Contenido

13 de julio 2016

Claves para diseñar una vidriera

Qué elementos hay que tener en cuenta a la hora de armar de una vidriera para que atraiga la atención de los potenciales clientes.
$.-

La vidriera es el primer contacto, La vidriera debe reflejar la personalidad y la identidad visual de la marca es la carta de presentación de un local. Por esta simple razón es imprescindible que llame la atención y genere en los clientes una toma de decisión fundamental: entrar al comercio o seguir de largo.

La vidriera, al ser una plataforma más de comunicación de la cual disponemos, debe reflejar la personalidad y la identidad visual de la marca. Lo ideal es disponer de un concepto, elementos, texturas y colores que contribuyan a la identificación de los clientes con nuestra marca, y una clara diferenciación de la competencia.

A la hora de armar una vidriera, hay que tener presente estos conceptos esenciales para obtener mejores resultados estéticos y comerciales:

  • Luz: la iluminación es un elemento clave para tener en cuenta en el armado de una vidriera. Ayuda a destacar ciertos productos y genera distintos ¨espacios¨ dentro de la composición. Además, ambienta y agrega un tono dentro del relato que queremos contar. De noche, debe tener tanta vida como de día.
  • Color: seleccionar la paleta de colores correcta para generar reacciones y sensaciones favorables en los potenciales clientes. Al elegir un color vibrante o con mayor contraste para determinado producto dentro de la vidriera, por ejemplo, se logra generar distintos puntos focales y direccionar el recorrido visual.
  • Composición: tiene que ver con la forma en la cual están dispuestos los elementos dentro del espacio. Estos elementos deben estar equilibrados visualmente, logrando armonía entre los colores, las formas, las texturas y los tamaños dentro de dicho espacio.
  • Menos es más: hay que mantener la vidriera despejada y no hacer de ella un depósito a la vista. En el desorden, ningún producto se destaca y comunica que el local "vende de todo", un mensaje erróneo. Se deben elegir con criterio aquellos productos que llamen la atención para ser los protagonistas de la vidriera.
  • Planos visuales: trazar una línea en el vidrio que marque cuál es el adecuado punto de vista desde la calle. Por lo general, las vidrieras están elevadas en relación al nivel de la vereda. Solo así nos aseguraremos de que los productos que queremos destacar están ubicados de forma correcta.
  • Contar una historia: aportar diferentes elementos, detalles, colores, texturas de tal forma que haya un relato, que generen en el espectador una emoción, una sensación, la evocación de un recuerdo. Jugar con la complicidad y alimentar la imaginación de los potenciales clientes.
  • Renovar: la vidriera debe mantenerse viva ya que refleja el espíritu del local y por ende la marca. Cambiarla seguido permite la renovación del público y nuevas oportunidades de venta.

La tendencia hoy, en términos generales, es diseñar espacios que cuenten una historia, que nos propongan vivencias fuera de lo común, que nos introduzcan a mundos imaginarios donde todo es posible. Los accesorios, los pequeños detalles hacen la gran diferencia. Mezclar texturas y colores de una forma diferente, arriesgada, invitan al público a ser originales y buscar una identidad propia donde el eslogan es: todo vale.


Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres