Contenido

21 de enero 2013

Inversión inicial: errores típicos

Los errores en el cálculo de la inversión inicial para un emprendimiento tienen un alto impacto en sus posibilidades de supervivencia. Evitalos.
$.-
  1. Olvidar rubros. El monto total de la inversión necesaria Son muchas las variables a analizar para calcular la inversión inicial de un proyectos; prestá atención a los errores más comunes. para poner en marcha un negocio se compone de una variedad de rubros, algunos bastante similares para todos los negocios (inscripciones, marketing, personal, etc.), y otros particulares para cada emprendimiento. Por desconocimiento, pueden dejarse de lado sumas importantes que luego es necesario desembolsar. Aun en modelos cerrados como sistemas de reventa, licencias y franquicias, es habitual que haya costos adicionales a los promocionados por quienes ofrecen la oportunidad.
  2. No investigar lo suficiente para tener datos reales del mercado. No basta con saber en qué se necesita gastar, hace falta saber con bastante precisión la los gastos que tendrá el proyecto. Podés manejarte con estimaciones para rubros menores, pero necesitarás valores reales de tu mercado para calcular bien la inversión. Si pensás alquilar un local, por ejemplo, asegurate de identificar inmuebles potenciales y saber qué costo de ingreso implican (comisiones, depósito, arreglos, etc.). Si vas a comprar equipamiento comercial o maquinarias, pedí presupuestos y entendé cuánto y cuándo habría que pagar por ellos.
  3. No considerar el trabajo propio. Podés estar dispuesto a trabajar en forma gratuita por un tiempo para tu emprendimiento pero, por un lado, es probable que tus finanzas personales se resientan y, por otro, si tu trabajo tiene valor, debería tener una retribución. Es recomendable que analices cuánto dinero personal podés aportar al negocio, y que, sobre todo para proyectos con puestas en marcha extensas, tengas en cuenta al menos un ingreso mínimo por tu dedicación. Cuantificar tu trabajo como aporte es importante también si vas a buscar dinero de inversores externos.
  4. No considerar el dinero necesario para operar los primeros meses. El local abierto, los primeros clientes comenzando a conocer tu propuesta...y el dinero que se te acaba antes de que el negocio pueda despegar. Muchos emprendedores no consideran en su cálculo el dinero necesario para llevar el emprendimiento hasta su punto de equilibrio, y caen en problemas financieros rápidamente. Realizá proyecciones y escenarios en un flujo de fondos, para no dejar sin combustible a tu negocio en los primeros tiempos.
  5. No estimar extras. Algunos números pueden variar entre el momento de la planificación y el de la puesta en marcha; pequeños gastos suelen acompañar a los rubros principales; imprevistos pueden sorprenderte a mitad de camino. Después de sumar los grandes rubros y alcanzar una primera estimación de la inversión, agregá entre un 5% y 10% para cubrir adicionales. Si luego sobran, los podrás aplicar en mejoras al proyecto (¡aunque la experiencia indica que es más habitual quedarse corto!).

Compartí

3

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres