre. Y siempre agradezco cuando alguien la compartió conmigo.
  • ¿Sueños y desafíos para los próximos años? ¡Quiero hacer tanto! Tengo muchas ideas a la vez la obsesión por ir de a poco. La vida me enseñó que no hay que planear tanto porque siempre te vas a sorprender para bien o para mal y las cosas que imaginábamos van a cambiar su rumbo. Hoy elijo sorprenderme y, por supuesto, sueño cada noche con el día en que tenga en mis manos y pueda, al fin, tocar mi primer libro de recetas.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres