Contenido

Cómo sobrevivir a la mudanza de la oficina

¿Aumentó el alquiler o la oficina actual te queda chica? Cambiar de lugar siempre implica cierto grado de estrés. Seis claves para una mudanza sin dolores de cabeza.
$.-
El fin de año y los aumentos de alquileres implican paraPara una mudanza sin sobresaltos, contemplar no solo el traslado sino la organización espacial, mobiliario, servicios y comunicación a clientes. muchos buscar un nuevo lugar de trabajo y organizar una mudanza. Algunos consejos para hacer menos traumático este proceso:
  • ¡Liberarse de peso innecesario! Aprovechá la mudanza para ordenar y desechar todo lo que se ha venido acumulando por años y nunca se tiró por falta de tiempo o indecisión. Muchos profesionales amasan inmensos archivos de clientes pasados, papeles de trabajo y presupuestos; la mudanza es un buen motivo para librarse de ese peso. Si se trata de un local comercial, es el momento de revisar sobrantes y remanentes de stock y encontrarles un destino.
  • Sopesar costo-beneficio. Cotejá tu nueva oficina con los muebles que tenés, algunas veces resulta más fácil y barato vender o regalar una pieza especialmente grande que contratar un flete especial y gente para moverla. Asegurate de empacar todos los documentos y objetos importantes en cajas rotuladas; esto simplificará el trabajo durante los primeros días en el nuevo lugar.
  • Planificar paso a paso. Si no vas a contratar a especialistas para dirigir el proceso, es recomendable que antes de empezar con cualquier movimiento armes un pequeño plan de acción en el que contemples tareas, responsables, plazos y presupuesto. Poner una persona a cargo ayudará también a resolver los imprevistos que puedan surgir en el camino.
  • Prever servicios y habilitaciones. En muchos casos, los servicios básicos de los locales están a nombre de los inquilinos anteriores y pueden estar cortados. Para asegurar una transición rápida y empezar a trabajar enseguida, conviene activarlos antes de mudarse. Si hay que realizar habilitaciones comerciales, anticipá los plazos para no operar fuera de regla y evitar demoras.
  • ¡Cables y comunicaciones primero! El trabajo de cableado de red e internet en tu nueva oficina puede demorar más de lo que planeás. Conviene tener a mano alternativas de conectividad si tu trabajo depende de una comunicación fluida.
  • Comunicar a clientes y otros interesados. No dejes que tus clientes y proveedores se enteren de tu nueva dirección por tus viejos vecinos. Prepará una lista para poder avisar con bastante anticipación y así evitar sorpresas desagradables. Asegurate también de pasar a buscar —o hacerte enviar— la correspondencia que puedas recibir en tu domicilio anterior. Un cartel con indicaciones para encontrarte en tu nueva dirección puede orientar, durante los primeros meses, a los más distraídos.

Compartí

0

¿Te resultó útil?

máximo 800 caracteres