Contenido

06 de junio 2016

Legión Extranjera: "No hay que quedarse con las ganas"

Tres hermanas crearon Legión Extranjera, una propuesta de producción 100% nacional para mochilas y bolsos que crece de la mano de sus clientes. Cambio de estrategia y el sueño del local propio.
$.-

En 2012, Agustina Estrada dejó Buenos Aires y se fue a vivir a Salta. Para mantenerse conectada con sus hermanas Sara y Victoria, que vivían en Buenos Aires, decidieron armar un emprendimiento. Así surgió Legión Extranjera, como un lazo que une más allá de las distancias.

Para el nombre de la marca se inspiraron en el grupo de elite de la armada francesa caracterizado por el fuerte espíritu de equipo entre integrantes que vienen de otros países. Esa sensación de camaradería y aventura es lo que quieren inspirar con su línea de mochilas y bolsos.

Describen sus productos como resistentes y livianos pero con un diseño exclusivo. "Son elegantes y, al mismo tiempo, cancheros. Son compañeros de viaje y de la vida urbana. La legión extranjera francesa trascendió fronteras y culturas. Nosotras creemos en ese espíritu de libertad. Buscamos que los productos respondan a esos valores y tengan la funcionalidad necesaria para acompañar en cada viaje. Además, al ser una marca nacional, estamos cerca de nuestros clientes para escuchar qué necesitan y desarrollar productos que resuelvan esas necesidades", resume Victoria.

Comienzos mochileros

El primer producto que lanzaron en 2012 fue una mochila premium de cuero. En aquel momento, no había muchas opciones en el mercado. "Notamos que, junto con la construcción de las bicisendas y la tendencia de llevar una vida más relajada, había un cambio de mentalidad y hábitos de consumo. La mochila es un producto que acompaña esa filosofía de vida. Podés llevar lo necesario para trabajar, para almorzar y lo que necesites para cerrar tu día con algún deporte o hobby. Por eso desarrollamos modelos funcionales con un valor estético para adaptarse a distintos usos de la vida cotidiana. Los vamos actualizando en cada temporada según la demanda de nuestros clientes", explica Sarita.

Hoy ofrecen mucho más que mochilas. Desde octubre de 2014 cambiaron la estrategia de marca. Dejaron de lado la producción segmentada de taller para centralizarla en una fábrica y así pasaron a ser un negocio de volumen. Apostaron por una línea outdoor urbana. Desarrollaron una mochila mucho más liviana y se extendieron a bolsos, necessaires y gorros, y ya están desarrollando nuevos productos para el verano.

Cuando comenzaron con el proyecto no tenían casi experiencia en el sector. Sara, que estudió Economía, había trabajado en la marca de indumentaria María Cher. Victoria es diseñadora industrial y Agustina, licenciada en Administración. Pero ninguna de las tres sabía lo que implicaba emprender un negocio.

Recuerdan que lo más complicado fue enfrentar el tema de la financiación. "Teníamos la confianza en el proyecto y un buen timing pero nos faltaba presupuesto para lanzarlo como queríamos. También fue un desafío organizarnos entre las tres para que cada una encontrara su espacio de desarrollo", cuenta Agustina sobre los comienzos.

No armaron un plan de negocios para el lanzamiento y reconocen que recién ahora están empezando a planificar con tiempo. "En un principio, era todo contrarreloj y siguiendo el instinto. Nuestro principal plan fue tener un producto de buena calidad que encontrara aceptación en el mercado", explica Sarita.

Foco en la calidad y en la comunicación

Toda la línea es 100% nacional y tercerizan la producción en una fábrica que les asegura un buen volumen, respuesta y calidad. "Es nuestro principal aliado. No somos socios pero trabajamos en conjunto en el desarrollo de cada pieza. Nos gusta que así sea ya que vamos mejorando cada día. Afianzamos nuestra confianza y ganamos eficiencia. Una buena mochila tiene que cumplir con ciertos requisitos: ser liviana sin dejar de ser resistente, con compartimentos para la notebook, el teléfono, las llaves. Tiene que tener buenos cierres, bolsillos accesibles y permitir un fácil manipuleo", comenta Victoria.

El mundo digital tiene un lugar central en este proyecto. El e-commerce es uno de los principales canales de comercialización y las redes sociales son clave para la promoción de los productos, con un especial foco en Instagram.

"La propia mochila que se ve en la calle es nuestra mejor promoción. Pero también nos ayudaron mucho desde el blog Muy Mona. Coty Crotto, una de sus protagonistas, no dio una mano enorme para hacernos conocidas", cuenta Sarita.

Hermanas y socias

Dicen que la clave para trabajar entre hermanas es la confianza. Si bien al principio todas hacían un poco de todo, con el tiempo fueron definiendo roles para entender desde dónde cada una podía aportar más. "Hablamos bastante y todas tenemos un mismo objetivo que es seguir trabajando juntas. Por suerte, no nos cuesta ponernos de acuerdo. Para tomar las decisiones importante, debatimos entre todas. Usamos un chat que tenemos entre las tres y vamos avanzando".

Sueñan con seguir manteniendo el ritmo de crecimiento para los próximos años: "Nos encantaría que el día tuviera más horas para poder cumplir con todas las tareas y proyectos que se van presentando en el camino. Cada día estamos mejor y vamos creciendo sostenidamente. Desde el principio, el producto fue aceptado y la planilla de ventas es ascendente. Para eso trabajamos mucho en la variedad y en dar novedades a nuestros clientes, ya que muchos vuelven por más productos en función de la buena experiencia que tuvieron. Queremos seguir expandiéndonos. Ojalá cerremos el año con un local propio".

En 3 preguntas:

  • ¿Cómo hacen para preservar la relación entre hermanas sin descuidar los intereses de la compañía? Somos felices pudiendo trabajar en algo que funcione. Primero está la familia, nuestra relación. Tratamos de ser bien sinceras entre nosotras para establecer nuestras reglas. La idea es que estemos más unidas por este proyecto. Teniendo ese objetivo principal todo el resto se acomoda.
  • ¿Algún secreto para cortar el día de trabajo y pasar al plano personal? Tratamos de respetar los horarios para no colapsar. Somos muy esquemáticas con eso, como si trabajáramos en una empresa tradicional. Siempre fuimos muy prolijas, metódicas y nos lo tomamos de manera muy profesional desde el primer momento, intentando no trabajar de más ni de menos.
  • ¿Qué consejo le darían a un emprendedor que recién empieza en el área? Que empiece, nunca hay que quedarse con las ganas. Si pudiéramos volver el tiempo atrás, sin duda tendríamos más confianza en el proyecto de entrada.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres