Contenido

18 de julio 2016

De amigos a socios: 3 casos de éxito

Tienda Suárez, Empírica y Lazos cuentan cómo es emprender con amigos: desde cómo se organizaron hasta cuáles son las claves para llevar adelante negocio y amistad.
$.-

Para muchos, emprender con Tratamos de hacer de este negocio el más divertido, pero también el mejor. Para eso se necesitan reglas claras y a eso apuntamos (Agustín Suárez) amigos es un camino pantanoso que prefieren evitar. Para otros, en cambio, es la posibilidad de llevar adelante un proyecto en un marco de confianza e intereses compartidos. Entre estos últimos, se encuentran tres pymes argentinas que comparten su experiencia y cómo les resulta ser amigos y socios:


TIENDA SUÁREZ: "En las buenas y en las malas"

Agustín Suárez y Alejandro Trabattoni se conocen desde la facultad. Compañeros de estudio y amigos, cada uno emprendió su camino laboral pero siempre tuvieron ganas de emprender juntos. Un viaje a Barcelona en 2007 sembró la semilla, pero pasarían algunos años hasta que las ideas traídas desde esas tierras tomaran forma. En 2012, finalmente, Tienda Suárez se hizo realidad. Desde allí, diseñan y comercializan "indumentaria y accesorios simples, cómodos y con mucha onda", cuentan.

A la hora de organizar el negocio, establecieron un marco formal. "Por decisión y por experiencia previa de cada uno de nosotros. No por desconfianza, sino por profesionalidad. Tratamos de hacer de este negocio el más divertido, pero también el mejor. Para eso se necesitan reglas claras y a eso apuntamos", comenta Agustín.

Si bien se dividieron los roles, reconocen que en este tipo de emprendimientos "todos hacen todo". Para la toma de decisiones, no pesan los porcentajes societarios distintos, sino la búsqueda de consenso en pos de lo que es mejor para el negocio. "Hablamos mucho. Podemos pensar diferente, pero al final nos ponemos de acuerdo y apoyamos lo decidido".

¿Claves para combinar amistad y negocio? Apuntan algunas. "Sinceridad y confianza absoluta. En las buenas y en las malas, decir la verdad y opinar de forma transparente en cada una de las acciones que abordamos. Tener confianza en el otro, en que toda propuesta es para algo mejor".


EMPÍRICA: "El diálogo es fundamental para organizarse bien"

En 2015, las contadoras Daniela Saciolotto y Florencia Moral decidieron aunar sus esfuerzos y crear Empírica, desde donde ofrecen servicios contables, impositivos, laborales y previsionales además de Gestión sin papel, una plataforma de gestión para que las pymes puedan almacenar y administrar su información.

Amigas desde el primer año de la carrera de Contador Público de la Universidad Nacional de La Matanza, se desempeñaron de forma independiente durante 20 años. El año pasado, cursando el Programa Integral de Gestión de Empresas de Materia Biz, descubrieron que compartían mucho más que una amistad: "Advertimos que juntas nos potenciábamos, que teníamos perfiles complementarios y que compartíamos una manera de trabajar y las mismas metas", relatan.

Para ellas, la comunicación, la transparencia y el querer que la empresa crezca son las claves que ponen en práctica para que negocio y amistad perduren. "En nuestro caso, además, manejamos las mismas prioridades. Las dos somos madres, nos entendemos y aceptamos cuando aparecen cuestiones relacionadas con nuestros hijos que debemos atender".

Tienen listadas las tareas de cada rol y se reúnen una vez por semana pase lo que pase. "El diálogo es fundamental para organizarse bien", destacan. En estas reuniones, toman juntas las decisiones trascendentales. "Buscamos el consenso y casi siempre lo encontramos; si no hay acuerdo y la decisión es relativa al futuro de la empresa, planteamos distintos escenarios y analizamos las visiones de cada una".


LAZOS: "Qué mejor que trabajar con un amigo"

Para ellas, es falso que los negocios arruinan la amistad. "Si son negocios honestos con amistades honestas, está buenísimo", remarcan Paula De Bonis y Betina Suárez, amigas desde el colegio y fundadoras de Lazos-Servicios de Información, una consultora de comunicación y prensa. Al terminar sus respectivas carreras universitarias (Paula es licenciada en Administración de empresas y contadora, y Betina licenciada en Comunicación Social), tuvieron una revelación: si iban a pasar tantas horas del día trabajando, qué mejor que hacerlo con gente con la que uno se lleve bien. Esto, sumado al gen emprendedor que comparten, las llevó a embarcarse en un negocio.

Por su formación profesional, se dividieron los roles de manera natural aunque las decisiones las toman de manera conjunta. "Cuando no hay consenso, seguimos hablando hasta que llegamos a un acuerdo. Le pedimos opinión a la gente que trabaja con nosotras porque, muchas veces, aportan una mirada diferente y, al final, confiamos mucho una en la otra". Esta confianza les permite, además, cubrirse cuando surgen obligaciones personales o laborales por fuera de Lazos (Paula da clases en la facultad y Betina tiene el reconocido blog Mujer, Madre y Argentina).

Si bien nunca pusieron por escrito cuestiones formales del negocio, reconocen que no es una buena práctica: "Tenemos un acuerdo de palabra y hasta ahora nos funcionó bien, pero, si hoy nos preguntan, recomendamos asentar en papel estas cuestiones".

A la hora de compartir cuáles son las claves para emprender con amigos, comentan ocho características: confianza, honestidad, respeto, admiración profesional, generosidad, mente abierta, ganas de hacer cosas juntas y complementariedad.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres