Contenido

09 de septiembre 2016

PUERTO LAS PALMAS: convertir la crisis en oportunidad

Aa
Desde hace más de 30 años producen arroz en La Leonesa, Chaco. En 2010, a raíz de un problema de imagen, debieron replantear la empresa. Esto los llevó a desarrollar una alternativa innovadora, que se convirtió en una nueva unidad de negocios.
$.-

Se crío viendo a su padre cultivar arroz en la provincia de Entre Ríos. Eso lo condujo, al terminar sus estudios, a trasladarse hasta Chaco para desarrollar una plantación de arroz. Primero, sobre terrenos alquilados y, desde principio de los años 90, en campos propios en la localidad de La Leonesa.

"Hasta el año 2010, todo transcurría sin demasiados problemas", cuenta Eduardo José Meichtry, presidente y fundador de Puerto Las Palmas, quien participó de la mesa de emprendedores en el Encuentro Buenos Negocios 2016 organizado en Resistencia. Ese año, una serie de falsas denuncias sobre el impacto ambiental de la empresa pusieron el negocio en riesgo. Junto con presentar toda la documentación que demostraba que las denuncias era infundadas, decidieron replantear el negocio.

"Quisimos sumar una actividad que sirviera como testigo de que se trataba de un ambiente sano". Así, incorporaron la cría de pez pacú y establecieron una rotación con la plantación de arroz en contraestación. Esto permitió comprobar que no se usaban agroquímicos, dado que la piscicultura es sensible a este tipo de contaminantes.

Pronto advirtieron que una decisión vinculada a la imagen de la empresa abría las puertas de una nueva unidad de negocios. El crecimiento en la producción de pacú los llevó a montar una planta para procesar alimento balanceado y un frigorífico. Con la marca Teko, pacú arrocero, ya comercializan siete tipos de productos finales que venden en locales propios y supermercados.

En el proceso, se dieron cuenta de que eran una empresa que no interactuaba con nadie. Hoy, trabajan junto a la comunidad y se vinculan con autoridades y asociaciones como el INTA. Todas las semanas, reciben grupos que van a conocer cómo funciona la empresa, que se convirtió en un modelo de la zona. Además, están participando activamente en la construcción de un muelle en el puerto que impulsará el crecimiento comercial del lugar.

En estos años, sus hijos se sumaron al negocio, acompañando a Eduardo en esta etapa de transformación y profesionalización.

"Cuando uno cree que tiene todo resuelto, aparecen problemas, pero la salida siempre hay que buscarla siempre por arriba, no por abajo", concluye.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

Te Puede Interesar

máximo 800 caracteres