Contenido

03 de junio 2016

5 claves para despertar tu ser creativo

Nano Kigel

Master en Economía Aplicada por la Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires, Argentina (pendiente de tesis). Master Class Digital Acceleration en Hyper Island, Buenos Aires, Argentina. Programa Ejecutivo en Tecnologías Emergentes en la Singularity University, San Francisco, EEUU. Consultor certificado en la metodología CPS del Proceso Creativo por la Creative Education Foundation, Madrid, España. Especialización en Creatividad para la Innovación de la Empresa y Dinamización de Equipos Creativos por la Fundación Neuronilla de Madrid, España. Think Different: Innovar para competir en el IAE Business School, Buenos Aires, Argentina, Programa Jóvenes de Alto Potencial en el IAE Business School, Buenos Aires, Argentina. Licenciatura en Economía Empresarial en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires, Argentina. En 2011 cofundó la consultora Creative Brains at Work (CB@W) junto a Estanislao Bachrach, donde se ha desempeñado como director de innovación y creatividad, desarrollando diversos productos y servicios de consultoría para empresas privadas, organizaciones gubernamentales y del tercer sector. Desde 2012 forma parte del cuerpo docente de la Cátedra de Innovación y Creatividad de la Universidad Torcuato Di Tella tanto para grado, posgrado y programas ejecutivos. En este mismo año fue reconocido por el World Economic Forum como un joven líder de su región y por tanto nombrado como miembro de los Global Shapers, representando al HUB de Buenos Aires. En el 2014 fue elegido por sus compañeros como Curator del HUB de Buenos Aires. Actualmente se encuentra trabajando como Director Académico del Programa Ejecutivo de Innovación de la Universidad Torcuato Di Tella, y como Asesor de Innovación Abierta para la Secretaría SEPYME, del Ministerio de Producción del Gobierno Nacional. Asimismo, es Director fundador de PAFF, una escuela pop-up de innovación que se centra en las personas para diseñar experiencias de aprendizaje que transforman, diseñada para desafiar el status quo a través de la colaboración y la co-creación de conocimiento. También es Director Fundador de VICA Lab, un espacio diseñado para promover el trabajo colaborativo entre diversos actores, sectores y organizaciones de la sociedad.

Aa
La creatividad es una habilidad que puede ser adquirida y desarrollada. Algunos consejos para poner en práctica tu cerebro creativo.
$.-

¿Sabías que estudios científicos han demostrado que la creatividad no es un talento, sino que es una habilidad que puede ser adquirida, ejercitada y desarrollada?

Un estudio difundido por creatingmind.com afirma que a los 5 años todos nosotros utilizamos el 80% de nuestro potencial creativo, mientras que alcanzados los 12 años el porcentaje disminuye al 2%. Este fenómeno se debe a que, a medida que crecemos, las instituciones nos conducen a utilizar cada vez más nuestro "cerebro lógico" para poder definir, etiquetar, segregar y juzgar la información, en detrimento de nuestro "cerebro creativo", que tiende a mezclar conceptos y combinar elementos en pos de crear "nuevas" o "diferentes" ideas.

La buena noticia, entonces, es que podemos, a partir de la práctica y la ejercitación, recuperar nuestro innato poder creativo. A continuación compartimos algunos consejos para que puedas explorar y desarrollar tus habilidades creativas:

  1. Confiar: la confianza es uno de los comportamientos que más distinguen a un creativo. Es fundamental que confíes en tu capacidad para generar algo nuevo o diferente que tenga valor. Nunca olvides que la creatividad es una habilidad que todos poseemos y, por tanto, podemos desarrollarla. Es importante que jamás te compares con los demás ya que siempre habrá una persona más creativa en el mundo. Este es un desafío personal y por tanto solo tenés que competir contra vos mismo.
  2. Aceptar: muchas personas que desean ser creativos e innovadores pasan demasiado tiempo luchando contra la realidad que los rodea. Esto genera un enorme desgaste de energía y tiempo que nos vuelve menos productivos y tiende a distraernos de nuestro desafío original. Por ese motivo es indispensable que aceptes la realidad que te rodea y en especial la realidad del tema sobre el cual deseas crear e innovar. Siempre vas a encontrar limitaciones, todos las tenemos, lo importante es que las conozcas, las aceptes y te desafíes a crear dentro del espacio y las posibilidades que tengas. Todo cambio o movimiento, por más mínimo que sea, puede generar un impacto enorme.
  3. Cuestionar: preguntarse una y otra vez es una práctica que te permite llegar al corazón de la creatividad. Una buena pregunta desafía tu forma de pensar y te permiten definir y redefinir un desafío o problema. Cuestionarse continuamente nos da la posibilidad de romper con límites o supuestos que tomamos como dados y que jamás desafiamos, logrando así salir de nuestros pensamientos tradicionales. Una buena pregunta nos lleva a aprender y descubrir nuevos caminos. En otras palabras, una pregunta adecuada es el inicio y la clave para encontrar una gran respuesta.
  4. Observar: tener un alto nivel de concentración y consciencia de lo que sucede en el mundo es fundamental para luego poder imaginar cómo podría ser diferente. Es necesario que actúes como antropólogo, es decir que salgas a interactuar con las personas y las veas en acción. No te quedes con las teorías o las creencias que tengas, por más convencido que estés no dejes de ir al mundo para comprobarlo. En cada movimiento y cada decisión de una persona hay información valiosa que puede darte la llave para encontrar la respuesta a tu desafío.
  5. Experimentar: los científicos que hacen trabajos de laboratorio pasan sus días tratando de validar estadísticamente hipótesis que se plantean. A menudo fallan pero insisten contra viento y marea. Los creativos, por su parte, hacen algo similar pero con sus propias vidas: testean hipótesis que forman del mundo explorándolo intelectual y físicamente. Visitan nuevos lugares, prueban cosas, buscan información reciente, y aprenden a aprender cosas nuevas. Aunque no seamos del todo conscientes, al probar nuevas cosas creamos, valga la redundancia, nuevas redes neuronales en nuestro cerebro que nos permiten, llegado el momento, tener fuentes de inspiración y experiencia para crear cosas distintas.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres