Contenido

10 de agosto 2016

Financiamiento para crecer: 7 claves

El crecimiento de un negocio viene de la mano de una creciente demanda de fondos. Cómo optimizar la financiación a través de préstamos para impulsar el desarrollo.
$.-

Cuando una empresa comienza El crédito bancario puede ser fundamental para ayudarte a aprovechar las oportunidades de crecimiento a crecer, el apalancamiento financiero puede ser indispensable para no dejar pasar las oportunidades ni dar ventaja a los competidores.

Si vas a usar financiamiento externo para el crecimiento de tu negocio, tené en cuenta las siguientes recomendaciones, basadas en los cientos de casos que vemos desde nuestra experiencia en el segmento.

  1. Identificá con claridad cuál es la necesidad de financiación que tiene la empresa. ¿Necesitás comprar insumos o mercadería? ¿Buscás la adquisición de una maquinaria? ¿Querés remodelar el local o lugar de trabajo? ¿Pensás en comprar un activo fijo? Tener en claro para qué necesitas el dinero te ayudará a buscar el financiamiento adecuado para el crecimiento de tu negocio y presentar mejor tu requerimiento.
  2. Asesorate. Acercate al banco y consultá cuales son todas las líneas disponibles. Muchas veces nos limitamos a las opciones más tradicionales y desconocemos que hay una oferta muy amplia de financiación. Incluso ofreciendo diferentes garantías se puede mejorar las condiciones del préstamo.
  3. Evitá los errores más comunes al tomar crédito. Si se trata de tu primer crédito bancario o aun si ya tenés experiencia en el manejo de tu negocio con deuda, asegurate de aprender de los errores propios y ajenos, para hacer más simple el proceso: no firmes compromisos sin leer los detalles, buscá alternativas, evaluá tu crédito.
  4. Elegí una financiación acorde con tu necesidad. Las líneas de corto plazo –por ejemplo, los acuerdos en cuenta corriente, la venta de cheques, el factoring, etc.— te sirven para financiar capital de trabajo; en cambio, líneas de largo plazo como leasing, créditos hipotecarios o prendarios, son mejores opciones para inversiones de mayor envergadura o con plazos más largos de devolución.
  5. Analizá los costos totales del préstamo. Para no tener sorpresas, no te quedes solo con la información de tasas; consultá cuál es el CFT (Costo Financiero Total), que incluye también otros costos asociados con el préstamo, tales como seguros e impuestos.
  6. Alineá el préstamo con el flujo de fondos del negocio. No es lo mismo comenzar a devolver el dinero cuando una máquina ya está en funcionamiento o un nuevo local abierto, que hacerlo antes. Solicitá un plazo y una forma de pago que se adecuen al flujo de fondos de tu negocio. Podés pedir en el banco una simulación o el flujo de fondos del préstamo y trabajarlo en conjunto con el tuyo para ver los resultados.
  7. Presentá en forma completa la documentación solicitada por el banco. Averiguá los requisitos y la documentación necesarios para el tipo de crédito al que vas a aplicar, de forma de tener todo listo. Esto te evitará demoras innecesarias en el otorgamiento del crédito.
  8. Cumplí con las condiciones pactadas. Utilizá el dinero para los fines previstos y asegurate de devolverlo en tiempo y forma. No solo evitarás costos de moras y conflictos, sino que te ayudará a construir una buena historia crediticia para obtener futuros préstamos. El crédito bancario puede ser fundamental para ayudarte a aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento.

Compartí

1

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres